LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El modelo Laszlo y el hambre de un discurso alternativo que supere la inacción

El relato está a medio cocer, las tecnologías todavía un poco verdes, los procesos en ensayo… pero ése es el camino, porque lo que es seguro es que la inacción no nos llevará de la descomposición a la transición.

AvestrucesFaltaba una hora para la entrega de los premios Novia-Salcedo. Habíamos quedado con Pericles para «ponernos al día» y hablar sobre cómo hacer crecer en Asturias la «revolución industrial P2P» germinada desde hace unos años en Barredos. Hablamos de nuestra mirada sobre la crisis en España. En un momento nos confiesa:

Nos invitan a mil grupos de sabios, gabinetes de expertos… y sólo se repiten las mismas fórmulas de un mundo ya acabado. La vieja era industrial ha terminado y mi generación, que es la que tiene el poder, no tiene idea de dónde ir, no tiene un solo modelo alternativo.

Anoche lo comentábamos con Gorka, Miri, Julen, David (BSide) y Aitor. Compartíamos estrategias indianas para enfrentar la crisis en la Península, desde el arranque de Fondaki a la revolución P2P, pasando por replicar experiencias de Cleveland y el impulso al software libre distribuido de Gaman.

David, de las Indias, señalaba que en el momento en que ha llegado la crisis, los fablabs están todavía muy lejos, en una fase muy inicial de su convergencia con el tejido productivo, ligados todavía de manera central a lo artístico y experimental, mientras los indianos estamos mirando hacia los centros de FP, los talleres mecánicos que se reinventan, las fábricas sin pedidos…

Las conversaciones, aquí y allá, bordean siempre con cuidado de no caer por el barranco del decrecionismo. Pero se siente cerca. Está ahí, como una oferta segura que no obliga a hacer nada, es más, que nos consuela con la imposibilidad de hacer nada ya que la catástrofe sería inevitable y nos ahorraría tener que aprender, luchar o experimentar; solo nos prepara «psicológicamente» para la hecatombe reduciendo un consumo (por otro lado necesario para la economía). Como decía con un mohín despectivo un comentarista peak-oiler en nuestro blog en inglés, como si fuera un argumento: «I have no clue about how the P2P mode of production works» («No tengo ni idea de como funciona el modo de produccción p2p»); si el mundo se va a acabar, para qué molestarse siquiera en pinchar en un enlace.

Esta mañana Michel Bauwens nos envía un enlace a una serie de gráficos basados en el modelo evolutivo de Laszlo.

El modelo Lazslo

Laszlo, a pesar del empeño espiritualista de su discurso, tiene una trayectoria interesante y su modelo, originalmente presentado en 1987, describe bien lo que en «el gran cuadro» supone la descomposición, así que ciertamente habla del momento en que vivimos.

Hagamos el relato de la situación actual usando el modelo de Laszlo.

Tras una etapa cíclica «normal», el sistema económico entraría en una fase de crisis sucesivas cada vez más rápidas. Saldría del «corredor neoclásico» recientemente rescatado por Juan Urrutia para entrar en una era de inestabilidad como la abierta con el fin del modelo de postguerra en los 70 y la posterior búsqueda de reformas orientadas a la consecución de las escalas que daban sentido a los sujetos de poder hegemónicos. Pero a partir de cierto momento, la crisis se agudiza porque el propio sistema financiero, cuyas innovaciones parecieron en un momento dado, una solución, no saben responder al problema de fondo: la reducción de la escala óptima de producción. Es el momento que vivimos ahora, del que la crisis española es sólo una manifestación más.

A partir de ahí las alternativas en el modelo son básicamente tres:

  1. No hacer nada, mantener el sistema sin cambios de fondo, dejando que la lucha por unas rentas cada vez más escuetas alimente la descomposición hasta que no haya Estado que no sea un Estado fallido.
  2. Dejar un espacio al cambio pero aferrarse a los primeros síntomas de recuperación para «volver a lo de siempre» -y por tanto, mantener en el poder a los de siempre. Es el camino hacia una «muerte dulce».
  3. Impulsar decididamente la transición hacia un modo de producción alternativo alcanzando un nuevo modelo de abundancia.

En la evolución de las ideologías el modelo de Laszlo también tiene algo que aportar -y eso era lo que quería señalarnos Michel Bauwens. La alternativa se va a representar entre el pensamiento piadoso («wishful thinking») de los que pretenden poder seguir actuando como si nada, frente al catastrofismo de los que pretenden que no se puede hacer nada y que la alternativa no es sino el mismísimo fondo del pozo. Es decir, la alternativa se representaría como un conflicto entre un poder que rechaza alternativas y una pretendida alteridad que no sabe verlas, entre los privilegiados del viejo mundo elefantiásico de las grandes escalas y los que sueñan con un apocalipsis decrecionista, entre zombis y necrófagos.

La posibilidad de elevar alternativas, siguiendo el modelo Laszlo, vendría en tres «puntos de crisis» en los que es clave la aparición de un nuevo relato.

Para Laszlo ese relato pasa por una «nueva consciencia» de naturaleza eco-espiritual. Para nosotros, en cambio, es necesario otro relato alternativo, todavía a medio cocer pero mucho más material, centrado en la transición hacia el modo de producción p2p y que dé horizonte a lo que hoy, aquí, ahora, podemos hacer ya contra la crisis

En realidad Laszlo presenta la «nueva consciencia» como una posibilidad evolutiva pura, sin rupturas. El decrecionismo en cambio, espera que la ruptura se de por si misma, como una implosión brutal, para comenzar más allá de lo anecdótico, la construcción de un nuevo mundo. De alguna manera ambos evitan la incomodidad de construir más allá del prototipo o el desarrollo intelectual, esquivando la necesidad de confrontar fuerzas con las poderosas y muchas veces brutales inercias de lo establecido.

Nosotros defendemos en cambio que hay que construir una ruptura ahora, comenzar a producir y trabajar de otra manera de acuerdo a nuevos valores, con nuevos medios y levantando incluso nuevas formas de administración pública.

El relato está a medio cocer, las tecnologías todavía un poco verdes, los procesos en ensayo… pero ése es el camino, porque lo que es seguro es que la inacción no nos llevará de la descomposición a la transición.

«El modelo Laszlo y el hambre de un discurso alternativo que supere la inacción» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 31 de Mayo de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.