LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

En qué consiste el «comunitarismo» de Errejón

Iñigo Errejón critica las lecturas de izquierda del momento político europeo dentro y fuera de Podemos para acabar proponiendo un nacionalismo de izquierdas.

El pasado día 19 apareció un artículo de Iñigo Errejón en CTXT que es interesante en cuanto es una de las teorizaciones más claras y en primera persona del plural de ese «populismo» del que todos hablan y pocos definen.

Comienza Errejón alertándonos de los que a su juicio son los tres errores de las izquierdas a la hora de interpretar lo que está pasando:

  • pensar que ha llegado la hora, como defendemos en este blog, del laborismo y por tanto de un lenguaje y un marco de análisis que recupere las categorías de clase y los intereses que llevan parejos, pero también de prácticas y formas de socialización comunitarias propias del mundo del trabajo (reivindicaciones laborales, cooperativismo, universidades populares, etc.).
  • martillear consciencias denunciando «la trama» y esperando que despierte, ante la evidencia de colusión corrupta, una consciencia crítica de la naturaleza de las élites y del diseño institucional que estas hicieron; sin nombrarlos Errejón se enfrenta aquí a las tesis de Iglesias y Bescansa,
  • pensar, al estilo de los «anticapitalistas», la mayoría de IU y en parte el propio Iglesias, que este es un momento fundamentalmente «destituyente». Esta perspectiva molesta a Errejón porque en un momento «destituyente» no toca priorizar el juego institucional porque hacerlo significa aceptar o cuando menos representar la «gobernabilidad» como «causa común» con lo «salvable» de la élite en el poder. Hablando en plata: si se trata de un momento revolucionario la estrategia correcta es mostrar la imposibilidad dentro del marco institucional actual de las reivindicaciones de los movimientos de protesta, si no, de buscar un terreno común con el PSOE o una parte de él.
Errejón rechaza tanto la lectura laborista como la anticapitalista del «momento populista» de Europa

Errejón esquematiza a mi juicio demasiado las tres proposiciones, que por otro lado no son necesariamente excluyentes entre sí para pasar a caracterizar el momento histórico por el «deseo creciente de pertenencia comunitaria, protección estatal y soberanía popular», adelantando una «dicotomía entre proyectos comunitarios y proyectos neoliberales» como eje de confrontación futura. La cuestión es qué entiende por «comunitario» Errejón, de qué comunidad nos está hablando. No hay que leer mucho más para descubrir que «comunidad» para Errejón significa «comunidad nacional» y por ello el objetivo según él…

no es «rasgar el orden» sino restablecerlo (…) [levantando] proyectos transversales y nacional-populares (…) recuperación de una idea (…) de Patria y, consecutivamente, de Europa [que asuma] la composición cultural e ideológica de las sociedades en las que se despliegan.

El problema del «nacionalismo de izquierdas» es que lo que nos plantea como un atajo es un camino a la frustración. No es lo mismo la autogestión que surge como respuesta al cierre de una empresa que la «co-gestión» con delegados sindicales de la misma empresa si se nacionaliza; no es lo mismo un movimiento barrial que la participación en audiencias municipales; no es lo mismo la aparición de un movimiento productivo autónomo que un programa público de cooperativas. Sustituir a la comunidad real de personas por la comunidad imaginada de la nación significa en la práctica sustituir el movimiento social por el programa de política pública. Aquello de lo que la izquierda ha acusado siempre al PSOE de los ochenta.

Errejón postula un nacionalismo de izquierdas que haga suyo lo institucional

Lo cierto es que como decía Artigas, «libertad concedida es colonia» y la sustitución de la comunidad real de trabajo o reivindicación por el programa público al final solo puede ser una colonización, una sustitución más o menos progresiva del movimiento social por el estado, lo opuesto al tipo de transformaciones sociales que dan sentido al cambio político. Si todavía hay quien cree que algo así no está condenado a elegir entre desideologización y autoritarismo para acabar en una conjunción de ambos, debería repasar la Historia contemporánea de los movimientos sociales.

Sustituir movimiento social por su representación estatal condena a la desideologización o al autoritarismo

«En qué consiste el «comunitarismo» de Errejón» recibió 6 desde que se publicó el miércoles 26 de abril de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. La cuestión es que el mix de nacionalismo y socialismo no es una novedad histórica precisamente y sus resultados son conocidos. Una cosa que se nos suele olvidar a los de la “familia de la izquierda” es que Mussolini, fundador de fascismo era un alto dirigente socialista antes de envolverse en la bandera nacional. Todo lo que no se construya desde la perspectiva de la producción (quien produce la riqueza, y como se distribuye la riqueza) divide a las personas por razón de su origen, nivel de estudios, orientación sexual, etc… Y acá en España la “nación socialista” tiene el problema añadido de que habría que ponerse de acuerdo de sobre qué nación hablamos. Las naciones no lo sé, pero los nacionalismos tienden a ser autoexcluyentes, por mucho que se les quiera redecorar.

    • Cojo tu frase:

      «Todo lo que no se construya desde la perspectiva de la producción (quien produce la riqueza, y como se distribuye la riqueza) divide a las personas por razón de su origen, nivel de estudios, orientación sexual, etc…»

      …y paso inmediatamente a bordarla y enmarcarla 😀 es la mejor respuesta a «por qué eres laborista» que he escuchado hasta ahora.

  2. Igual habría que recuperar cierto lenguaje antiguo pero significativo: El períodico que fundó Anselmo Lorenzo se llamaba “El productor”. No sé, puestos a marcar diferencias, habría que recuperar aquella vieja y tan clara que existe entre quienes producen bienes y servicios y quienes parasitan y viven de su posición y de su agenda de móvil.

  3. @daniel buenísimos tus comentarios! suscribo tu aproximación, la perspectiva de la producción y «los nacionalismos tienden a ser autoexcluyentes, por mucho que se les quiera redecorar»

    No veo el cambio del Correo de las Indias a «El Productor» pero una serie podría estar muy bien ¿Te animarías a escribir en ella, a hacer de editor? @david @manuel @maria @mayra @caro @juan

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.