LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Entrevista sobre la filé

FilésEntrevista por Ioannes Xabier para su blog Oikumene

La ‘Filé’ es una comunidad empoderada a través de diferentes empresas, ¿podrías explicarnos un poco más este tipo de organización socio-económica?

La filé nace de las comunidades conversacionales virtuales o cuando menos del efecto que para la identidad y la construcción comunitaria tiene Internet sobre una estructura anterior.

La clave es que la comunidad preexiste y se impone sobre la lógica de “empresa”. La lógica comunitaria es una lógica de abundancia, diversidad y no imposición de mayorías sobre minorías, lo que llamamos “plurarquía”. La lógica de las empresas es la de la escasez que definía tradicionalmente la Economía.

La filé representa por tanto un interesante equilibrio, una forma original de adaptar la libertad extrema de la conversación comunitaria en red al mundo de la escasez de la producción social.

El ‘Sociedad Cooperativa de Las Indias Electrónicas’ como su nombre indica se trata de un modelo cooperativo. El cooperativismo en una herramienta para alcanzar o establecer la Filé?

Sí, en tanto que por un lado es la forma jurídica más clara de llevar la democracia a la organización de la producción y por otro materializa la continuidad con el movimiento cooperativo histórico, sus tradiciones y sus valores. La filé se presenta así como una capa, como una evolución de los modelos cooperativos en un tiempo marcado por la comunicación distribuida y la transnacionalidad, no como una alternativa o un camino estrictamente “nuevo”.

Lo que no tengo muy claro es a qué se dedica…

Las Indias es hoy ya un Grupo Cooperativo en el que la Sociedad de las Indias Electrónicas ocupa el lugar de cabeza de grupo, es decir básicamente coordina y mantiene el conjunto de la estructura en marcha.

Si lo que me quieres preguntar es cuales son nuestros productos más vendidos o que más ingreso generan, a día de hoy serían la consultoría de innovación y la inteligencia de negocio. Aunque las diferencias son abismales tanto en tamaño como en volúmenes, en el mercado con quien nos encontramos/competimos es con las grandes consultoras tradicionales tanto de negocio (PW&C, Deloitte, etc.) como de lo que los anglos llaman “business intelligence”.

Por el nombre se hace inevitable la comparación con las Compañías Privilegiadas de los Siglos XVII, XIX.. “Compañía de las Indias Orientales”.. Pero el fin de éstas era la colonización y la explotación.

Sí, porque realmente deberías irte más atrás y no a Holanda, Francia o Inglaterra sino al siglo XVI y XVII ibérico para entender por qué elegimos el nombre. En aquel momento la asociación entre las Indias y el paraiso -la tierra de la abundancia- es clara en el imaginario peninsular. Tan clara que no se permite a los “impuros de sangre” -como Cervantes, cuya epopeya personal no se entiende sin la obsesión de la emigración y el naciente clasismo hispánico- cruzar el Atlántico.

La pregunta “steampunk” pero desde el punto de vista mitológico completamente procedente, es si los “cristianos nuevos” a los que no se dejaba migrar y que intelectualmente estaban representados por el erasmismo del padre de las Casas hubieran producido una sociedad extractiva de castas o algo más parecido a las experiencias comunitarias del “tata Vasco” en México o los jesuitas en la Chiquitania y Misiones.

En los 90, cuando se teoriza la “lógica de la abundancia” comenzamos a llamar a la sociedad de las redes distribuidas las “nuevas Indias” o las “Indias Electrónicas” precisamente por eso: por su asociación con la abundancia y la libertad, pero también por la parte de “promesa de huida” frente a una sociedad donde nunca ha acabado de funcionar el ascensor social y la posibilidad de construir nuevos modelos sociales más libres y cohesivos.

Asumiría la “Filé” muchas de las competencias del Estado… ¿Quedaría éste reducido a su mínima expresión?

El tema es que por un lado el estado está abandonando ya muchas tareas de cohesión social básicas en todo el mundo, creando peligrosas zonas de sombra por las que brotan todo tipo de organizaciones más o menos mafiosas y paraestados, y por otro que existe un nuevo ámbito, transnacional, en el que el estado nacional al intervenir empeora las cosas en vez de aportar nada (véase por ejemplo lo que está pasando en Somalia con los pesqueros o los secuestros de cooperantes en Mauritania por no hablar de la piratería en Malacca o la evolución en Afganistán o Irak).

Esas zonas de sombra donde el estado nacional no llega y lo internacional no funciona, configuran un espacio que será necesariamente ocupado por organizaciones democráticas y comunitarias o por mafias y paraestados más o menos temibles y disolventes de toda forma social digna de ser llamada humana.

