LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El tejido invisible de la cohesión social

¿No impulsaría el desarrollo del compartir, de los pequeños gestos cotidianos hechos con espíritu comunitario, la cohesión social y el sentimiento de pertenencia de los barrios?

barrio de la luz avilés
Estamos tan acostumbrados a ver el mundo desde la mirada que transmiten las instituciones que se nos ha hecho invisible lo más importante. Todos «sentimos» cuando un barrio o una ciudad empiezan a sentir la descomposición antes de que nadie nos diga que solo llamemos a «taxistas de confianza», que no estemos en la calle pasadas las seis de la tarde o que tengamos que pagar en cash los alquileres. Puede incluso que una sociedad, como la de muchos países de Europa del Este antes de la caída del Muro, no sea insegura simplemente porque la capacidad represiva del estado lo impide, pero que esté tan descompuesta que en cuanto el estado flaquee, el vacío sea llenado inmediatamente por un crimen organizado de nueva clase que, para sorpresa de todos, se imbrica de la noche a la mañana en la cultura.

Cierto que es difícil de definir, porque aunque pueda ser medido, se produce en un espacio tan íntimo que las toscas herramientas de que dispone un sociólogo o un ayuntamiento no pueden hacerlo. Pero está ahí.

vidaEstá ahí cuando dejamos nuestro hijo al cuidado de la vecina para salir a hacer una compra de última hora; cuando el tendero te dice «ya me lo pagarás mañana»; cuando confiamos en un chico del instituto del barrio para dar clases particulares o cuando siempre hay una cartera más rápida que el vecino que se quedó en paro a la hora de pagar la ronda.

Todas estas microinteracciones entre personas, fuera de cualquier marco institucional, no solo parten de una confianza general en el entorno, también la construyen. Si hacemos caso a los estudios de las empresas de productos masivos con sus clientes, cada experiencia positiva gana a una persona para esa confianza de base pero cada disgusto, cada experiencia negativa, aliena a nueve. Es decir, para que el tejido de la cohesión social se fortalezca, al menos nueve de cada diez interacciones con el vecindario tienen que ser satisfactorias.

Lo que significa que, si queremos fortalecer el tejido que sostiene la cohesión social, la mejor estrategia posible es aumentar el número de interacciones basadas en el compartir entre personas al tiempo que creamos las condiciones para que menos de un 10% salgan mal.

Espacio, identidad y lógica de conexión

bilbao barriosPero no podemos llevar a todo el mundo a una gran plaza para hacer eso. El panóptico, la construcción en la que todo el mundo ve a todo el mundo, funciona como mecanismo de control en las prisiones y las escuelas, cuando hay un vigilante y miedo a ese vigilante. Cuando no, como hemos visto con twitter, el resultado es la devaluación de la conversación, una cultura del «estar a la que salta» y recurrentes y a veces terribles, episodios de acoso.

Pero aun en el caso de que hubiera un control efectivo, como en muchos servicios centralizados de la «sharing economy», la confianza se deposita en un tercero, la empresa organizadora, no en los otros. Por eso no han impactado positivamente en la identidad urbana. Y por eso, en la mirada hacia la ciudad, el espacio natural del compartir es el barrio, no la ciudad en su totalidad.

Pero ni los barrios son entes aislados ni conviene aislarlos. Cualquier estrategia para desarrollar el «compartir» en un barrio tiene que fomentar también el «salir a fuera» entendido como una proyección de esa confianza que buscamos potenciar ayudando al compartir cotidiano. La solución técnica no es otra cosa que una réplica de la forma en que las redes crecen en el mundo presencial, el mecanismo llamado de «federación». En el fondo algo tan simple como que para que sepamos de alguien es preciso que alguien de nuestro entorno amplio le dé una mínima confianza. Luego podremos elegir si queremos dársela también o no, pero en cualquier caso podrá aparecer en nuestras conversaciones.

Una estrategia para desarrollar la cohesión social en los barrios

lamatrizTomemos a los barrios como células de una estructura distribuida y federemos unas con otros. Tomemos todo lo que nos ha enseñado la «sharing economy», todas esas demandas que sabemos que están ahí porque hay ya decenas de plataformas centralizadas intentando convertirlas en fuente de negocio: desde compartir el coche para ir a trabajar a intercambiar horas de práctica de idiomas, desde ofrecerse como babysitter a ofrecer hospitalidad a personas que hablen otras lenguas o hagan parte de nuestra red de aficiones. Y añadamos ahí a todos esas microemprendedores que te llevan la comida a la oficina o te hacen una web. Y a los comercios de toda la vida que quieran hacer una oferta o montar una actividad. Convirtámoslas todas ellas en formas de comunicación más en esa red virtual, del mismo modo en que se comparten fotos o vídeos. Y añadámosle, al modo de aquella novela de Daniel Suarez, un mecanismo en que permita identificar a aquellos vecinos más activos colaborando con otros, mas dispuestos a echar una mano.

¿No sería esa una verdadera «sharing city» más «smart» que lo que están instalando los gigantes corporativos? Y sobre todo, ¿no impulsaría el desarrollo del compartir, de los pequeños gestos cotidianos hechos con espíritu comunitario, la cohesión y el sentimiento de pertenencia?

«El tejido invisible de la cohesión social» recibió 1 desde que se publicó el martes 14 de abril de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] organización o una ciudad. Estas acciones e interacciones son su principal fortaleza y también el principal pilar de soporte para la cohesión social. Cada vez que un ciudadano anima un nuevo debate o impulsa una nueva propuesta está contribuyendo […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.