LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El Mar

Hasta ahora, mi experiencia con las islas había sido lejana y/o escasa y la dosis habitual de Mar se había caracterizado por encuentros ansiosos que si las condicionen lo permitían, solían consistir en meterme en el agua y no salir durante horas.

Quizás porque mis padres me llevaron cada verano a la costa desde que cumplí un año o quizás porque en otra vida fui ‘Dorada’ o Erizo de Mar, siempre he necesitado mi dosis de Mar cada ciertos meses, sintiendo hasta en el tuétano los síntomas de cualquier síndrome de abstinencia que se precie. Málaga y Pontevedra fueron muchos años los puntos de acceso. De un tiempo a esta parte, cualquier sitio mínimamente agradable donde la tierra se encontrara finalmente invadida por el gigante líquido.

Hasta ahora, mi experiencia con las islas había sido lejana y/o escasa y la dosis habitual de Mar se había caracterizado por encuentros ansiosos que si las condicionen lo permitían, solían consistir en meterme en el agua y no salir durante horas.

Durante esos períodos de felicidad, el etorno normalmente determinaba la pérdida de visión del agua en cuanto había que moverse un poco. Pero este mes, en mi descubrimiento de la isla de La Palma estoy experimentando una nueva maravilla que hace que la relación cambie.

Me sorprendo tranquila y feliz sin tener que introducirme en el líquido mágico atacada por la ansiedad. El secreto: no perderlo de vista, tenerlo como fondo de escenario constantemente, estar en un espacio geográfico que permite ver el Mar quieras o no, situación ideal cuando siempre querrías verlo.

Aquí, como el reloj de pulsera en muchos casos (no el mío) que siempre esta ahí, presente en el rabillo del ojo para fijar la vista cuando se necesite, del mismo modo está el mar, mientras tecleas con una maravillosa red wi-fi o mientras cocinas, mientras cenas o te duchas, compras, paseas… o mientras duermes.

Su movimiento contunuo lamiendo la roca negra y brillante, la tierra verde, el Sol y el silencio, hacen que aquí parezca imposible ya no enfadarse, siquiera perturbarse.

«El Mar» recibió 0 desde que se publicó el Viernes 27 de Enero de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.