¿No resulta poco democrático que los bienes esenciales estén en manos de los miembros de una comunidad privada que es la Filé ??

No entiendo el concepto de “comunidad privada” que utilizas y sobre todo a qué lo opones.

Si te refieres al lugar que ocupa la filé en el mercado la alternativa son empresas no ya privadas, sino privativas, organizadas no para generar cohesión social, sino casi siempre a costa de ella y sobre una organización interna que es todo menos democrática.

Si te refieres al estado, es obvio que como se ve claramente en Europa renuncia cada vez más al principio de ciudadanía para aferrarse al de nacionalidad y excluye capas crecientes de la población, dejando en sombra zonas fundamentales de la cohesión social. Si hablamos de otros continentes es difícil explicarse el PCC paulista, Hamas o el narco mexicano sin asumir la descomposición previa del estado o su renuncia a labores básicas de cohesión social y de mercado en amplias regiones y capas sociales.

Que esas zonas de sombra que van desde la educación a la salud pasando por las infraestructuras de conectividad básicas, sean ocupadas por estructuras democráticas, abiertas, casi libertarias como la filé no me preocupa en absoluto, lo que me preocupa son los tiempos y la escala.

Historicamente comunidades democráticas organizadas economicamente (cooperativas) han tenido que hacer frente a zonas de cohesión olvidadas por el estado en un ámbito local. Sin necesidad de mirar a América Latina, también tenemos casos similares en la península ibérica o los países Bajos. En el caso de Mondragón, en su día tuvo que generar la estructura de cosas tan básicas como la cobertura sanitaria, la educación o las pensiones que el estado no quería o no podía aportar. Lo hicieron con grandes sacrificios y un mérito increible generando valor y cohesión no sólo para sus socios sino para la sociedad entera en zonas concretas, en lo local.

Ahora toca hacerlo en terrenos mucho más amplios donde lo local no delimita ya nada porque las corrientes migratorias son imparables y los flujos económicos son transnacionales.

Estado-Democracia-Red

Adios a los “cheques bebé” , se habla de fusión de ministerios, bajada del sueldo de funcionarios…¿Está en crisis el modelo de Estado, o lo que se vino en llamar la “Sociedad del Bienestar”?

No está en crisis, está en derrumbe. El estado nunca asumió esas responsabilidades como parte de su núcleo más que llevado por una lógica de control, no de cohesión, supeditado a objetivos de estabilidad económica. Es por eso que aquellas ramas más cohesivas socialmente, como la escuela pública, fueron las primeras en abandonarse o cuando menos degradarse. Para el estado la escuela siempre fue una máquina de crear “nacionales” no de empoderar ciudadanos, aunque el resultado -en los buenos tiempos- fueran ambas cosas.

Ahora siente todo eso como un lastre, en parte por la ilusión de la transnacionalización de la pobreza que surgió durante los últimos años, la idea de que los trabajos peor pagados, sin coberturas sociales muchas veces, serían siempre realizados por una capa “migrante” de la que se podría “prescindir” o “repatriar” cuando no fueran necesarios.

Fíjate cómo los estados nacionales receptores de emigración masiva del siglo XIX y XX (EEUU, Argentina, etc.) intentaban “nacionalizar” y “dar una patria” a los trabajadores que cruzaban el Atlántico para trabajar y compáralo con los estados europeos hoy y sus campañas como la infausta “¿Estás pensando en volver?” del estado español. Del primer modelo surgieron cosas como la escuela pública argentina o el “melting pot” y el “sueño” norteamericano, el segundo va parejo a la destrucción de la escuela pública como espacio interclasista y base de la meritocracia y a las políticas identitaristas excluyentes al estilo de la nueva identidad nacional francesa impulsada por Sarkozy.

Es interesante el concepto de Lógica de la Abundancia, que se gestionaría vía un modelo de Pluriarquía frente a la Lógica de la Escasez que se gestiona por Democracia.

Gracias, la “lógica de la abundancia” fue el resultado de los trabajos que Juan Urrutia desarrolló sobre la llamada “Nueva Economía” desde los 90 y cuyo producto final se publicó hace un par de años en “El capitalismo que viene” un libro que, sinceramente, es desde mi punto de vista, lo más importante que ha dado la Teoría Económica en Europa en los últimos diez años.

Por otro lado, el concepto de plurarquía no es originalmente nuestro, fue desarrollado por Alexander Bard y Jon Sodevirsq en la Stockholm School of Economics a principios de la década pasada, originalmente como descripción del funcionamiento de la deliberación en las nuevas élites. Nuestro aporte fue descubrir como la comunicación distribuida, nacida de la nueva estructura de comunicación y por tanto poder, generada por Internet y la telefonía móvil ampliaban su campo a esferas sociales mucho más amplias, cambiando las formas de deliberación, movilización y participación social.

