LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

Islas en la red

Novela de Bruce Sterling publicada originalmente en 1989.

El mundo de «Islas en la red»

islas en la redEn un mundo fundamentalmente neoveneciano las dos mayores filés, Kimera y Rizome, están basadas en la democracia económica. Los estados nacionales mantienen una cierta hegemonía alrededor de la Convención de Viena, un acuerdo internacional que les une en el control de las filé y de los enclaves (paraisos fiscales y de datos) donde guardan sus contabilidades, sus secretos y su dinero, como Granada o Singapur.

Algunas de las filés, como Rizome, aún siguen pensando en términos de lealtades nacionales, o al menos de lealtad al sistema internacional, donde las filés son empresas y están en un plano diferente a los gobiernos. Otras como Kimera, piensan en términos de un orden postnacional y no reconocen lealtades identitarias fuera de su propia lógica, hablando abiertamente de constituir un nuevo orden amparado por la unión de las distintas filés.

Con todo, controladas y debilitadas las filés y los piratas de datos y propiedad intelectual por los estados y por el terrorismo de la FACT (Free Army of Counter-Terrorism), la organización paramilitar de los países del Convenio de Viena, la descomposición avanza.

En Africa, el propio FACT ha convertido Mali en su base de operaciones destruyendo el escaso estado local. El Sahel es el escenario en el que se enfrentan a las guerrillas tuareg. Estas, como otros movimientos antiglobalizadores de todo el mundo, han optado por el indigenismo y el ludismo como forma de resistencia y no dependencia, guiados, como no, por un antiglobi anglo.

Anéctodas y curiosidades

  • El personaje del guerrillero americano que lucha con los tuaregs está inspirado en John Robb
  • Rizome está inspirada en la entonces naciente Corporación Mondragón

Algunas citas ordenadas por temas

El poder de la comunidad real

No se trata de política. Se trata de tecnología. No es su poder lo que nos amenaza, es su imaginación. La creatividad procede de los grupos pequeños. Los grupos pequeños nos proporcionaron la luz eléctrica, el automóvil, el ordenador personal. Las burocracias nos dieron las centrales nucleares, los embotellamientos de tráfico y las redes de televisión. Las primeras tres cosas lo cambiaron todo. Las tres últimas no son ahora más que un recuerdo.

Identidad y conocimiento

— Los jóvenes de hoy en día quizá no anhelen un Mercedes o un jacuzzi.Pero lucharán como sesenta por su acceso a los datos. (…)
— Eso es una tontería, mama. No hay nada malo en sentirte orgullosa de lo que sabes. Un Mercedes es sólo una máquina. No demuestra nada acerca de ti como persona.

Comunitarización del ahorro

– ¡Nos sorprendió ver que, sin Rizome, ustedes apenas poseen nada! Por supuesto, tienen sus participaciones, pero las cosas que han construido no les pertenecen…, simplemente las dirigen para su corporación. ¡Conocemos fontaneros con salarios más altos que los de ustedes!

Sobre la democracia económica

-¿… una especie de directora de hotel?
-En Rizome no tenemos puestos de trabajo, doctor Razak. Sólo cosas que hacer y personas que las hacen.
-Mis estimados colegas del Partido de Innovación Popular podría llamar a esto ineficiente.
-Bueno, nuestra idea de la eficiencia tiene más que ver con la realización personal que con, hum, las posesiones materiales
-Tengo entendido que un amplio número de empleados de Rizome no trabajan en absoluto.
-Bueno, nos oocupamos de los nuestros. Por supuesto mucha parte de esta actividad se haya fuera de la economía del dinero. Una ecnomía invisible que no es cuantificable en dólares.
-En ecus, querrá decir
-Sí, lo siento. Como el trabajo del hogar: ustedes no pagan ningún dinero por hacerlo, pero así es como sobrevive la familia, ¿no? Sólo porque no sea un banco no quiere decir que no exista. Un inciso, no somos empleados de, sino asociados.
-En otras palabras, su línea de fondo es alegría lúdica antes que beneficio. Han reemplazado ustedes el trabajo, el humillante espeectro de la producción forzada, por una serie de variados pasatiempos como juegos. Y reemplazado la motivación de la codicia con una red de lazos sociales, reforzados por una estructura electiva de poder.
-Sí, creo que sí…, si comprendo sus definiciones.
-¿Cuánto tiempo transcurrirá hasta que eliminen enteramente el trabajo?

