LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El misterio estaba en escuchar

Un buscador de la Atlántida y un etnógrafo noruego coincidieron por razones diferentes en su valoración de unos supuestos «montones de piedras». Al final, lo que nos enseña el relato alrededor de las pirámides de Güímar no es el poder de sugestión de las masas, sino cómo escuchar al mercado siempre es la respuesta correcta.

Prácticas en las Indias

viaje a la luna fakeEn la blogsfera hay dos bandos enfrentados desde hace años. Sus eternas batallas son admirables por constantes y diversas. Sus luchadores, feroces y pacientes, nunca dejan de encontrar nuevas armas arrojadizas con las que sacrificar su tiempo en aras de la verdad. No me refiero a la blogsfera política, sino a la lucha entre «conspiranoicos» y «escépticos».

Los primeros, defienden con pasión desde la existencia de planes secretos de control mental con antenas de telefonía, hasta la falsedad de la llegada del hombre a la Luna, pasando por una interminable serie de cosas importantes que los gobiernos saben y que ocultan a la población como la existencia de puertas para viajar en el tiempo, por ejemplo. El segundo grupo, evidentemente se dedica a refutar estas teorías con la misma pasión que sus adversarios.

Pero mientras que los «escépticos» son todos muy parecidos, entre el primer grupo hay mucha más variedad. De hecho, se cataloga así a personajes y teorías que pueden ser algo extravagantes o carecer de respaldo científico pero que no pueden ser calificadas de conspiranoicas y sobre todo, no hacen daño a nadie. Algunas de estas teorías, lo único que tienen en común con las primeras es la atención de los «escépticos».

Un mal comienzo para la causa piramidal

guimarUna de las mejores teorías inofensivas duramente atacada por los defensores de la verdad científica es la que rodea a las Pirámides de Güímar. Todo empezó en 1987, cuando Emiliano Bethencourt, hombre conocido y bien relacionado en la isla de Tenerife, encontró en un documento de 1911 heredado de su abuelo, las coordenadas de unas pirámides escalonadas, dato recogido en el documento por su autor, un amigo del abuelo, que lo había oído de alguien.

Las pirámides efectivamente aparecieron poco después, seis en total, en una expedición realizada por Emiliano y sus amigos en búsqueda de restos templarios en la isla. Inmediatamente se funda el Grupo de Investigaciones Brahmanes y Kshatriyas, que un año después pasó a llamarse Confederación Internacional Atlántida. Y es que Bethencourt creía que los guanches eran atlantes y un descubrimiento como aquel, que solo podía ser de origen guanche, era la prueba que necesitaba para hacerse oír ante la comunidad templaria y atlante internacional, a la que envió un dossier sobre las pirámides en un efusivo llamamiento a la acción.

La prensa

piramidesEmiliano Bethencourt no solo fue ignorado por la comunidad templaria sino también por todas las universidades e instituciones con las que contactó, especialmente las canarias, que no le dieron importancia al asunto aludiendo a la costumbre de apilar piedras volcánicas procedentes de limpiezas de tierras y de algunos casos conocidos del uso de estas estructuras como secaderos.

Pero sí consiguió, ya en 1990, que el descubrimiento fuera cubierto por un par de dominicales que tenían sendas secciones dedicadas a temas esotéricos. La reacción fue la previsible. Las personas serias se rieron a carcajadas del descubrimiento y lo hicieron a través de los medios «serios» con lo que ayudaron a Bethencourt a conseguir su primer objetivo: llamar la atención sobre las pirámides y convertirlas en un tema de conversación popular.

Thor Heyerdahl

Thor HeyerdahlLa causa de las pirámides iba camino de su muerte en el seno de la Confederación Atlántida cuando el turismo obró el primero de sus milagros. Una turista noruega a la que le llamó la atención el asunto, le llevó uno de los artículos a Thor Heyerdahl explorador y antropólogo noruego muy interesado en las teorías de contagio cultural entre pueblos lejanos pre-conquista de ambos lados del atlántico.

El científico se plantó en Tenerife y después de varios viajes y conversaciones, empezó los trámites para realizar una investigación en serio. Lo primero que señaló fue que las pirámides no eran un simple y casual amontonamiento de piedras, pues muchas habían sido tratadas y el suelo nivelado antes de su construcción. En paralelo, el Instituto Astrofisíco canario sí había podido determinar que las construcciones tenían una clara orientación solsticial.

Aunque no lo tuvo fácil, Heyerdahl no era Bethencourt. Le respaldaba la Universidad de Oslo y una larga lista de publicaciones y reconocimientos académicos, a pesar de que la teoría que pretendía demostrar no era tan distinta de las de los pro-atlantes, pues defendía que había existido comunicación entre los reinos guanches y los precolombinos y que efectivamente los primeros, podrían ser el eslabón perdido entre Egipto y América.

Para rematar, Heyerdahl no solo era nórdico, lo que le daba como un aire de respetabilidad, sino que además traía consigo la financiación necesaria, aportada por el armador noruego Fred Olsen que tenía intereses en la isla. Aunque Bethencourt se enfadó justamente porque hacían caso a uno de fuera cuando el descubrimiento era suyo, lo cierto es que facilitaba mucho las cosas a la hora de movilizar a la pesada burocracia universitaria de la isla.

