LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Hablemos de calidad

En estos días me han llegado a mano algunos conceptillos de calidad que por una u otra razón debo conocer, sus diferentes campos de actuación, y los enfoques de la misma. Sinceramente los conceptos me resuenan en la cabeza quizás sea su lógica o lo que representan.

De toda la información que por imposición malévola a llegado a mis manos, he de extraer conceptos básicos que definen a la calidad;

1.-Según la Real Academia de la Lengua Española: «Propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permiten juzgar su valor».

2.- Según Philip B. Crosby: «Conformidad con los requerimientos».

3.- Según Ishikawa:«Satisfacer los requerimientos del cliente».

4.- Según UNE 66001-88: «El conjunto de propiedades y características de un producto o servicio que le confieren la aptitud para satisfacer unas necesidades manifiestas o implícitas»

Bien teniendo presentes estos conceptos de la calidad, me pregunto; ¿en base a qué, cómo y quién establece los requerimientos, su conformidad y las necesidades?, ¿Cuáles son las técnicas para medir la calidad?, ¿Quiénes quedan fuera de estos conceptos?. Si bien hasta ahora me convence más la definición de Ishikawa, la metodología de aplicación por parte de algunas empresas parece entenderla de otro modo, es así como nos encontramos jugos de naranja fluorescentes en el mercado con su respectivo registro sanitario que de naranja no tiene ni trazas y de salud lo fluorescente, tomates relucientes sin sabor a tomate ni nada, pero curiosamente de empresas certificadas, registradas o reconocidas por algún ranking.

Este resultado viene dado gracias a los parámetros de calidad conocidos hasta ahora y protocolos normalizados que aunque digan lo contrario están enfocados solo a una uniformidad del producto ignorando en gran parte las exigencias del cliente, es decir, buscan una reproducibilidad cada vez más pobre y lejana a la realidad. Estas normas aplicadas demuestran cada día ser solo un medio para romper las barreras nacionales y puede llegar incluso a engañar a pocos, es decir, la calidad que se conoce viene reconocida por organismos externos y por tanto no están enfocadas al cliente aunque digan lo contrario.

En este punto hablamos de una fidelización real de los clientes fuera de los términos de un simple me gusta, es decir, marcar la tendencia de la calidad, en donde se postula al cliente como agente acredidator de la calidad del producto y la certificación venga dada por su constancia y estrategias en mantener la satisfacción de sus clientes.

Esta idea la plantea Caro; «El objetivo es el acceso al mercado, la calidad y la sostenibilidad», lo interesante es la metodología, aunado a estrategias en las que se postulan la ética hacker y democracia económica.

Esta metodología la expresa David de forma interesante y se explica por fases generales en la pirámide del compromiso, como toda metodología la calidad se verá afectada en la manera de adaptación de cada una de estas fases a nuestros procesos.

¿Cómo romper con las barreras para promocionar tu producto?

Por medio de el conocimiento hacia tu producto o servicio. Lo que propone la estandarización de las normas es supuestamente romper las barreras y promocionar confianza entre el cliente y su proveedor aunque esta confianza viene expresada como una certificación que la otorga un organismo ajeno a las necesidades que pueda presentar el cliente, que no pasa de un logo, una representación gráfica carente de significado y desconocimiento absoluto del procesamiento de ese producto, sin historia ni antecedentes propios que no reflejan datos de interés, que si bien se puede disfrazar con una publicidad engañosa a veces puede traer consecuencias.

Sin embargo cuando te apasiona lo que haces, disfrutas expresándolo y puedes jugar a tu favor, es decir, transmitir la información de tus productos y tu metodología permitiéndote de esta forma crear un grado mas de confianza con el cliente, un vinculo que permita la adhesión de los interesados (clientes), para que esta adhesión cobre significado resulta oportuno aprovechar las estrategias de comunicación libres y distribuidas que te permitan tener una mayor interacción con el cliente y por medio de la cual se reflejará la satisfacción que presentan hacia el producto.

Pero no basta con tener una adhesión de muchos o demostrar que existe interacción, cuando la interacción esta expresada realmente, es cuando se hace continua y es lo que te permitirá mantener el control de tu sistema de calidad, resolviendo las inquietudes y otorgando una atención adecuada que dependerá del grado de compromiso personal en el trabajo o producto a ofrecer enfocado en cumplir con las expectativas de tus clientes. La capacidad de adaptación de estas expectativas es lo que posicionará tu producto en el mercado y logrará el afianzamiento de los clientes.

La calidad, se obtiene cuando la empresa es capaz de comprender que el cliente es el punto principal a cuidar, darle a conocer su producto, convencer de su uso y que este salga satisfecho con los resultados (que vuelva por si mismo). Lamentablemente pocos se presentan así, la mayoría opta por imponerte un producto asegurándose la permanencia obligatoria en el o bien creando escasez en el mercado para que dependas de un producto servicio defectuoso que no son capaces de mejorar, y el único indicativo de calidad son los beneficios. Esto ultimo plantea obtener una mayor escala para mayores beneficios a toda costa. Convencida de que los procesos o metodología definida y medianamente estructurada puede generar o asegurar la calidad, casi siempre que intentas recibir un servicio se demuestra lo contrario, esto lo explica David, lo que falla es el grado de compromiso que se desvanece para lograr una mayor escalabilidad y descenso de la calidad de servicio que se ofrece.

Por esto es importante que en el entorno de trabajo todos compartan una misma ideología que permita la interacción entre los compañeros de trabajo para mejorar la comunicación, aprovechar y fortalecer el conocimiento, lo que será nuestra garantía de que cada uno aportará con el mismo grado de compromiso. Pero para lograr esto la base esta en nuestro conocimiento continuado en el trabajo y solo se da en el tiempo, es decir, no se puede hacer un entrenamiento de tres días ni seis meses y mucho menos contar a todos por igual cada cual aportará un compromiso distinto que se reflejará en el tiempo.

Concepto de Calidad indiano: Grado de compromiso de cada uno de nuestros compañeros en el trabajo que realizamos día a día, con el fin de satisfacer a nuestros clientes para que queden convencidos de regresar y no obligados.

«Hablemos de calidad» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 5 de Marzo de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.