LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Fiebre y fuego

A veces, hay que dejarse convencer por uno mismo y dejar de dar vueltas por las calles, de tomar cafés y vinitos con tu novela bajo el brazo huyendo de la frustación que provoca el mundo de la informática. A veces, hay que dejar todo eso aunque sea sábado y abandonarse a la otra soledad, a la de la cueva del edredón, la aspirina y la calefacción, sobre todo cuando se tiene fiebre y millones de agujas de cristal se clavan en la garganta; además, en casa también hay vino, aunque parezca que la soledad aumenta de manera directamente proporcional al número de metros cuadrados. En pocas horas estaba totalmente metida en la China del futuro, un poco atontada por la fiebre y con unas copas de más, un estado poco adecuado para poner la tele y ver un complejo de edificios madrileño, con un lugar especial en mi memoria porque es donde mis padres trabajaron durante años, con una de sus moles literalmente derritiéndose envuelta en llamas de película. Esta vez era un accidente pero creo que curiosamente es el mismo edificio que llamó mi atención desde que estudié los rascacielos más emblemáticos de New York, porque tenía una estructura similar a las Torres Gemelas, sólo que estas eran mucho más altas y de tres cuerpos/jaulas superpuestos mientras que el madrileño sólo tiene (o tenía) dos. Aunque lo confunda con otro, imaginad el efecto.
A pesar de que el fuego avivó mis pesadillas, me he despertado sin dolor y sin fiebre en un domingo soleado y muy azul dispuesta a recuperar algo de lo que me quitó la fiebre. Que la fuerza me acompañe.

«Fiebre y fuego» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 13 de Febrero de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.