LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Experimentando con las novelas comunitarias (II)

Lo potente de la novela comunitaria es su doble vertiente. Lo más difícil para cualquier empresa es cómo contarse. Si aciertas en la transmisión de aquello que te mueve para hacer lo que haces, llegarás a quien tienes que llegar.

Cooperativistas conversando sobre el plan estratégicoHoy Natalia analizaba lo que aprendimos este verano con la experiencia de escribir una novela comunitaria por entregas y me preguntaba por qué, además de por lo que ya señalaba Nat, sería algo recomendable para otras comunidades y empresas.

Esta ha sido una de esas experiencias típicamente indianas. Hacemos algo porque nos divierte y resulta ser una experiencia enriquecedora, ilustrativa, que aumenta las visitas y de la que incluso surge un posible modelo de negocio.

Una de la cosas más curiosas de las Indias, que supongo es uno de los efectos de unir empresa y comunidad, es que la vida parece a veces una sit-com con toques de narco-corrido y reminiscencias victorianas. Creo firmemente que eso solo puede ser transmitido a través de un relato de ciencia ficción.

Pero volviendo al tema, lo potente de la novela comunitaria es su doble vertiente. Lo más difícil para cualquier empresa es cómo contarse. Si aciertas en la transmisión de aquello que te mueve para hacer lo que haces, llegarás a quien tienes que llegar.

La novela comunitaria es quizás el siguiente paso de la, ya clásica «transparencia». Podemos publicar hasta lo que desayunamos por las mañanas en la web corporativa o la contextopedia. Siempre faltará algo, esa conexión, esa sucesión de imágenes con significado que solo se dan en el relato.

Pero el mejor efecto es hacia dentro y en el entorno. No es solo por lo bien que te lo pasas. Es como dijo Ester mejor que nadie, un instrumento «para pensarnos», algo en lo que lo importante no es acertar sino su capacidad para unirnos «alrededor de la lumbre» y divertirnos imaginando alguno de los futuros posibles en los que conseguimos seguir siendo libres.

Pensarnos en y contra la adversidad en un escenario en el que desplegamos todas nuestras artes para luchar contra ella, juntos y felices.

Si tienes una comunidad, si tienes una empresa (o si tienes ambas) tienes un sueño. Si tienes un sueño, tienes una novela. Están los protagonistas, los malos y la meta (seguir siendo libres y autónomos o hacer los mejores helados del mundo). Solo hace falta un poco de imaginación y ganas de jugar. La lumbre se encenderá sola.

«Experimentando con las novelas comunitarias (II)» recibió 0 desde que se publicó el Martes 8 de Octubre de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.