LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Escenas de guerra desde el ciberespacio II

La reflexión abierta con nuestro libro electrónico “11M, redes para ganar una guerra”, empieza a dar sus primeros frutos: Ciberpunk.org pone en marcha un nodo de red para financiar y publicitar aquellos proyectos que dirigidos a “quitarle la cantera al fanatismo, abriendo ventanas al mundo red en los barrios, los colegios, los bares…”. Se llama “La Matriz” y se plantea como la primera forma de un nuevo tipo de ONG optimizada para la confrontación en red con las bases sociales del integrismo.

Conforme avanza la investigación policial la sociedad española va enfrentándose a más y más informaciones que confirman la naturaleza de netwar del nuevo terrorismo. Relatando la gestación del 11M, el diario El Mundo publicaba que: Azizi no quiso quitar al solicitante la idea de atentar en España. Le vino a decir que, si quería seguir con sus planes, podía hacerlo, pero que tenía que realizarlo por su cuenta. Eso sí, quizá a modo de compensación, autorizó a El Tunecino que podía utilizar la marca Al Qaeda a la hora de organizar los atentados y, posteriormente, reivindicarlos. Esta concesión confirma uno de los factores que hace más difícil combatir el terrorismo islamista en comparación con el clásico, cuyo paradigma es el etarra: la cualidad de franquicia de Al Qaeda, es decir, que funciona como una marca a la que se pueden apuntar muchas organizaciones integristas sin que necesariamente pertenezcan a la banda criminal comandada por Osama bin Laden.

Y es que en su misma organización el terrorismo islámico demuestra ser un producto de la Sociedad Red, como escribíamos el pasado enero describiendo los distintos grupos políticos que habían nacido vinculados a la red española.

Esto no es ningún menoscavo para la red. Ni quiere decir que la red en si misma sea un peligro. Simplemente que el patrón organizativo de los nuevos sujetos es idéntico a la organización del Open Source, como nos dice Santiago Gala, Vicepresidente de Apache Portals, miembro de la Apache Software Foundation y conocido netócrata que desarrolla su actividad a través de la consultora High Sierra Technology. Pensad en la Apache Software Foundation, nos comenta, mientras existe una fundación, que marca un “camino” (la licencia, los principios, el “estilo”) los proyectos son bastante autónomos excepto en el uso de recursos (servidor de listas, CVS, web) y eso se podría descentralizar muy fácilmente. Los miembros de la fundación formamos algo así como el “sínodo”. La FSF, [Free Software Foundation, fundada y capitaneada por Richard Stallman] es incluso más descentralizada, porque su imagen de marca es más fuerte. De hecho, en discusiones con Ben Hyde, hablamos de la necesidad de un “framework ideológico”, es decir, de una misión para cualquier organización en red. Es la misión lo que la vertebra. Por eso los estados como tales están relativamente indefensos. No tienen misión. Por eso hacer florecer enredaderas sanas entre las malas enredaderas, es la única solución posible.

Bienvenido a la Matriz

Es esta idea de fondo de La Matriz, un nodo de red impulsado por los ciberpunks españoles cuyo primer objetivo asegura ser “quitarle la cantera” al fanatismo, abriendo “ventanas” al mundo red en los barrios, los colegios, los bares… Impulsando cibercafés, redes ciudadanas wifi, comunidades sobre teléfonos móviles, internet, tertulias…. Pero no reproduciendo una estructura profesionalizada y jerárquica como las de las ONGs al uso, ya que según dicen el camino hacia la vertebración social en el nuevo mundo no pasa por engordar a la burocracia del “asociacionismo”. Su necesidad como “representantes” se basaba en carencias de los sistemas de comunicación que la tecnología ha superado hace tiempo. Nos hace falta sociedad civil de todo tipo, no “liberados” ni profesionales del asociacionismo. Las redes no sirven para “encuadrar” y si encuadran no son redes válidas para construir una sociedad abierta y en red.

RSS Marketing

Más allá de la dimensión política y social de La Matriz, desde el punto de vista técnico ofrece otra novedad, el primer ejemplo español que conozcamos de RSS Marketing. El procedimiento es sencillo y puede convertirse en breve, por su facilidad de implementación y alcance, en un verdadero estándard para el marketing social: La Matriz llama a sus simpatizantes a convertirse en transmisores, es decir, a incluir contenido sindicado mediante su RSS en sus respectivos sitios. Por otro lado llama a todo el que escriba un post en un blog o un artículo que considere afín a los objetivos de la red a escribir y comunicarlo. De este modo La Matriz se convierte en un nodo informativo que agrega y distribuye contenidos diversos pero ligados por un objetivo común: impulsar el swarming civil.

Mas libertad, más redes

Si lo pensamos bien, el papel que La Matriz da a su RSS no es muy diferente del que para los integristas juega AlJazeera: una central de noticias que recoge y mantiene vivo el diálogo intracomunitario sin necesidad de esforzadas (y en el caso de los terroristas inseguras) comunicaciones directas. Y es que el modelo organizativo de La Matriz parece un calco invertido del de AlQaida: se trata simplemente de un nodo que con una mano genera redes, potenciándolas con campañas de marketing de red, y con la otra recoge y genera fondos para nodos locales que son prácticamente independientes entre si y respecto a la propia Matriz. Algo muy coherente con una misión clara pero muy abierta: Defender la sociedad red es trabajar para tener más red, más redes, más libertades y más descentralización a todos los niveles..

Dado el terreno en que combate, las posibilidades de éxito de esta batalla dependerán más que de los fondos económicos que pongan en marcha, de su capacidad para crear marca. Es la marca lo que ha de suponer un referente atractivo para los grupos locales de defensores de la sociedad red. Cabe imaginar como serán muchos de esos grupos: desde blogueros que incluirán contenidos a linuxeros que reciclarán PCs para dar clases de internet, de voluntarios sociales que enseñarán idiomas a grupos de vecinos con ganas de conectarse en red mediante Wifi y lo suficientemente abiertos y generosos como para compartir la conexión con el colegio del barrio o el bar de la esquina.

Curioso ejército este del swarming civil. Si La Matriz avanza no tendrá la forma de una terrible Yihad militarista, sino de lo que un crítico en un foro llamó un ejército de domingueros de buenas intenciones armados con cacharritos y libros de texto. Un netocrático experimento de cooperación social con formas de nación red. Una apuesta por que el I-Ching de los nuevos tiempos marque el más hermoso de los hexagramas: Triunfo de lo pequeño.

«Escenas de guerra desde el ciberespacio II» recibió 0 desde que se publicó el martes 13 de abril de 2004 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.