LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Grandes errores de la historia comunera que toda comunidad necesita aprender

Una tabla con los «grandes errores» de los modelos comuneros y cómo las comunidades igualitarias aprendieron a solucionarlos.

Libros gratis de las Indias

Hulda Gordonia 1930

El el diseño y puesta en marcha de una comunidad igualitaria hay muchos errores que en principio no son obvios, que aparecen muchas veces espontáneamente y que sin embargo acaban poniendo en cuestión la viabilidad social o económica de la comunidad. Cómo las comunidades igualitarias a lo largo de la Historia los han detectado, evitado y solucionado es de interés para todo tipo de comunidades.

Los grandes errores comunitarios

Hemos resumido en una tabla los «grandes errores» que pueden cometerse en la fundación de una comunidad cruzándolos con la historia de algunas de las comunidades igualitarias más emblemáticas de cada época, incluida la nuestra.

Código de símbolos

Símbolo Significado

Error grave

Solución insuficiente

Solución o innovación aportada

Aplicación propia de solución ya conocida

Tabla resumen

Errores Icaria, 1848-1895 Krinitza, 1886-1925 Degania, 1910-2011 Twin Oaks, 1967- las Indias, 2002-
Líder personalista y centralizador
Supeditación a organizaciones políticas
Privilegio de los recién llegados sobre los «viejos comuneros»
Creación artificial de minorías
Aislamiento del entorno

Indefinición del proceso de integración
Insuficiente diversificación productiva

Tabla completa

Errores Icaria, 1848-1895 Krinitza, 1886-1925 Degania, 1910-2011 Twin Oaks, 1967- las Indias, 2002-
Líder personalista y centralizador

En 1848, cuando llega la primera vanguardia icariana a América, se consideraba que la función de la colonia era desarrollar el modelo de la Icaria de la novela utópica de Cabet. Este modelo que incluía una dictadura temporal del administrador hasta el establecimiento definitivo, nunca fue implementado, pero el intento de un anciano Cabet por imponerlo cuando ya había surgido una dirección colegiada llevó a la ruptura de la comunidad y a su peor crisis en 1856.

Krinitza nació de las reflexiones y debates de una pequeña comunidad de ideas eseritas de Moscú. Se hizo explícito como proyecto colectivo en 1880, seis años antes de la fundación y fue siempre un proyecto colectivo para los fundadores.
Degania nació como proyecto y reivindicación de una docena de jóvenes trabajadores -apenas había cumplido la veintena- que en ese momento ya eran comunidad y se organizaban como comunidad de bienes e ingresos. El salto a la comunidad igualitaria significaba pasar a ser también comunidad de trabajo.
Twin Oaks, originalmente una idea de Kat Kinkade, se convirtió en realidad cuando esta invita a los otros siete miembros del grupo fundacional. Los ocho tomarán juntos todas las decisiones para el establecimiento de la comunidad.
Las Indias fue fundada por un núcleo de dos personas con el apoyo y el contraste permanente de un tercer socio externo y del grupo de ciberactivistas del que eran parte. Al crecer mantuvo el principio consensual y el sistema de liderazgo compartido.
Supeditación a organizaciones políticas

Uno de los principales reproches a Cabet será la supeditación de los fondos icarianos en Francia y de la actividad de la «Oficina de Migración Icariana» de París a los vaivenes de la política francesa entre la revolución de 1848 y la subida al poder de Napoleón III. La ruptura de intereses se hace obvia pronto y llevará además a la primera división en el grupo pionero y al abandono de la primera localización de Icaria en Tejas, donde solo quedó un pequeño grupo que por cierto, prosperó durante las siguientes décadas.

Aunque los fundadores estaban vinculados al «eserismo», rehuyeron desde el principio las relaciones formales y toda supeditación a la agenda del movimiento, afirmando la autonomía de su proyecto.

Aunque todos los fundadores eran miembros del partido socialdemócrata Ha Poel Hatzair, Degania y los kibutz nacidos de su impulso (agrupados en Hever Hakvutzot, una organización independiente políticamente hasta 1956), consideraban la militancia política y social individual algo deseable, pero supeditaban la posibilidad de desarrollarla a las necesidades vida comunitaria. Con todo «cederán» algunos de sus miembros y dirigentes a tareas partidarias y estatales, lo que al final, en un contexto histórico único, concurrió en la ruptura interna y la division de los kvutzot en torno a líneas partidarias en 1956.

En 1967 en EEUU no existía una tradición partidaria semejante a la del viejo mundo. Twin Oaks tampoco nacía de un pensamiento vinculado a movimientos políticos sino a una utopía nacida en el mundo de la Psicología conductista: el «Walden two» de Skinner.

