LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

go-vs-ajedrezUna de las cosas que uno descubre rápido cuando aprende a jugar al Go es que hay gente que cuando le toca bailar se empeña en marchar. Es el tipo de gente que entiende que para que una relación sea provechosa para él tiene que ganarte algo en cada movimiento. ¿Se imaginan? Es como si un estado solo aceptara comerciar con otro si la balanza le favoreciera en todos y cada uno de los rubros y los períodos. ¿Hubiera nacido así la UE? Bueno, la verdad es que casi casi no nace, y de hecho no acaba de nacer porque hay quien se plantean las relaciones intraeuropeas con esa estrategia.

Los jugadores débiles de Go, como los malos políticos o los malos empresarios, piensan que eso es «jugar duro» o «no regalar nada», y al principio marchan la mar de contentos y confiados buscando el cuerpo a cuerpo. El resultado inmediato es un desastre de tablero, feo, sin formas, sin sentido. Muchos novatos juegan así, pero si tienen cabeza y buen espíritu se horrorizan y aprenden.

Y claro, hay los que no, los que pretenden seguir así toda la vida. Si te da mucho coraje ver como la partida se afea tienes, la tentación de ofrecerles un «win-win», tratar de educarles mostrándoles las jugadas donde ambas partes ganan… a ver si se dejan guiar hacia algo mejor para ellos mismos… aunque sigan perdiéndose lo importante: no va de ganar en cada jugada, va de construir hasta que las escaramuzas sean inevitables, y entonces, elegir bien las que quieres llevar hasta el final. Pero la experiencia me dice que tampoco eso reconduce a medio plazo el juego. El alma del ignorante está secuestrada por un espíritu mezquino que le separa de sus propios objetivos.

¿Qué hacer? Ignorarle. Jugar solo, dejar piedras señuelo para que tenga la ilusión de capturarlas y pierda tiempo inútilmente llevado por su pulsión bulímica. En un rato el tablero tendrá dos partes: la mayor, tuya, armoniosa y bien construida, y otra menor llena de piedras incoherentemente unidas. La partida acabará pronto. Y no hay que dejar que nos afecte, también habrás aprendido algo viéndote en el espejo de un necio. Habrá ganado mil escaramuzas sin sentido solo para perder la partida. Lo triste es que él probablemente no habrá aprendido nada ni siquiera en términos utilitaristas, y más temprano que tarde dejará de jugar o jugará solo contra novatos, paseando los arrabales de los servidores de partidas como un golem avaricioso, como un jugador de ventaja.

«El win-win es para necios» recibió 5 desde que se publicó el Jueves 24 de Abril de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.