LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El libro de cromos se pone sobre el mapa

El geoposicionamiento móvil es la gran puerta al futuro de los libros de cromos… desde hace mucho. Ahora Google y Facebook empiezan a ocupar el terreno. ¿Es posible una alternativa?

Que los libros de cromos son una agenda ilustrada e interactiva es obvio. Que hace años que llevamos las agendas en el móvil, también. Cuando se cerraba el primer sarampión de los libros de caras (Orkut, Friendster, etc.), saludábamos el móvil como su terreno natural: nacía Dodgeball.

Comprada por Google y luego abandonada por sus creadores, la empresa fue la primera en entender que lo que en web es mera adhesión podía llenarse de significado si pasaba a señalizar disposción instantánea para el encuentro presencial. La clave: poner los cromos sobre el mapa en tiempo real.

Si estoy de paseo por otra ciudad, pensando en tomar algo en una terraza, podría serme muy apetecible saber si tengo algún amigo o hay algún amigo de un amigo tomando algo cerca. De ese modo los libros de cromos pasarían realmente a servir a la creación de redes… eso sí, perdiendo muchos incentivos el coleccionismo banal de amigos. Una cosa es tener a alguien desconocido en un listado virtual otra ser visible para él cuando estás de marcha.

Han tenido que pasar más de cinco años para que el modelo empiece a cuajar y de lugar, de momento sólo en EEUU, a una aplicación realmente potente: Google Latitude.

La respuesta de Facebook, su aplicación para i-phone, demuestra que el aspirante siente el envite… pero no tiene potencia para responder. No es lo mismo lanzar un twitter de uso interno que desarrollar un sistema de posicionamiento preciso sobre una cartografía global. A facebook le falta el mapa.

Los límites de facebook frente a google

Pero el problema va más allá de la cartografía. A fin de cuentas ahí están los mapas de OpenStreetmap, cada vez más completos y usables gracias a aplicaciones de edición de terceros.

Y realmente localizar fichas personales en un mapa no es un problema tecnológico. Como dice Juan Tomás García, para saber dónde está la gente lo más fácil es preguntárselo.

El problema está en la concepción del geoposicionamiento: la lógica del ponerlo fácil, de generar la info sin preguntar, no sólo es un jaque a la intimidad que abre un mundo distópico más que posible sino que en este terreno reduce el campo a los gigantes capaces de llegar a acuerdos globales con las operadoras de telefonía móvil. Facebook empieza a sentir la dificultad de su propia apuesta.

¿Una alternativa libre, distribuida y no intrusiva?

Realmente poner a nuestra red sobre el mapa tampoco necesita tanto.

Bastaría con hacer un programita que corriera en el móvil y permitiera, sobre un interfaz sencillo, usar la cartografía de OpenStreetMap. El programa, tomando la posición que decimos tenemos, generaría un xml que nos posicionara y diera nuestro estado. Ese xml se guardaría en nuestro blog o donde el usuario configurase.

Los otros usuarios que tuvieran nuestra aprobación podrían suscribirse a nuestros RSS-posicionales y leerlos con el mismo programa cuando nosotros estuvieramos en disposición de ser visibles sobre el mapa. El resultado sería un Latitude libre, global y distribuido, una verdadera herramienta para nuestra red. Especialmente en tiempo de vacaciones.

«El libro de cromos se pone sobre el mapa» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 20 de Agosto de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.