LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Esperanto y Go

Breve historia de la relación entre dos hermosas herramientas culturales libres, listas para quienes queramos usarlas para construir nuestros propios significados.

bruno_rugerBruno Rüger fue el primer gran activista del Go en Alemania. Su incansable actividad durante los difíciles años veinte y treinta fue el sustento de la primera revista europea de Go y el origen de la federación alemana. Autor del primer libro de texto didáctico para principiantes y de casi una docena más de libros sobre el juego, en los no menos difíciles años de la guerra fría -cuando prácticamente toda la literatura sobre Go en alemán había ardido en los bombardeos y el país se dividía en dos estados enfrentados– sacó ánimos para volver a empezar e impulsar el juego en la entonces recién fundada República Democrática Alemana. A su muerte en 1972 podía parafrasear a Bismarck diciendo:

He puesto el Go alemán sobre la silla de montar y ha mostrado que puede cabalgar solo

Lo que los homenajes y biografías en Internet no suelen contar, es cómo consiguió alcanzar nivel de juego suficiente como para ganar al mismísimo Emmanuel Lasker ya en su primera partida en una época donde no existían casi referencias y el aislamiento de los jugadores europeos era tal que tenían que fabricar sus propios tableros. Es sabido que supo hacerse con literatura japonesa de primer nivel y cartearse con los maestros nipones desde principios de los años veinte. Pero estos no hablaban alemán y él no hablaba japonés. El misterio lo resuelve el propio Rüger en una reseña autobiográfica: había aprendido esperanto en los años diez y a través de las redes epistolares esperantistas había llegado a un conocido aficionado y jugador japonés, el Dr. Tsutsumi.

Sakata EioEs la primera referencia que tenemos de la relación entre el esperanto y el Go en los primeros años de la expansión occidental del juego. Pero si buscamos un poco nos encontramos con que muchas de las figuras que hemos seguido en esta serie, comenzando por Alan Turing, un apasionado de las lenguas sintéticas, hablaban activamente la lengua de Zamenhof.

Pero si la Guerra Mundial retrasó décadas la expansión del Go en Europa, la represión del Esperanto por los regímenes totalitarios tuvo un efecto aun más arrasador. Y si el Go mantuvo durante la guerra un cierto desarrollo en EEUU y se benefició del boom libertario del 68, el Esperanto siempre fue un fenómeno fundamentalmente europeo y el sesentaiochismo francés, marcado por la tradición antiutopista del marxismo y el maximalismo de la revolución social, no volvió a poner sobre la mesa la democracia lingüística.

El reencuentro

invito al go ludoPero hubo un lugar donde el esperantismo sí se desarrolló tras la guerra: Japón. Introducido tempranamente a través de ambientes e intelectuales progresistas, el movimiento esperantista, centrado en Tokio y Kioto, involucra por primera vez a más de un millar de personas en la segunda mitad de los cincuenta.

En 1979 surge la «Japana Esperanto Go Asocio» impulsada por Emori Minosuke, autor de los primeros libros sobre Go escritos originalmente en esperanto: «Invito al Go-ludo» (también disponible en papel) y «Fundamento de Taktiko kaj strategio en Go-ludo».

Fundamento de taktiko kaj strategioLa asociación pronto da lugar a la «Internacia Go Asocio» con 150 miembros repartidos por 28 países, que sigue publicando hoy un boletín anual. Pronto comienzan a trabajar en un glosario que dará lugar a un primer vocabulario ilustrado y a un extenso diccionario especializado de 400 términos.

Aunque no muy activo en Internet, el trabajo del núcleo original dejará un importante legado pedagógico que incluye las traducciones de dos libros del maestro Sakata Eio: «Facila Formaciado» y «Vivo aŭ morto», convirtiendo el Go en el juego con más publicaciones en esperanto y haciendo verdad su lema «Go-on per Esperanto, Esperanton per Go-o» («El Go intrumento del Esperanto, el esperanto instrumento del Go»).

Go en el Congreso Mundial de EsperantoCon ese empujón temprano, la llegada de Internet al esperantismo en la frontera del nuevo siglo hará aparecer nuevas herramientas de aprendizaje básico, nuevos grupos de jugadores ligados a servidores virtuales de partidas, glosarios, listas de correo y referencias literarias.

Poco a poco ambos mundos se acercarán de nuevo, se volverá a jugar al Go en los congresos esperantistas y aparecerá un nuevo tipo de conector, personas como Russ Williams, visitante habitual de congresos esperantistas y torneos de Go, que organiza sus veranos en función de los congresos de uno y otro tema.

Conclusiones

1909 Universala KongresoTanto el Go como el esperanto fueron parte de la cultura de la Europa ilustrada anterior a la Gran Guerra: abierta a lo nuevo, fascinada por el sorprendente desarrollo japonés y la sofisticación de las culturas asiáticas. Es una época en la que el optimismo y la idea de progreso comienzan a enfrentarse a la oscuridad de los nuevos totalitarismos, pero en el que la fe en el futuro parece todavía inconmovible. Destrozados por la guerra mundial, las persecuciones y la guerra fría, ambos entornos, hasta entonces muy solapados, se reducen y tendrán que aprender a convertirse en redes.

Será esa profunda experiencia comunitaria la que, gracias a Internet, les insufle una nueva vida bajo nuevas formas. No conozco ningún jugador de Go que piense el juego como una alternativa a la otrora omnipresente hegemonía ajedrez, sino como un juego que ayuda a desarrollar destrezas, autocontrol y valores; de modo similar, no somos pocos los que pensamos el esperanto como una estupenda herramienta comunitaria, con independencia tanto de su rol institucional como del coste social del inglés como falsa «lingua franca».

Esperanto y Go siguen ahí, como herramientas culturales libres, listas para quienes queramos usarlas para construir nuestros propios significados.

«Esperanto y Go» recibió 8 desde que se publicó el viernes 5 de septiembre de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.