LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

En el cielo pintado de azul

Y es que si los lugares son hermosos, una historia lo es más

La fontana de TreviHay lugares que por sí solos son una historia, que se cuentan solos en el cielo pintado de azul, y que difícilmente puedes dejar de ver si pasas a su lado. Y hay monumentos que son símbolos que te dicen donde estás, que te cuentan donde estás.

En 1762 nace, justo en el cruce de tres calles que marcan el punto final de uno de los acueductos que suministraban agua a Roma, uno de los símbolos que más historias han contado. Sinatra contaba una de estas historias en «Three Coins in the Fountain».

La Fontana de Trevi es más que una simple caída de agua, es una gloria escenográfica que en cada detalle te cuenta su historia. Los orígenes de la fuente se remontan al año 19 a.C., época en que la Fontana constituía el final del acueducto Aqua Virgo. La primera fuente fue construida durante el Renacimiento, bajo las órdenes del papa Nicolás V y diseñada por Leon Battista Alberti.

Por La Fontana de Trevi pasaron muchas historias y muchos diseñadores, desde Gian Lorenzo Bernini, de quien solo quedó el cambio estructural de la misma, de tal manera que pudiese ser observada desde el Palazzo del Quirinale; pasando por Nicola Salvi, a quien se encomendó la realización de la obra y dedicó los últimos años de su vida sin poder ver la Fontana en todo su esplendor; hasta llegar a las manos de Giuseppe Pannini, quien con influencias de Pietro Bracci, le dio vida al Neptuno central de la fuente, y gracias a las manos de Filippo della Valle le dio vida a las estatuas de Abundancia y Salubridad, en los dos nichos laterales. Así mismo, bajo Panini surge la idea de las esculturas de Agripa y Trivia, y así nace en 1762 La Fontana de Trevi, cuyo nombre se debe a que la fuente está ubicada justo en el cruce de tres calles (tre víe).

Más allá de sus esculturas y su inmensidad (sus 20 metros de ancho y 26 de altura), son las historias las que han inmortalizado en nuestra memoria a La Fontana, como la historia de la princesa Anna en la película Vacaciones en Roma, o la imagen de la escena en la que Marcello (Marcello Mastroiani) admira a Silvia (Anita Ekberg) mientras se baña en la fuente, en la película La Dolce Vita. Escena que más tarde es fuente de inspiración para Elsa.

Pero indudablemente la historia que más se ha inmortalizado en nuestra memoria gracias a la magia del cine, es la película Tres Monedas en la Fuente, en donde tres chicas lanzan una moneda a la fuente esperando que sus sueños se hagan realidad, creando así una larga tradición de lanzar tres monedas a la fuente (una moneda para regresar a Roma, dos monedas para conocer un italiano, y tres monedas para casarse con un italiano). Algunos aseguran que no es suficiente lanzar las monedas sin más, hay un protocolo ritual para las monedas:

No es cuestión de tirarlas a lo loco si quieres resultados. Tienes que tomar cada moneda con la mano derecha, ponerte de espaldas a la fuente y lanzarla por encima de tu hombro izquierdo.

La tradición garantiza con dos monedas un inolvidable romance, pero ¡ojo! la tercera hace que ese romance se transforme en matrimonio.

Lo cierto es que esta tradición prevalece y le permite a La Fontana de Trevi recaudar alrededor de un millón de euros al año. Y es que si los lugares son hermosos, una historia lo es más.

«En el cielo pintado de azul» recibió 5 desde que se publicó el lunes 27 de enero de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.