LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El futuro de los estados

En el curso de mi lectura de Ciberia fui publicando un par de citas como paisajes de mi viaje por el mundo al que me transportaba la lectura. Hoy quiero publicar, ya no durante la lectura de Islas en la red porque que la misma la termine hace algunos meses, sino a posteriori una cita que me pasa por mi mente muchas veces y que es de los paisajes que nunca olvidare de islas en la red, estoy hablando de esa cita sobre el futuro de los estados la cual merece un lugar en el blog por lo que la coloco a continuación:

Laura apartó su plato, luchando con su japonés.
—Viena existe para proteger «el orden político». Para proteger a los gobiernos. No nos pertenece. Las corporaciones no pueden firmar tratados diplomáticos.
—¿Por qué no? —dijo francamente Yoshio—. Un tratado es sólo un contrato. Esta hablando usted como mi abuela. Ahora es nuestro mundo. ¡Y hay un tigre suelto en él! Un tigre que creamos nosotros…, porque pagamos estúpidamente a otras personas para que se convirtieran en las garras y los colmillos de nuestras corporaciones.
—¿Quién le pone el cascabel al gato? —dijo Mika en inglés. Echo mas sake en la pequeña tetera eléctrica.
Yoshio les miro y se rió.
—Vaya caras más largas. ¿Por qué parecen tan impresionados? Ya han actuado como diplomáticos Rizome…, subvirtiendo Granada a su política corporativa. No sean tan…, ¿cuál es la palabra? ¡Inescrutables! ¡Sean más modernos! —Se tiró de las mangas del quimono—. Agarren el problema con ambas manos.
—No veo como es posible hacerlo —dijo Laura.
—Es muy posible —respondio Yoshio—. Kymera y Farben han estudiado este problema. Con la ayuda de nuestros aliados, como su Rizome, podemos multiplicar muchas veces el presupuesto de Viena, de una forma muy rápida. Podemos contratar muchos mercenarios y ponerlos a las órdenes de Viena. Podemos lanzar un ataque repentino sobre Malí y matar de inmediato al tigre.
—¿Es eso legal? —murmuró David.
Yoshio se encogió de hombros.
-¿A quién preguntárselo? ― ¿Quién toma esa decisión? ¿Los gobiernos como los Estados Unidos? ¿O Japón? ¿O Malí, o Granada? ¿O lo decidimos nosotros? Votemos.
—Alzó una mano. Yo digo que es legal.
Mika alzó rápidamente su mano.
—Yo también. ¿Cuanto tiempo podemos ― esperar? ―dijo Yoshio— El Ejército Libre atacó una pequeña isla, pero igualmente pudo haber sido la isla de Manhattan. ¿Debemos aguardar a que ocurra eso?
—Pero está hablando de sobornar a la policía global -dijo Laura- ¡Eso suena como un golpe de estado!
―¿«Kudetah»? —dijo Yoshio con un parpadeo. Se encogió de hombros.
¿Por qué seguir trabajando a través de los gobiernos? Cojamos el camino del medio.
—Pero Viena nunca estará de acuerdo. ¿Lo estará?
—¿Por que no? Sin nosotros, nunca llegarán a ser un auténtico ejército global.
—Déjenme decirlo claramente —indicó Laura—.¿Están hablando ustedes de un ejercito corporativo, sin el respaldo legal de ninguna nación, invadiendo otras naciones soberanas?
-Una revolución no ― es una cena social —dijo ika. Se levantó graciosamente y empezó a retirar los platos.
Yoshio sonrió.
―Los gobiernos modernos son débiles. Nosotros los hemos hecho débiles. ¿Por qué fingir otra cosa? Podemos enfrentarlos unos contra otros. Nos necesitan más a nosotros de lo que se necesitan entre sí.
―Traición —dijo David en español. Y remachó en inglés—: Traición.
—Llámelo huelga laboral —sugirió Yoshio.
—Pero, cuando consigan reunir a todas sus corporaciones —indicó Laura—, la policía del gobierno los estará arrestando como conspiradores a diestro y siniestro.
—Sí, es como una pequeña carrera, ¿no? —observó alegremente Yoshio. Pero veamos quien controla la policía de Viena. Pueden arrestarnos a muchos antes de que termine todo esto. Pero, ¿los burócratas nos llaman «traidores»? Nosotros podemos llamarles «simpatizantes del terrorismo».
—¡Pero están hablando ustedes de una revolución global!
—Llamémoslo «racionalización » sugirió Yoshio, tendiendole a Mika una bandeja. Suena mejor. Extirpamos las barreras innecesarias del flujo de la Red global. Barreras que resultan ser los gobiernos.
—Pero, ¿qué tipo de mundo nos dará eso?
—Esto dependerá de quién haga las nuevas reglas dijo Yoshio. Si uno se une al bando vencedor, obtiene derecho al voto. Si no, bueno… Se encogió de hombros.
—¿Sí? ¿Qué ocurrirá si su bando pierde?
—Entonces las naciones tendrán que luchar contra nosotros, para poder acusarnos finalmente de traición dijo Mika. Oh, lo harán, finalmente. Quizás en unos cincuenta años.
—Pienso que quemaré mi pasaporte japonés y me convertiré en ciudadano mexicano murmuró Yoshio. Quizá todos nosotros podamos convertirnos en ciudadanos mexicanos. México no va a quejarse por ello. ¡O podríamos probar Granada! Podríamos probar un nuevo país cada año.
—No traiciones a tu propio gobierno sugirió Mika. Limítate a traicionar a todos los demás gobiernos. Nadie ha llamado nunca traición a eso.
—Las elecciones Rizome van a producirse ya indicó Yoshio—. ― Dicen que son ustedes demócratas económicos. Si creen ustedes en la Red, si creen en su propia moralidad…, entonces no pueden escapar a esa línea de acción. ¿Por qué no lo someten a votación?

Que bien me caen estos chicos de Kymera y cuanta razón en que nos necesitaran más a nosotros de lo que se necesitan entre sí y entonces hablaremos.

«El futuro de los estados» recibió 0 desde que se publicó el Martes 15 de Junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Manuel Ortega.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.