Lógica de la abundancia (Urrutia), plurarquía (Bard y Sodevirsq) y topologías de red (las Indias) forman un cuadro de análisis específico sin el que es muy difícil analizar el significado y los límites de la sociedad red.

¿Se puede organizar la Adminsitración Pública en forma de Filé?

No. La administración pública es la administración del estado, una maquina social que se define sobre el territorio y que existe con unos fines específicos muy distintos de los de una comunidad transnacional (y transterritorial) como la filé.

Hoy vivimos la Lógica de la Escasez… La crisis! Justamente el otro día Felipe Gonzalez criticaba que el Estado tiene “potestas” pero le falta el “autoritas”. Gonzalez estaba cláramente hablando de una regulación, en tiempo de crisis.. ¿Cómo casa con ésto el concepto de Filé?

Como te decía antes creo que el estado va a dejar cada vez más zonas en sombra renunciando a los elementos de cohesión social a favor de los de control social, más manejables, baratos y directos. En el plano de las ideas eso se va a manifestar como una erosión creciente del principio de ciudadanía en favor del de nacionalidad. En el del orden global creo que lo nacional se apuntalará cada vez más sobre lo internacional (al revés del modelo clásico) utilizando las zonas de la organización interestatal con menos control democrático directo (los bloques comerciales, los acuerdos sobre propiedad intelectual, etc.) para imponer cambios en lo nacional que refuercen al estado frente a la ciudadanía aumentando el control.

Si el Estado está en crisis, no es en parte a que al concepto de Soberanía se le ha privadao de la Soberanía Social. Todo se reduce a Soberanía Política representada por las teóricas comunidades ideológicas que debería ser los partidos políticos.. cada día están más en crisis.

Sí, los partidos nacieron como representaciones de la sociedad civil en el estado nacional igual que los sindicatos lo eran de los trabajadores y las autonomías representaciones de los intereses territoriales. Hoy parece claro que es al revés, todas ellas son representaciones y articulaciones del estado frente a sectores o intereses concretos, el estado nacional cada vez absorbe menos de la sociedad y por tanto se vuelve más rígido e inútil para conducir a la sociedad a ningún sitio.

De todas formas, la clave está fuera del propio estado. El mundo ha cambiado en sus estructuras comerciales, sociales y comunicativas más básicas. Son ya transnacionales y relativamente distribuidas, mientras el estado nacional y sus apéndices internacionales se refugia en el nacionalismo y la recentralización. Entre “el capitalismo que viene” que no acaba de nacer y el principio de nacionalidad que no acaba de morir, surge una zona de erosión democrática y social cada vez mayor: la descomposición social, política y económica. Lo que vivimos ahora es la versión global de un fenómeno muy parecido al del colapso de la URSS.

“Las rentas se disipan”, ¿podrías explicar este concepto?

La tesis fundamental del libro de Juan Urrutia es que la globalización y el desarrollo de las TIC disipan las rentas, esa es la base del capitalismo que viene.

Las rentas son, en tradición económica todos los beneficios que exceden al beneficio en competencia perfecta. Y en competencia perfecta el beneficio es mínimo: el coste de oportunidad. Tradicionalmente, en el viejo mundo, las rentas iban ligadas a determinadas formas de monopolio. Dos ejemplos clásicos serían las rentas derivadas de patentes o propiedad intelectual y las rentas de posición. Las rentas derivadas de patentes se generan gracias a un privilegio legal que impide a otros explotar nuestra innovación durante un cierto tiempo. Las rentas de posición se producen porque o bien somos un intermediador necesario, que los agentes no se pueden saltar o bien porque físicamente ocupamos un espacio determinado.

Tanto unas como otras entran en crisis en el mundo de las redes distribuidas. La renta de posición se erosiona tanto con la globalización (en banca el ejemplo sería la llegada e impacto de ING Direct a España) como con Internet (por ejemplo la venta de billetes de avión por las agencias de viajes de barrio).

¿Y qué pasa con la innovación? Pues que una innovación aislada ya no genera por si misma una ventaja a largo plazo, porque la copia es cuasi-gratuita e instantánea.

Pero en este marco, si dejamos de innovar, si rechazamos la innovación por principio eliminamos toda posible fuente de ventajas a largo plazo.

La conclusión de Juan Urrutia es que en un marco en el que las rentas tienden a desaparecer, a disiparse, sólo la continuidad de la innovación produce rentas, porque ya no hablamos de una innovación concreta y una renta derivada de un monopolio legal (patente) o de facto (porque sea muy caro reproducirla).

