LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Eres lo que vives

Es cierto que por la historia humana han pasado muchos durmientes. Personas que hicieron de su vida un mero trámite. Pero otros vivieron muy despiertos. Abrieron sus ojos a significados más allá de donde alcanzaba su vista. Exprimieron sus sentidos hasta los límites de la sinestesia y empujaron su inteligencia tan lejos como pudo llegar.

Schiavonetti_alma_1808En tiempos remotos pensaban que el cuerpo, al morir, desprendía una especie de humo por donde se evaporaba el alma. Los átomos quedaban clavados a la tierra para transformarse en otros elementos químicos. La esencia de la persona se diluía en el espacio y pasaba a una dimensión espiritual de donde nadie había vuelto.

La curiosidad humana llevó hasta la alquimia. En aquellos laboratorios surgió una nueva forma de entender el mundo. La física y la química respondían a preguntas que hasta entonces solo había contestado la religión. Después de siglos de investigación, los laboratorios hallaron una nueva verdad. La vida se debía a la energía.

La ciencia moderna arrinconó a la alquimia a un mero recuerdo romántico. Los físicos cuánticos se hicieron con la función de explicar el mundo y, con sus computadoras extremas, descubrieron que la razón última de la existencia no era la energía. Era la información.

scan-badukPero en todas las explicaciones del mundo, desde los recuerdos más antiguos, hay un elemento común. Nada nace y muere para siempre. Todo está envuelto en un ciclo constante de transformación. Esto supone que nada es finito. Que cada instante es solo parte de un proceso eterno. Que todo es parte de algo. Que todo forma parte del Todo y si hay algo indiscutible eso es la inmensidad.

Puede que esa concepción de la Totalidad sea cierta. De ella hablaron las primeras filosofías del lejano oriente y de ella habla hoy la física más sofisticada.

En esa bola de totalidad hay valores incuestionables. El bien, la justicia, la belleza y la sabiduría. En ellos se justifica el paso por la vida y a su alrededor residen los momentos más gloriosos que se puedan alcanzar.

Caspar David Friedrich: Frau in der MorgensonneEl humano, al final de sus días, es un puñado de datos. Ese es su legado y su juicio final. Lo que haya aprendido será lo que lleve consigo siempre, y lo que haya aportado es lo que dejará para los demás. Esa es la verdadera gloria y la inmortalidad incuestionable. El testigo de haber vivido intensamente y haber aprovechado sus sentidos, sus emociones y sus pensamientos hasta la última migaja.

Es cierto que por la historia humana han pasado muchos durmientes. Personas que hicieron de su vida un mero trámite. Pero otros vivieron muy despiertos. Abrieron sus ojos a significados más allá de donde alcanzaba su vista. Exprimieron sus sentidos hasta los límites de la sinestesia y empujaron su inteligencia tan lejos como pudo llegar. Estos individuos hicieron evolucionar el mundo. Estos personajes eligieron, sin duda alguna, una vida interesante.

«Eres lo que vives» recibió 12 desde que se publicó el lunes 13 de enero de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mar Abad.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.