LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Pastel de berenjenas

pastel de berenjenasComo muchas recetas indianas esta surgió en gran medida de forma casual. Como base, ingredientes ricos que van a echarse a perder más una receta sacada de Internet. Una vez metidos en harina, resulta que no contamos con los ingredientes necesarios pero ya es tarde, pues no hemos caído en dichas ausencias hasta que la operación estaba ya empezada. Así, se improvisa y se interpreta la receta original quedando esta en el olvido y resultando un plato completamente distinto. Este pastel tiene la ventaja de que, aunque parte del proceso es algo lento, es fácil de hacer, con ingredientes muy accesibles y de resultado muy agradecido, además de tener como protagonista a uno de los símbolos mediterráneos más queridos por los indianos: La berenjena.

Ingredientes

  • 2 berenjenas tirando a grandes
  • Harina
  • 800 gramos (más o menos) de tomate triturado
  • Un huevo, pan rallado y aceite de oliva

Preparación

Cortamos las berenjenas en rodajas (no se pelan) y se dejan escurriendo unos 20 minutos en un colador después de salarlas para que no amarguen. Mientras, se prepara una salsa de tomate básica: En una olla con aceite de oliva (frío), se echa el tomate triturado a fuego fuerte, cuando la salsa esté espesa se añade un poquito de sal, una cucharada sopera de azúcar y se deja 5 minutos más al fuego antes de retirar.

A continuación se fríen las rodajas de berenjenas pasadas por harina y se dejan escurrir en papel absorvente para que pierdan aceite. Cuando están todas las rodajas fritas se monta el pastel.

En un molde de horno se alterna salsa de tomate, berenjenas, huevo batido repartido por la superficie de las berenjenas, salsa de nuevo, pan rallado y berenjenas de nuevo, terminando con una capa doble de pan rallado para que se tueste en el horno y quede crujiente.

Conviene utilizar las rodajas pequeñas para rellenar los huecos. Como son blanditas se dejan apretar bastante bien para adaptarse a los huecos pequeños, quedando así una capa bastante uniforme. Se deja en el horno a unos 130º durante aproximadamente una hora. Se puede dejar más tiempo si el pan rallado no se ha tostado del todo.