LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Ética y estado es como libertad y Toni Soprano

¿Se pueden pensar los suicidios o cualquier otra cosa desde «las políticas públicas»? Claro, pero es una posición ética… a la que me niego en redondo.

SopranoHay que tener poca vergüenza para, en plena descomposición pretender que, literalmente, le debemos la vida al estado… pero es el resultado inevitable de ese pensar biopolítico que caracteriza al estatismo-nacionalismo. Parten de la idea del trabajador como ser inferior, necesitado de protección y cuidado… y tras convencer a media población de su incapacidad para sobevivir sin él, cuando baja el nivel de protección y algunas personas colapsan, la moraleja es… veis como hacíamos falta? Ni Toni Soprano sería tan burdamente cínico.

Personalmente creo que solo es decente una ética que se niegue a pensar desde «las políticas públicas» y por tanto se niegue a aceptar que las personas concretas somos meros constructos, ratoncitos de laboratorio de una máquina social controlada por una casta. Casta a la que los autores citados, como tantos otros, se apuntan en la felicidad ilusoria de «sentirse a salvo», de colocarse por encima de los ratoncitos, desde el «panel de mando» de una racionalidad divina pero formada a las finales tan solo por recaudadores de impuestos y guardias civiles de muchos uniformes distintos.

¿Pero no deberíamos en cualquier caso «asumir» el estado y por lo tanto, pensar como él por un rato aunque solo sea para que no haga desmanes? Mi posición ética es clarísima: no. Podemos contar con el estado como un dato o como un sujeto que existe en el juego, predecir sus jugadas como quien predice el tiempo o el ataque de una bestia intentando ser lo más desapasionados que podamos. Hasta podemos pasarle alguna pelota en el partido, pero sin olvidar que no jugamos en el mismo equipo y mucho menos haciéndole los cantitos o la estrategia.

¿No ha jugado el estado un papel positivo a veces para las libertades e incluso la supervivencia de las personas? Sí, pero eso no nos da patente para identificarnos con él. ¿Y qué pasa si no tenemos alternativa a cada «solución» y en cada momento? Nada. Es como el software libre, da igual si es bueno o malo, ya lo mejoraremos, da igual si hay riesgos de soporte o no, ya lo organizaremos. La libertad es constitutiva de lo verdaderamente vivo y humano. Es el punto de partida de todo pensar ético, no un lejano objetivo. No partir de Toni Soprano -o lo que es peor, de sus bardos o aún peor, como es el caso, de los cantos iniciáticos de los hijos de sus teóricos y rentistas- es el punto de partida para pensar lo comunitario y lo social.

Lo que no podemos es tomar, bajo ningún concepto, su punto de vista para responder preguntas, inquietudes o dudas, de personas y comunidades reales, porque en el momento en que lo hagamos aceptamos una razón, una lógica que es, en si, destructiva y disolvente, aunque ofrezca «protección»… como cualquier mafioso, así sea tan simpático como Toni Soprano.

«Ética y estado es como libertad y Toni Soprano» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 2 de Marzo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.