LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El «futuro de las redes sociales»

Los últimos cinco años los libros de caras han utilizado la etiqueta de «red social» para impulsar una verdadera recentralización de la red en sus servidores. Las nuevas propuestas, desde identi.ca a Diaspora pasando por Bazar y acabando en Lupus, representan a las finales una contratendencia: devolver la soberanía de la red a las personas y las comunidades.

La llamada web 2.0 fue en realidad un proceso de recentralización de las topologías de red que sustentaban la socialización en Internet. Pasamos del modelo distribuido de la blogsfera y la interacción, al descentralizado de la Wikipedia y Digg con sus oligarquías participativas y su cultura de la participación y finalmente al centralizado de Facebook, Twitter y Google+ con su cultura de la adhesión. En 5 años Internet anduvo para atrás lo que en 200 años la estructura de poder había ido hacia adelante, desde las postas centralizadas y sus consecuencias (el mundo centralista de la monarquía absoluta y el jacobinismo) al telégrafo (el mundo descentralizado de las naciones y el pluralismo) y finalmente el propio Internet (la promesa de un mundo distribuido sin poder de filtro ni rentas).

Pareció en algún momento todo un «fin de la Historia». Pero en los últimos dos años están apareciendo nuevas ofertas, nuevas herramientas que plantean un curso alternativo. Es lo que Jesús Pérez ha llamado la «contraofensiva»: herramientas libres como Bazar, Diaspora, Identi.ca o ahora Lupus, que se desarrollan a la vista de todos y que proponen romper con la recentralización de la red.

Las tres primeras utilizan una estructura descentralizada. Existe poder de filtro, claro, en la medida en que los servidores son comunitarios y la estructura global nace de la red de servidores autónomos, más o menos comunitarios. Pero el coste de saltar de un nodo a otro es practicamente cero. El poder de filtro no es realmente efectivo y las redes son mucho más robustas, incluso frente a ataques externos o filtrados de IP o DNS, que twitter o facebook. Poder de filtro, censura política y robustez son una consecuencia directa de la topología.

Diaspora e Identi.ca sin embargo, en la medida que son clones, reproducen la cultura de la adhesión de sus modelos centralizados. Bazar, en la medida que un mercado es por definición interacción, supera este modelo cultural, pero sólo Lupus, con su radical estructura distribuida y su orientación consciente al fomento de la participación y la interacción va un paso más allá.

Pero lo importante, por el momento, es que todas ellas representan una contratendencia: devolver la soberanía de la red a las personas y las comunidades.

¿Hacia donde va la «contraofensiva»?

Si la evolución a servicios centralizados masivos fue paralela al desarrollo de grandes infraestructuras de servidores y sus tecnologías (la «nube»), la redescentralización e incluso redistribución que apuntan para el futuro estas nuevas alternativas apuntan hacia la revalorización de pequeños servidores comunitarios e incluso de los netbooks y teléfonos celulares de los usuarios. Redistribuir supone desarrollar autonomía, y en primer lugar autonomía de las infraestructuras ajenas.

Lo que viene es una reedición de aquella batalla, hoy tan lejana, en la que Sun ensayaba el «software as a service» y Microsoft le respondía con un «todo el poder para tu PC». Solo que ahora el PC ya no es un monopolio de Bill Gates. Y lo que está en juego no es sólo elegir un modelo dentro de alternativas privativas y corralitos informáticos, sino el verdadero «sistema operativo» de las formas de socialización de nuestra época. Las palabras claves del futuro son autonomía y soberanía.

«El «futuro de las redes sociales»» recibió 1 desde que se publicó el Martes 15 de Noviembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.