LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Estado neutral?

Capitalismo de amigotes pintarrajeado de rojoLa New Left Review publica en español un excelente artículo de Wolfgang Streek que resume con claridad la base de la crítica postmarxista de la actual crisis. La tesis es que el «capitalismo democrático» es esencialmente el terreno de un conflicto entre la democracia (que expresa consistentemente el deseo mayoritario de universalizar rentas) y los inversores que expresarían la idea hayekiana de un mundo autorregulado y represaliarían en sus movimientos los avances de la universalización de rentas. El tercer agente, el estado, «mediaría» en una perpetua huida hacia adelante equilibrando las nuevas rentas que concede a los trabajadores con el desarrollo de la productividad, sin escorar definitivamente ni hacia las rentas sociales ni hacia el mercado. Tras enunciar este modelo, acierta plenamente en la descripción de las tres etapas que habría tenido esta huida de los 70 a 2007: inflación, deuda pública y deuda privada.

Mi crítica principal es que como suele ser típico en el marxismo universitario, sobrevalora al capital, equiparando su lógica a la del mercado y su programa al de Hayek. ¡¡¡Ojalá las élites económicas hubieran sido hayekianas!!! Porque la vedad, es que el capital ha sido tan buscador de rentas como el trabajo, es más ha sacrificado incluso la forma-empresa a la captura de rentas.

Y desde luego el estado no ha sido un mirlo blanco acorralado entre la voluntad de los votantes y las «exigencias del mercado». El estado que emergió de la II Guerra Mundial estaba y está marcado por las soluciones totalitarias al ciclo de crisis y guerra abierto en el 29. No está en lo económico, no media en lo económico, es el principal hecho económico porque las rentas que distribuye -a capital o trabajo- son el principal beneficio que esperan unos y otros. También al capital.

¿O no recuerdan al inefable fabricante de termos Lumigarco? Si todos nos reimos fue porque todos reconocimos en él al empresario típico del capitalismo de estado

El estado intervencionista nos ha hecho creer que es el origen de la riqueza, ha alienado la sociedad suplantando la competencia de los agentes autónomos en el mercado por la competencia por su favor… y por su captura.

NLR olvida el «capitalismo de amigotes» y sigue imaginando unas «clases propietarias, ahora firmemente atrincheradas en su fortaleza políticamente inexpugnable de las finanzas internacionales» que batallan por mantener los mercados funcionando. Todo lo que les reprocha es hacer «huelga de inversiones» cada vez que se dan cuenta de que la última vía de escape se está tornando insostenible.

Pero no es así. El discurso de la «justicia social» no se ha opuesto al de «justicia de mercado» como asegura. Ha sido una pura lucha por la captura de rentas en ambos lados, no por la aplicación de unos principios distributivos opuestos (racionalidad de mercado vs racionalidad democrática) basada en la defensa de modos de organización económica alternativos.

La consecuencia última es que NLR no encuentra una solución, siquiera programática, a la situación actual. Es más, apunta a que el conflicto distributivo interno -eso que se llamaba antes «lucha de clases»- se habría convertido en una batalla entre estados nacionales y finanzas internacionales. Curiosamente NLR nos advierte del peligro de que esta lucha se desvirtúe en conflictos entre estados… pero ni siquiera ahí ve la presión para mantener la captura ejercida por sectores enteros del capital (como los ligados a la propiedad intelectual) pero también por grupos sociales privilegiados (desde los colegios profesionales a los campesinos hipersubvencionados pasando por los notarios o las clases medias intelectuales, tradicionales beneficiarias de políticas públicas).

NLR está ciego ante el capitalismo de amigotes porque lo que llama «democracia» (y que tanto se parece a la idea de «democracia real» que se expandió con el quincemismo) no es sino una política de captura rentas que sueña con su universalización. Para ellos el problema no es un estado capturado. Parece que desearían que siguera estándolo, pero por la gente común (el 99%) y no por el complejo conglomerado de intereses que lo ocupa ahora. Implicitamente transmiten la idea de que el valor y la riqueza residen en el estado. A veces parece que sólo pudieran residir en él. El problema es que la universalización de las rentas es un oximoron cuyos intentos de realización acaban paralizando el aparato productivo.

Pero hay una alternativa más allá de la dicotomía entre mantener la forma actual de captura del estado e impulsar al estado a comerse el poco mercado que queda en pos de la universalización de las rentas: eliminar las trabas que impiden su disipación.

«¿Estado neutral?» recibió 0 desde que se publicó el domingo 4 de marzo de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.