LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Curso de latinidus 4

  1. Quartus doctamentus

    FlaviobrigaLinuxus familia in Flaviobriga habitat.
    Flaviobria parvus urba in Hispania est.
    Lux dixat quod Flaviobriga non parvus urba sed magnus opida est.
    Linuxus genatores viatiare placat.
    Multus septimanus capi, sese oriensem viatiat et alius urbi visitat.
    Linux Belusvada amat, sed Lux Burdigala preficat.
  2. Los puntos cardinales

    Los puntos cardinales tienen su propio sufijo -ENS

    Borens ~ Norte, de Bora (Tramontana)
    Meridiens ~ Sur de meridium, mediodía (a su vez de «mer(us) di(a)», puro día), puesto que en el mediodía las sombras apuntan al Sur.
    Oriens ~ Este, de -ori (sufijo de lugar de) y de ahí oriare, almacenar (por el lugar donde el Sol aguarda antes de salir)
    Occidens ~ Oeste, de occidare (caer, por la caída del Sol)

    Y forman adjetivos, adverbios y derivados conservándolo:

    Borensus ~ Norteño, septentrional
    Meridiensus ~ Sureño, meridional
    Oriensus ~ Oriental
    Occidensus ~ Occidental

  3. Topónimos

    Los topónimos en latinidus acaban bien en -A (lugar concreto) o en -IA (entorno que rodea a ese lugar concreto). Los nombres conservan, en la medida de lo posible, la toponomía romana original o la de los cronistas y geógrafos que hasta el siglo XIX latinizaron ciudades de fundación posterior. Ie: Roma ~ Roma ; Romia ~ Lazio, región alrededor de Roma.

    Astura. Astorga.
    Barcina. Barcelona.
    Belusvada. Bilbao
    Bonusaera. Buenos Aires.
    Briganta. La Coruña.
    Burdigala. Burdeos.
    Cartaga. Túnez.
    Cartagonova. Cartagena.
    Cesaraugusta. Zaragoza.
    Eliocroca. Lorca
    Flaviobriga. Castro Urdiales
    Iulobriga. Reinosa.
    Pauvada. Torrelavega
    Gadesa. Cádiz.
    Hispala. Sevilla
    Lega. León
    Londina. Londres
    Luteca. París
    Marsila. Marsella.
    Novega. Gijón.
    Oiassa. San Sebastián.
    Olisipa. Lisboa.
    Roma. Roma.
    Septima. Ceuta.
    Tarraca. Tarragona
    Tinga. Tánger.
    Valenta. Valencia
    Vinca. Vitoria.

    Pero aún tenemos otro sufijo, -IC (literalmente hacer, porque hace -o delimita- un entorno alrededor del lugar que la raíz nombra). Esta idea del hacer/delimitar, afecta a algunos accidentes geográficos y por extensión a la ciudadanía.

    Por ejemplo, la península Itálica sería «Italicus peninsula» en la medida en que delimita un territorio, una región geográfica que es en si un entorno: Italia. Pero ojo! Por lo mismo, cuando decimos Hispania no estamos diciendo España (estado, nación o identidad), estamos nombrando el territorio geográfico delimitado por la península ibérica (hispanicus peninsula) que incluye los territorios donde el estado portugués cobra sus impuestos.

    Otro tipo de accidentes geográficos que utiliza -IC-IA serían las regiones costeras. Así el mar mediterráneo sería «mediterranicus mara» y Mediterrania el entorno de sus costas, igualmente «atlanticus oceana» y Atlantia el conjunto de costas atlánticas (las costas delimitadas por el Océano Atlántico).

    Pero ¿cómo nombrar a los estados? Para nombrar al estado italiano, diríamos «italicus respublica», literalmente «el estado que delimita -o pretende delimitar- Italia» (o la ciudadanía italiana). Igualmente podemos hablar de «britannicus respublica» a Gran Bretaña. Igualmente si la isla de Irlanda es Hibernia, el estado irlandés sería «hibernicus respublica».

    Pero ¿y el estado español? Obviamente no gobierna la totalidad de la península ibérica, e «hispanicus respublica» significa en realidad «estado ibérico»… y hay dos. Pero a uno le podemos nombrar como «lusitanicus respublica» al modo de «germanicus respublica» o «argenticus respublica». ¿Y al otro? En este caso, aunque perdamos precisión, por motivos históricos le llamaremos «hispanicus respublica» o «hispanicus regnum».