LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Humores detestables

Todos recordamos el motor de El nombre de la rosa: la búsqueda de la segunda parte -perdida- de la Poética de Aristóteles, sobre la risa. Jorge, quien quiere mantener el libro en secreto argumenta que

La risa libera al aldeano del miedo al diablo, porque en la fiesta de los tontos también el diablo parece pobre y tonto, y, por tanto, controlable

La risa, el humor, se dibuja en el relato de Eco como subversivo del poder, como comienzo de una fiesta que conecta con la idea lafarguiana y situacionista de revolución.

No es ese humor lírico y desafiante el que detesto. Al contrario. El verdaderamente detestable es ese reirse de si mismo que se parece tanto a una crisis de autoestima. Ese sentido del humor que sirve sólo para conjurar el miedo a hacer algo que destaque, que salga por encima de la mediocridad establecida. Ese humor que es en realidad miedo a ser excéntrico, a pasar por encima de la humildad humillante del aula católica.

Esa autoironía de eunuco, desempoderante y falsa tiene su reverso en el falso humor, sádico y burdo, del hooligan, que no es en realidad sino otro eunuco en el avatar falsamente empoderado por la turba colegial. La risa del fanático es la versión terrible del cinismo del poder.

Nada más lejos de la risa liberadora que la sonrisa triste de quien teme su propio hacer o la risa atronante del matón que le conmina a volver al rebaño. Humores detestables.

«Humores detestables» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 12 de Marzo de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.