LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Emprendedores, sectarios e intelectuales

El hooligan, el cínico, el que se auto-odia y rebaja con falso humor para no destacarse… ahí es donde está la madera sectaria y servil.

¿Por qué comparan a Israel con el mítico Sillicon Valley? En un artículo en El País Michael Rodeh, directivo de IBM, respondía:

La sociedad es muy diversa, la gente tiene opiniones extremas, no está de acuerdo, expresa su punto de vista y surgen ideas. Así es como se fomenta una cultura innovadora

Igualico que la cultura impuesta durante los 40 años de dictadura en España y Portugal, en la que las madres decían a sus vástagos aquel inolvidable No te destaques.

De esto me he acordado cuando una buena amiga española me decía ayer que los indianos sonábamos sectarios al oido español porque

en las Indias usáis un vocabulario determinado de un modo muy específico y compartido -cuando Nat vino a cenar, lo empleó, y me di cuenta de que a XX y XY, que no estaban acostumbrados, les llamó algo la atención el hecho de que Nat hablara de “transnacional”, por ejemplo.

Y luego está el hecho de que os tomáis en serio de lo que habláis. En España, eso es algo altamente sospechoso, o más bien, diría yo, embarrassing. Incluso a mí — que me desespero porque la gente no se toma nada en serio en este país – me da cierto azoro en ocasiones la gente que habla sin pudor de sus convicciones, porque también lo tengo internalizado.

Claro! Era éso! Para mi secta es un lugar cerrado en si mismo donde es fácil entrar y difícil salir, donde sus miembros entienden como cuestionamiento personal o ataque cualquier crítica (algún ejemplo reciente sufrimos por este blog, no se si recuerdan). Y obviamente me llamaba la atención y me preocupaba que cualquiera nos viera así contra toda evidencia y siendo esta casa justamente lo opuesto a todo eso.

Pero no. Por lo visto piensan en secta porque ven convicciones expresadas seriamente, sin hacer esa falsa autoironía que hace un año comentaba y que detesto. Y nuevamente surge el paralelismo con Israel, país cuyos kibbutz en España -y en ningún otro lugar- he oido muchas veces también se tildaban de sectarios. Seguramente porque tampoco piden disculpas por la diferencia ni temen ser excentrícos, ni se humillan ritualmente entrecomillando cualquier palabra que signifique o refiera a los valores sobre los que ordenan su estructura.

Son esos humores detestables los que se nos piden. Se exige un falso humor que rebaje la convicción y la diferencia. No, no hablo de ironía o de la burla desacralizadora del poder.

No es ese humor lírico y desafiante el que detesto. Al contrario. El verdaderamente detestable es ese reirse de si mismo que se parece tanto a una crisis de autoestima. Ese sentido del humor que sirve sólo para conjurar el miedo a hacer algo que destaque, que salga por encima de la mediocridad establecida. Ese humor que es en realidad miedo a ser excéntrico, a pasar por encima de la humildad humillante del aula católica.

Esa autoironía de eunuco, desempoderante y falsa tiene su reverso en el falso humor, sádico y burdo, del hooligan, que no es en realidad sino otro eunuco en el avatar falsamente empoderado por la turba colegial. La risa del fanático es la versión terrible del cinismo del poder.

Nada más lejos de la risa liberadora que la sonrisa triste de quien teme su propio hacer o la risa atronante del matón que le conmina a volver al rebaño. Humores detestables.

El hooligan, el cínico, el que se auto-odia y rebaja con falso humor para no destacarse… ahí es donde está la madera sectaria y servil. Pero ya ven el problema va a ser usar palabras como transnacional.

Y yo sin enterarme, como al personaje de Amanece que no es poco:

…Mira tú. Labras como todo el mundo, con la misma fuerza y sin torcerte. Sigues siendo una persona sencilla. Llevas dos o tres inviernos que ni un mal constipado, y…. si además se puede hacer lo que haces con la mujer del medico… Leer novelas sin estropearlas. Decir… glande, víscera, paradigmático… pues no sé chico no sé, pero yo no le veo más que ventajas a esto de ser intelectual

Y no, no tenía ventajas, genera desconfiaza, vaya a ser que estos raros crean en algo de verdad.

«Emprendedores, sectarios e intelectuales» recibió 0 desde que se publicó el jueves 7 de enero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.