Los indianos son la primera comunidad igualitaria en nacer de una comunidad conversacional en Internet. En un momento en el que las grandes corrientes políticas aun no han entrado en la red y en el que la socialización virtual está todavía basada en la interacción y en la conversación más que en la adhesión a ideologías o grupos.
Privilegio de los recién llegados sobre los «viejos comuneros»

Otro motivo de descontento con la gestión de Cabet: no solamente los que se iban eran «indemnizados» a costa de la comunidad, sino que los que se incorporaban tenían menos responsabilidades y cargas para mantener «atractiva» la comunidad frente a la nueva generación posterior a la revolución del 48.

El gran drama de Krinitza, que de hecho acabó dividiendo a la comunidad y que tomó tintes generacionales. Los fundadores incluso llegaron a trabajar fuera durante largas temporadas para conseguir financiación mientras se permitió a los recién llegados un estatuto especial que acabó con el fin de la comunidad de bienes como modelo para todos a partir de 1909.

Degania sufrió un proceso similar a Krinitza, en 1917 solo 45 de los 85 miembros de la kvutza viven ya en comunidad de bienes y ahorros. Será el «reinicio» de 1919, con la fractura interna y la marcha de una parte de la comnidad para formar una moshava (cooperativa de trabajo agraria) el que consolide entre los que quedan, incluida una mayoría de los fundadores, una constitución, en principio no escrita, que ponga en valor y haga efectivo para todos lo esencial de una comunidad igualitaria: «de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades».

A principios de los 70 la gran masa de personas que querían vivir en una comunidad igualitaria estaban influidos o se identificaban con el individualismo radical de la cultura hippy y la entonces naciente cultura New Age, tendencias que estaban en las antípodas de la cultura de los fundadores. Todos menos uno -Kat Kinkade, la promotora original- abandonaron la comunidad. En este caso no se trataba de que los recién llegados contaran con privilegios o diferencias en las responsabilidades. Simplemente el modelo de Twin Oaks se pensaba universal, pretendía demostrar su validez «para todo el mundo» y por tanto «crecía con lo que había», sin demandar una mínima similitud ideológica y cultural a los nuevos miembros. Como resultado la comunidad creció hasta alcanzar un techo relativamente estable de unas 200 personas, evolucionando en su cultura interna según lo hacía el medio que le era más afín en el entorno… pero cada oleada de crecimiento significó también la salida de miembros más antiguos.

Los indianos sufrieron, como Degania, la consecuencia casi inevitable de haber llegado a la estructura comunera a través de la práctica sin haberla establecido como principio económico: un primer crecimiento «con puertas abiertas» y sin integración por fases. En 2009 la situación era, una vez más la del grupo de fundadores viviendo en una microeconomía comunitarizada, dentro de un grupo mayor y privilegiado que participaba igualitariamente de las decisiones pero no de las responsabilidades de una economía igualitaria. En 2009 se cooperativizó legalmente a las empresas de la comunidad, se estableció un sistema de integración por fases y se reinició la comunidad ya como una comunidad de bienes y ahorro explícita y basada en el principio igualitario.
Creación artificial de minorías

La historia de Icaria es la de una generación sucesiva de escisiones alrededor de nuevas mayorías o minorías sostenidas en el tiempo. Después de la expulsión de Cabet, la utilización del voto mayoritario como criterio de decisión sobre grandes temas o reformas se mantendrá y con él el fraccionamiento sucesivo hasta llegar a la inviabilidad económica y la desmoralización final en 1895.

Los krinitznik fueron los primeros comuneros en elaborar un sistema de consensos que permitía autonomía a las minorías. Estas diferencias no deberían haberse mantenido en el tiempo pero al ser una comunidad abierta, desnaturalizó la propuesta original hacia un sistema de trabajo cooperativo con participaciones individuales en cuyo interior los fundadores mantenían una pequeña comunidad de bienes y ahorro.

Aunque la estructura de toma de decisiones de Hever Hakvutzot era confederal en la red y tendente al consenso en cada kvutza, la ruptura histórica entre los socialdemócratas (Mapai, que incluía al anterior Hapoel Hatzair) y su izquierda (Mapam) se traslada en 1956 al interior de las redes kibutzianas, rompiendo dos de las grandes redes, numerosas comunidades y familias, para imponer un modelo de kibutz «alineado» políticamente.

El sistema de Twin Oaks, originalmente democrático, fue generando contrapesos desde los primeros años y orientándose pronto hacia el funcionamiento por consenso, que es el dominante en la FEC (Federation of Egalitarian Communities).

Las Indias se orienta por consensos que se forman en la conversación y la reflexión permanente. Fue la primera comunidad igualitaria en hacer un uso intensivo de la web como herramienta conversacional orientada a la deliberación permanente dentro de la comunidad y entre la comunidad y su entorno.
Aislamiento del entorno

Antes de existir Icaria el proyecto tuvo su «Oficina de Migraciones» en París, sin embargo al estar ligada al periódico y a la estructura de los comunistas icarianos franceses, tras la primera marcha de Cabet el grupo francés se va distanciando paulatinamente y la colonia se quedará sin propagandistas en Francia y por tanto sin su principal fuente de crecimiento. Los intentos, por otro lado limitados, de ganar a la población anglófona americana chocarán con la barrera lingüística y la diferencia de contextos.

