LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

EpicuroDiógenes Laercio, cinco siglos después de la muerte de Epicuro, cuenta que aun en vida, «el número de sus amigos es tan grande que se los podría contar por ciudades enteras». Aunque es cierto que los miembros de los «jardines epicúreos» se llamaban «amigos», siempre interpreté que se trataba de una hipérbole, pero viendo el vídeo sobre el epicureísmo de «The School of Life», descubro que cifran en 400.000 el número de personas que llegó a vivir simultáneamente en aquellas primeras comunidades durante el momento álgido del movimiento. Estoy buscando otras fuentes, pero de no ser un error, cuadruplicaría la población máxima alcanzada durante el siglo XX por los kibbutz israelíes, considerados el mayor movimiento comunal de la época contemporánea. Es más, dado que la población del territorio romano en los dos primeros siglos parece que pudo rondar los cinco millones, el comunitarismo epicúreo habría agrupado en una economía alternativa, sin esclavitud, a un 8% de la población del entonces naciente imperio. El dato resulta sorprendente y me obliga a mirar esa época desde un punto de vista completamente nuevo.

Por cierto, que las investigaciones sobre el mecanismo de Antikythera apuntan a que el nivel de desarrollo tecnológico en ciertos campos durante la Antigüedad grecolatina era sensiblemente mayor del que hasta ahora pensábamos: el sofisticado mecanismo no era una pieza única y utilizaba piezas de precisión que parece que no habían sido fabricadas ex profeso para construirlo sino que eran producto de una industria más amplia.

Si estiramos literariamente estos dos datos, el resultado podría ser, un tanto al modo steampunk, un relato ambientado en una cotidianidad paralela a la de los «grandes hombres» del fin de la república y el comienzo del imperio. Imagino como marco una comuna en la que intentan desarrollar un mecanismo que, acorde con la Física de la escuela, tratara de calcular las órbitas planetarias con tecnologías mecánicas que serían hoy envidiadas por los relojeros suizos. Me cuesta imaginarlo, la verdad, pero me encantaría leer una novela ambientada entre comunidades epicúreas de la Tingitania o la Bética del siglo I…

«¿Epicureísmo steampunk?» recibió 2 desde que se publicó el Domingo 30 de Noviembre de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.