En el capitalismo que viene la única manera de mantener ventaja sobre los competidores es dinámica, innovando continuamente para que, aunque el tiempo de liderazgo que nos de en el mercado cada innovación concreta sea corto, en conjunto vayamos siempre uno o dos pasos por delante de una competencia resignada a copiarnos.

Por eso, cuando una vez le preguntaron a Juan por qué había que aprender a innovar respondió: “Para aprender a vivir arrebatados por el cambio”

Y es que sólo los que vivan arrebatados por el cambio, innovando continuamente, podrán mantener rentas en el capitalismo que viene.

El Mundo del Trabajo

Pero a la Soberanía Social, y a sus instituciones se les ha privado de cualquier representatividad … Los Sindicatos, francamente dan pena … No son órganos de representación del trabajador. Algunos paises establecieron Parlamentos Tricamerales donde el sindicato en una Cámara Laboral representaba a los trabajadores….

La idea de equilibrar a los “shareholders” (accionistas) con los “stakeholders” (los que participan de los resultados de lo que la empresa hace, desde trabajadores a vecinos pasando por el medioambiente) suena bien en abstracto, pero adolece de todas las taras del modelo de “representación social” que como comentábamos hace aguas en el estado nacional.

En un modelo global donde vamos hacia casi 15% de mano de obra “nómada” ¿qué sentido tiene que las empresas sean participadas según una lógica territorial?

Frente a éste modelo propones la vuelta a la antigua comunidad del “gremio”, donde los Profesionales… “profesan”, y sus grados de aprendiz, compañero, maestro…..

No frente a este modelo, sino frente a la precarización, atomización y destrucción de los lazos interpersonales que la empresa convencional globalizada alimenta.

Las empresas deben hacerse responsables de su entorno y para eso deben “comunitarizarse”, asumir herramientas de democracia interna y relacionarse con su entorno desde la lógica de generación de valor de los que trabajan en ella (y que por tanto forman parte del entorno social), no desde la de unos accionistas cada vez más abstractos que a las finales representan un mito justificativo del beneficio por todos los medios a la medida de los managers.

Sobre la división al estilo “gremial” la idea es recuperar el sentido de carrera, de progresión personal al servicio de la comunidad. No es un modelo único ni se pretende universal, simplemente a nosotros nos vale.

Lo que si es importante es distinguir entre el “artesano” en el sentido que tiene en inglés (craftman) y los valores que asocia (amor por el trabajo, generación de significado en lo cotidiano) y el sentido en las lenguas romances que incorpora el concepto de Arte, es decir, añadir a lo anterior la vocación nómada y comercial del mercader que viajaba a las ferias saltando por encima de las fronteras políticas, culturales y religiosas. Creo que nos hacen falta artesanos en este segundo sentido y reinterpretar y transformar esas redes comerciales cada vez más globales para construir a su alrededor valor para las personas y cohesión social.

¿Cómo funciona un modelo laboral en el que mañana eres abogado y pasado mañana te dedicas a la cata de vinos…??

A nosotros nos funciona muy bien!! El pluriespecialista, el aprendizaje como motivación nos refuerza personalmente y colectivamente nos permite innovar continuamente en un mundo donde solo la innovación permanente genera rentas en el sentido que hablábamos arriba.

Además cuando has estado administrando, o trabajando en tareas jurídicas y luego pasas a descubrir e implicarte en un negocio de vinos, por ejemplo, no pierdes lo anterior, no olvidas lo que sabías, al revés, fertilizas lo nuevo con nuevas ideas y modos de tu etapa anterior.

Lo que todo el mundo está de acuerdo, aunque quizás luego no se lleve a la práctica es que el modelo de organización jerárquica pertenece a otros tiempos.

La jerarquía es un sistema teoricamente racional en un mundo donde la información está descentralizada y ciertos nodos son fundamentales para mantener los flujos de trabajo en marcha. Conforme la estructura de información pasa de la descentralización a un modelo más y más distribuido, la jerarquía va disolviéndose de forma natural, “aplanando” la organización y convirtiendo la carrera profesional en un modelo donde se valora de forma creciente la trayectoria y el conocimiento como influencia y prestigio en la deliberación que como mando directo. Esto es puramente orgánico: ninguna consultoría ha eliminado tantos escalones en las pirámides jerárquicas de las empresas como el email e internet… por eso muchas empresas restringen o filtran el acceso, por cierto.

«Entrevista sobre la filé» recibió 0 desde que se publicó el miércoles 19 de mayo de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.