El futuro de los estados nacionales

Laura apartó su plato, luchando con su japonés.
—Viena existe para proteger «el orden político». Para proteger a los gobiernos. No nos pertenece. Las corporaciones no pueden firmar tratados diplomáticos.
—¿Por qué no? —dijo francamente Yoshio—. Un tratado es sólo un contrato. Esta hablando usted como mi abuela. Ahora es nuestro mundo. ¡Y hay un tigre suelto en él! Un tigre que creamos nosotros…, porque pagamos estúpidamente a otras personas para que se convirtieran en las garras y los colmillos de nuestras corporaciones.
—¿Quién le pone el cascabel al gato? —dijo Mika en inglés. Echo mas sake en la pequeña tetera eléctrica.
Yoshio les miro y se rió.
—Vaya caras más largas. ¿Por qué parecen tan impresionados? Ya han actuado como diplomáticos Rizome…, subvirtiendo Granada a su política corporativa. No sean tan…, ¿cuál es la palabra? ¡Inescrutables! ¡Sean más modernos! —Se tiró de las mangas del quimono—. Agarren el problema con ambas manos.
—No veo como es posible hacerlo —dijo Laura.
—Es muy posible —respondio Yoshio—. Kymera y Farben han estudiado este problema. Con la ayuda de nuestros aliados, como su Rizome, podemos multiplicar muchas veces el presupuesto de Viena, de una forma muy rápida. Podemos contratar muchos mercenarios y ponerlos a las órdenes de Viena. Podemos lanzar un ataque repentino sobre Malí y matar de inmediato al tigre.
—¿Es eso legal? —murmuró David.
Yoshio se encogió de hombros.
-¿A quién preguntárselo? ― ¿Quién toma esa decisión? ¿Los gobiernos como los Estados Unidos? ¿O Japón? ¿O Malí, o Granada? ¿O lo decidimos nosotros? Votemos.
—Alzó una mano. Yo digo que es legal.
Mika alzó rápidamente su mano.
—Yo también. ¿Cuanto tiempo podemos ― esperar? ―dijo Yoshio— El Ejército Libre atacó una pequeña isla, pero igualmente pudo haber sido la isla de Manhattan. ¿Debemos aguardar a que ocurra eso?
—Pero está hablando de sobornar a la policía global -dijo Laura- ¡Eso suena como un golpe de estado!
―¿«Kudetah»? —dijo Yoshio con un parpadeo. Se encogió de hombros.
¿Por qué seguir trabajando a través de los gobiernos? Cojamos el camino del medio.
—Pero Viena nunca estará de acuerdo. ¿Lo estará?
—¿Por que no? Sin nosotros, nunca llegarán a ser un auténtico ejército global.
—Déjenme decirlo claramente —indicó Laura—.¿Están hablando ustedes de un ejercito corporativo, sin el respaldo legal de ninguna nación, invadiendo otras naciones soberanas?
-Una revolución no ― es una cena social —dijo ika. Se levantó graciosamente y empezó a retirar los platos.
Yoshio sonrió.
―Los gobiernos modernos son débiles. Nosotros los hemos hecho débiles. ¿Por qué fingir otra cosa? Podemos enfrentarlos unos contra otros. Nos necesitan más a nosotros de lo que se necesitan entre sí.
―Traición —dijo David en español. Y remachó en inglés—: Traición.
—Llámelo huelga laboral —sugirió Yoshio.
—Pero, cuando consigan reunir a todas sus corporaciones —indicó Laura—, la policía del gobierno los estará arrestando como conspiradores a diestro y siniestro.
—Sí, es como una pequeña carrera, ¿no? —observó alegremente Yoshio. Pero veamos quien controla la policía de Viena. Pueden arrestarnos a muchos antes de que termine todo esto. Pero, ¿los burócratas nos llaman «traidores»? Nosotros podemos llamarles «simpatizantes del terrorismo».
—¡Pero están hablando ustedes de una revolución global!
—Llamémoslo «racionalización » sugirió Yoshio, tendiendole a Mika una bandeja. Suena mejor. Extirpamos las barreras innecesarias del flujo de la Red global. Barreras que resultan ser los gobiernos.
—Pero, ¿qué tipo de mundo nos dará eso?
—Esto dependerá de quién haga las nuevas reglas dijo Yoshio. Si uno se une al bando vencedor, obtiene derecho al voto. Si no, bueno… Se encogió de hombros.
—¿Sí? ¿Qué ocurrirá si su bando pierde?
—Entonces las naciones tendrán que luchar contra nosotros, para poder acusarnos finalmente de traición dijo Mika. Oh, lo harán, finalmente. Quizás en unos cincuenta años.
—Pienso que quemaré mi pasaporte japonés y me convertiré en ciudadano mexicano murmuró Yoshio. Quizá todos nosotros podamos convertirnos en ciudadanos mexicanos. México no va a quejarse por ello. ¡O podríamos probar Granada! Podríamos probar un nuevo país cada año.
—No traiciones a tu propio gobierno sugirió Mika. Limítate a traicionar a todos los demás gobiernos. Nadie ha llamado nunca traición a eso.
—Las elecciones Rizome van a producirse ya indicó Yoshio—. ― Dicen que son ustedes demócratas económicos. Si creen ustedes en la Red, si creen en su propia moralidad…, entonces no pueden escapar a esa línea de acción. ¿Por qué no lo someten a votación?

El Correo de las Indias es el agregador de blogs de los
socios del Grupo de Cooperativas de las Indias:
F-83409656 (Sociedad de las Indias Electrónicas S. Coop.)
F-85220861 (El Arte de las Cosas S.Coop.)
G-84082569 (Las Indias Club)