LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Focolari: de movimiento ecuménico católico a protofilé

Una aproximación a vuelo de pájaro a los focolari, una comunidad católica transnacional de miles de personas que ha dado lugar a una economía propia gestionada de acuerdo con un nuevo conjunto de principios: la Economía de la Comunión.

Siguiendo la historia de las protofilés más relevantes hoy, tras el post sobre Hizmet, conoceremos hoy a los Focolari. Como Hizmet, nace como un movimiento ecuménico que agrupa a miles de personas, pero más allá del primero ha sido capaz de impulsar una economía comunitaria cada vez más pujante desde principios de los noventa.

Un poco de historia

Chiara Lubich era la única niña de una típica familia antifascista italiana del siglo XX: padre socialista, hermanos comunistas… madre profundamente católica. En el 43, en el contexto de la ruptura del régimen fascista, la guerra civil italiana y los bombardeos aliados sobre Trento, su pueblo, se integra como terciaria franciscana. El siete de diciembre siente una revelación durante la misa y hace votos. Es el día 0 del movimiento focolare.

Entre 1947 -en que el movimiento es aceptado por el arzobispo de Trento- y 1990 en que el Papa Juan Pablo II aprueba sus estatutos definitivos como orden seglar dentro de la Iglesia Católica, los focolari serán un movimiento laico, carismático y ecuménico católico centrado en el diálogo y la unidad con los no creyentes, que a muchos recordará a la comunidad de Taizé. Pero los focolari tienen una particularidad: crean «ciudadelas», pequeños pueblos-piloto por todo el mundo. La convivencia y función de referencia de estos pequeños pueblos va creciendo con el tiempo y formando una identidad común, una verdadera red de comunidades conversacionales global que cambiará definitivamente con el cambio de época abierto en los noventa.

El cambio de época

Estando en Mariopolis, la ciudadela focolare de Sao Paulo, en 1991, Chiara tiene una nueva visión: los focolare y sus ciudadelas han de desarrollar una economía propia que de materialidad a la «Economia de la Comunión» que Juan Pablo II acaba de enunciar en la Encíclica «Centesimus Annus».

Basada en la idea de una «economía del dar» nace EdC, el metabolismo económico de los focolari. EdC se desarrolla rapidamente hasta incluir a las más de ochocientas empresas con las que cuenta hoy. El impacto sobre la naturaleza del movimiento es tremendo: a la identidad nacida de la convivencia transnacional y la deliberación se une una economía común. Los focolare son la primera gran organización católica en acercarse a la definición de filé. Chiara Lubich define a los focolari como «un pueblo» transnacional y multiterritorializado..

Beneficios en comunión y polos económicos

Las empresas focolari reparten el beneficio en tres grandes bloques:

  1. Un tercio dedicado al desarrollo de la propia empresa cuyo objetivo principal es crear empleo, preferentemente a los miembros más desfavorecidos de la comunidad focolare
  2. Un tercio para formación y ayudas directas a los más desfavorecidos (de nuevo, preferentemente miembros de la comunidad)
  3. Un tercio a actividades culturales y de difusión de la economía del dar.

Más allá del reparto del excedente, la economía focolare materializa en su propio «fundamento», la «Carta EdC» que define a la red como una única economía transnacional supeditada a la comunidad focolare y un modelo de gestión que se define «centrado en las personas» y que les permite una nueva conceptualización y puesta en valor del mercado como base de su propia autonomía comunitaria.

A día de hoy, sus ejes de desarrollo son la creación de una red global de parques empresariales exclusivamente para uso de sus propias empresas y ligado a las ciudadelas y un notable esfuerzo en formación de jóvenes gestores y emprendedores que quieran desarrollarse bajo el modelo EdC a través de cursos, masters, un instituto universitario propio y de ofrecer soporte a tesis de grado sobre su propia experiencia.

Los impresionantes logros de los Focolari

No hace falta coincidir con la visión del mundo de los focolari para reconocer sus tremendos logros. En poco más de veinte años han creado una red empresarial transnacional de casi 900 empresas guiadas por unos principios propios y un estilo de relaciones nuevo, supeditadas a una comunidad que crece en todos los lugares por donde nos movemos, desde Francia y la península ibérica a Alemania, pero sobre todo en el mundo latoc, en México, Argentina, Perú o Brasil.

Pero más allá, la consolidación de comunidades ligadas por una conversación y una identidad común a través de una economía global pero localizada, basada en criterios comunitarios, presenta a los focolari como una protofilé muy madura, casi, si no completamente, una filé de libro, seguramente la primera en el mundo en desarrollar una identidad completa capaz de explicar y dar base propia al desarrollo de miles de miembros en un espacio transnacional sustentado sobre el mercado.

«Focolari: de movimiento ecuménico católico a protofilé» recibió 0 desde que se publicó el Martes 4 de Diciembre de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.