LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Guía de estilo de tuenti y facebook para ciberactivistas con mala conciencia

Facebook, Tuenti, Orkut… las mal llamadas redes sociales no pueden ser del gusto de ningún ciberactivista consecuente y sin embargo nos tientan con la posibilidad de llegar a un público muy joven, de reciente inculturación digital y poco conectado por otros medios.

¿Es posible usar las redes sociales sin fortalecer aquello en lo que representan un peligro para la estructura distribuida de la red?

Unas sencillas guías pueden sernos útiles para incluir a las redes sociales en nuestra campaña sin supeditarla o limitarla a ellas.

  1. Las mal llamadas redes sociales como facebook no son espacios deliberativos, de discusión, de toma de posición. Son espacios donde el intercambio de información se produce de un modo más parecido a los viejos libros de firmas de las páginas web 1.0 que al debate entre y en los blogs: Sirven para permitir que otros nos expresen su adhesión, no para convencer ni ser convencidos.
  2. Si en el modelo clásico del ciberactivismo los blogs servían a la deliberación y los teléfonos móviles a la movilización y las convocatorias, las redes sociales son en cierta medida sustitutivas de los teléfonos móviles. Con un inconveniente: la mayoría de la gente no mira las convocatorias con la frecuencia que chequea los SMS de su móvil.
  3. Son espacios cerrados donde para poder informarse hay que ser miembro. No podemos exigir a nadie que para unirse a una campaña se haga miembro de un servicio privado de una empresa.
  4. Y dado que como hemos visto sólo permite acceder a los convencidos previamente, convencidos que además han de ser miembros de un determinado servicio privado, la página central de una campaña o una convocatoria no puede estar dentro de un servicio externo como facebook.
  5. La adhesión es una forma poco costosa de interacción, por eso números llamativos de adherentes no se transforman más que marginalmente en participantes de un evento o asistentes a una convocatoria presencial. El adherente recurrente de facebook es mucho menos valioso que el comentarista habitual de un blog. Precisamente porque le conoceremos mucho menos, porque al no nacer de la conversación sino de la expresión, la relación será mucho menos personal podremos esperar mucho menos de él.
  6. Si la idea que nos queda es llevar gente interesada de servicios cerrados basados en la adhesión barata al espacio abierto de la blogsfera y la web abierta, basada en el debate y la deliberación y por tanto más costosa/valiosa desde el punto de vista de la interacción de cada cual, tenemos que entender las mal llamadas redes sociales como meros canales de convocatoria, tratando a todas por igual y no basando las campañas en ellas, mucho menos en una sola en concreto.

Y más allá del ciberactivismo orientado a la movilización, ¿pueden servir a la fidelización estos servicios? Si, pero sin olvidar que normalmente se tratará de grupos pequeños de unos centenares o unos pocos miles de personas que además serán cerrados.

Es decir, podemos publicar fotos, transmitir noticias, etc. pero a hacerlo seremos nosotros los que generaremos valor y por tanto fidelidad de los usuarios a facebook. Daremos a facebook más de lo que facebook nos de y precisamente con ello colaboraremos a hacer más difícil que esos usuarios se fidelicen a aquellos espacios donde realmente podremos establecer una relación enriquecedora con ellos.

«Guía de estilo de tuenti y facebook para ciberactivistas con mala conciencia» recibió 0 desde que se publicó el jueves 23 de abril de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.