El contexto ruso, donde la lejanía y la ausencia de correspondencia eran buenas para la seguridad personal, unidas a las dificultades para estabilizar la economía y la organización comunitaria llevarán a Krinitza a un aislamiento, acentuado por su situación geográfica periférica (Caucaso ruso). Su única relación con el exterior será con Degania y solo gracias a un hecho casual.

A partir de 1923 Degania comienza a relacionarse con grupos scouts europeos de ideas comunitaristas. En 1932 «Gordonia» se integrará dentro de Hever Hakvutzot. Seguirán otros grupos juveniles en otros países. El modelo funcionará hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, momento en el cual los grupos juveniles se convertirán en organizaciones de resistencia.

Twin Oaks inaugura el sistema tradicional ya en las comunidades igualitarias anglosajonas y de lengua alemana: anuncios en revistas, ferias regulares y jornadas de puertas abiertas dedicadas a dar a conocer el modelo comunitario y encontrar a nuevas personas con deseos de integrarse en la comunidad.

Desde 2004 la «Biblioteca de las Indias», luego «las Indias Club», articula actividades sociales y culturales sobre temas vinculados al comunitarismo, dando a conocer la comunidad y construyendo un entorno de relaciones y colaboración afín.
Indefinición del proceso de integración

Uno de los avances icarianos fue la adopción de un sistema de integración por fases, con cuatro meses de «prueba» por ambas partes.

Krinitza se consideraba una comunidad abierta así que hasta 1905 (cooperativización) no tuvo un sistema formal de integración. Esta transformación en parte fue impulsada por los desequilibrios de la fase anterior, desequilibrios debidos en su mayor parte a la falta de definición del core comunitario sobre el modelo económico y quién podía y quién no integrarse como miembro de la comunidad.

Uno de los avances del modelo de kvutza formalizado en 1923 es contar una definición clara de los valores y preferencias exigibles a un nuevo miembro y del proceso de su integración plena.La integración de movimientos juveniles en los años treinta acabó de dar forma a un sistema que preparaba a la los futuros miembros no solo para la integración y la vida comunitaria sino también para la formación de nuevas kvutzot.

En Twin Oaks y las «comunidades Kinkade» los residentes tienen que aprobar el comienzo del proceso de integración de un nuevo miembro. Tras la aprobación se abre un periodo de prueba de un año.

Desde 2009 los indianos mantienen un sistema de integración por fases que comienza con la colaboración en actividades culturales y sociales que evolucionan hacia la colaboración productiva y finalmente a la integración formal tras un periodo de formación y prueba por ambas partes. La integración puede durar entre uno y tres años.
Insuficiente diversificación productiva

La idea de organizarse alrededor de pequeños talleres industriales ya estaba presente en el «Viaje a Icaria» y se ajustaba al origen social de los icarianos, en su mayoría maestros gremiales y obreros cualificados, sin embargo la reducción de tamaño de las colonias, con la tecnología de la época, llegó a hacerla prácticamente inviable. Con todo, en la última colonia, en Corning, todavía es recordada la manufactura icariana por su calidad y bajos precios.

Fue una obsesión de Krinitza desde el principio hasta el fin de la comunidad. La falta de capitalización y los los cultivos de vino y frutales -que necesitan mucha cantidad de trabajo en la vendimia y la cosecha pero no durante el resto del año- produjeron desequilibrios de forma recurrente que concurrieron en la división dentro de la comunidad entre el grupo fundador y los «jóvenes».

Degania utilizó conscientemente la diversificación -primero dentro de la producción agraria y luego entre la agraria y la pequeña producción industrial- para generar conscientemente trabajo para aquellos físicamente menos preparados y para asegurar la igualdad en el trabajo de las mujeres.

Twin Oaks, a pesar de ser una comunidad agraria, desarrolló pronto su primera empresa industrial, dedicada a la elaboración de hamacas, fundamental en la estabilización económica del proyecto.

Las Indias fue la primera comunidad igualitaria en organizar su economía en torno a la producción de inmateriales basados en conocimiento -software, consultoría, contenidos, etc.- lo que permite productividades altas, productos de valor añadido y mucha flexibilidad en la oferta… lo que a su vez permite integrar -y exige formar- a una mayor diversidad de personas.

«Grandes errores de la historia comunera que toda comunidad necesita aprender» recibió 10 desde que se publicó el Domingo 24 de Abril de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] el blog: «Errores de la historia comunera que toda comunidad necesita aprender», «JM Keynes: Abundancia en 2030», «Karl Marx: de la robotización a la […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias