LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Estados Unidos tras las Arenas de Alberta

Las reservas probadas de petróleo de Canadá ascienden a 179.000 millones de barriles, las segundas en volumen detrás de las de Arabia Saudita, sin embargo la mayor parte de sus reservas es de petróleo no convencional, que puede extraerse de las arenas bituminosas de la Cuenca Sedimentaria del Oeste de Canadá (CSOC). Actualmente las Nuevas tecnologías y los elevados precios del petróleo han colocado a estas arenas bituminosas de Alberta mas atractivas.

Estados Unidos con la intención de asegurar el suministro de petróleo y buscando alternativas mas económicas se plantea la oportunidad de explotar las arenas de Alberta abogando por el oleoducto Keystone XL de 7.000 millones de dólares, que conectará las arenas petrolíferas de Alberta con refinerías norteamericanas en la costa del Golfo de Texas, soportando la critica de los ecólogos. Sin embargo existe un nuevo método para la extracción de petróleo de las arenas petrolíferas que podría producir más del doble de la cantidad de petróleo que se extrae en la actualidad de estos abundantes depósitos. También podría reducir la emisión de gases de efecto invernadero que emite el proceso en un 85 por ciento.

Sería una locura dar la espalda a esta posibilidad. En un mercado petrolero global repetidamente amenazado por guerras, revoluciones y desastres, tanto naturales como creados por hombre –y donde las compañías petroleras, propiedad de los gobiernos, controlan el desarrollo de unos tres cuartos de las reservas conocidas– tener suministradores de los que se puede depender no es poca cosa. Ya importamos alrededor de la mitad de nuestro petróleo, y Canadá es nuestro mayor suministrador, con alrededor del 25% de las importaciones. Pero sus yacimientos convencionales están declinando. Sólo las arenas petrolíferas pueden cubrir la brecha.

Si Estados Unidos no quiere el petróleo, China y otros países asiáticos lo harán. Los oleoductos se construirían en la costa oeste. Transportar el petróleo a Asia por buques tanque sin duda crearía más emisiones que transportarlo por oleoducto a mercados estadounidenses más cercanos.

En el futuro, la seguridad del suministro podría importar tanto como el precio. Cuanto más podamos reducir la demanda del petróleo y aumentar la estabilidad del suministro, mejor estaremos. En lo relativo a las arenas petrolíferas debemos decir “sí”.

«Estados Unidos tras las Arenas de Alberta» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 18 de Septiembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.