El resultado

Antonio Díaz-FloresLas excavaciones no lograron aportar pruebas de que las pirámides hubieran sido construidas por los guanches. Sí se encontraron restos preconquista que, todo indicaba, estaban allí antes de las pirámides.

Un dato crucial para añadir más interés al misterio, estaba en realidad allí mismo, en el registro de la propiedad. Un documento de compraventa de la finca de 1854 no menciona la existencia de pirámides, mientras que otro documento similar de 1881, sí que las menciona. El siguiente paso del buen detective sería averiguar quién era el propietario entre 1854 y 1881. Este se llamaba Antonio Díaz Flores y era un conocido masón de la isla que había ganado mucho dinero con la cochinilla, parásito de la chumbera para cuya plantación se limpiaron muchas tierras baldías de rocas volcánicas cuyos amontonamientos dieron tanto que hablar. Los ritos masones, como todos sabemos, otorgan a los solsticios una importancia vital.

Después de este descubrimiento, hay quien dice que las pirámides fueron construidas obviamente por Díaz Flores y quien dice que lo que hizo éste fue desenterrarlas. En realidad, parece que aunque no hay pruebas de que no sean guanches tampoco las pruebas en contra son tan potentes… o eso es lo que nos quieren hacer creer.

Final feliz

Parque Etnográfico Pirámides de GüímarAunque me haya dejado llevar por lo divertido que resulta esto de «contrateorizar con lo fácilmente no demostrable», lo importante de toda esta historia no es, ni de lejos, si las pirámides son guanches o no, si la Atlántida tiene algo que ver o si las construyeron los masones.

Cruz Jiménez, una de las investigadoras de la Universidad de La Laguna que se unió al proyecto de excavación a petición de Heyerdahl contaba lo siguiente:

Nosotros éramos bastante reticentes a meternos ahí (…) Este asunto no nos cuadraba ni nos interesaba, porque partíamos de la premisa de que esas construcciones son postconquista. Pero lo que más nos influyó fue la presión social. A mí no me importaban tanto las acusaciones de los particulares como la demanda del pueblo. Porque ésta era la primera vez que había un interés generalizado por la Prehistoria (…) Entonces nosotros pensamos en dar esa respuesta que se nos estaba pidiendo, desde nuestra sociedad, la que nos paga y en la que somos uno más. Y ese fue el principal factor para embarcarnos…

Efectivamente, el misterio alrededor de las dichosas pirámides despertó el interés popular, y ese interés es algo positivo, sea cual sea «la verdad». El fantasear con un posible origen guanche, incluso atlante, no hizo daño a nadie. Lo único que provocó fue un repentino interés por la historia, por el conocimiento, de mucha gente que nunca se había interesado.

Museo Casa ChaconaNuestro querido Thor Heyerdahl, a pesar de no encontrar lo que buscaba, creó un parque temático alrededor de las pirámides: «El parque Etnográfico de las Pirámides de Güímar» que es una joya de la museística moderna. ¿Por qué? Porque cuenta cosas interesantes que hacen el aprendizaje divertido a gente de todas las edades.

Además de las pirámides escalonadas, el museo del parque cuenta con reproducciones y fotografías que ilustran la teoría de los paralelismos culturales, muestran las pirámides repartidas por el globo o los barcos de junco y madera con los que Heyerdahal experimentó la forma de navegación de los pueblos antiguos en sus expediciones. Programa interesantes exposiciones temporales – actualmente sobre la isla de Pascua y una exposición viva de plantas venenosas – y rutas formativas de senderismo por la zona. Además, cuenta con cafetería, ludoteca, parque infantil y equipamiento para congresos. En el complejo puedes celebrar desde el cumpleaños temático de tus hijos hasta un viaje de incentivos de tu empresa, además de unas fiestas del solsticio espectaculares.

Pirámides 2El complejo de Güímar recibe colegios y turistas sin descanso, estos últimos, procedentes de todas partes. Hablamos de una isla, los turistas no pueden escapar tan fácilmente sin antes gastar una considerable cantidad por cabeza en hoteles, apartamentos, restaurantes, coches de alquiler y otros servicios. Después de 17 años de parque temático, todos los canarios tienen claro que las pirámides producen ingresos para todos y hasta algunos de los más críticos admiten que «la tontería de las pirámides» al final no está tan mal.

Lo que ocurrió en Güímar es un maravilloso ejemplo de «escucha al mercado», el primer paso para la prosperidad y la supervivencia de cualquier tipo de empresa. Las pirámides y su mito, son un un atractor de interés – de interés por el misterio, que al final es interés por el conocimiento – y de prosperidad. No importa si su origen es extraterrestre, guanche o si tienen menos años que yo. La demanda existía y el genio… salió de la lámpara.

«El misterio estaba en escuchar» recibió 14 desde que se publicó el Miércoles 22 de Abril de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias