LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La batalla del Pacífico

La batalla del Pacífico que abrió esta semana Takeo Iranuma, Ministro japonés de Economía, es mucho más profunda y dolorosa que lo que Microsoft podía imaginar: Japón, Corea y China quieren partir de Linux y Tron para crear un nuevo sistema para teléfonos móviles y dispositivos portátiles. El software libre avanza un paso más en el Pacífico.

Takeo Iranuma está acostumbrado a trabajar y hablar francamente con los keiretsus. Desde que el revolucionario Junichiro Koizumi alcanzara la presidencia del Gabinete, los estilos han cambiado mucho en Japón. Pero aquello era chocante hasta para él: Junichi Saeki, el vicepresidente de investigación de IDC estaba siendo brutalmente claro: si Microsoft asegura un monopolio en sistemas operativos para telefonía móvil, cualquier perspectiva de expansión para el sector tecnológico japonés desaparecerá en cinco años. Los altos directivos de NTT, Panasonic, Hitachi, y Fujitsu asentían con gravedad.

El Renacimiento Japonés

Los liberales de Koizumi (una fracción minoritaria pero popular del partido gobernante) se sienten líderes del Renacimiento japonés. Les gusta hablar claro en público, epatar al mundo con una imagen fresca de Japón y citar autores de ciencia ficción como otros citan a filósofos. Una semana antes, en Praga, el mismo Koizumi llevaba a Asimo a una cena de gala y homenajeaba en el brindis a Karel Capek: la imagen del nuevo Japón daba la vuelta al mundo. Su tesis principal es que Japón está en decadencia desde mediados de los ochenta porque su inversión en investigación por trabajador quedó desde entonces por debajo de la norteamericana. Sus ejes para alcanzar el Renacimiento pasan por poner el acelerador en Investigación y Desarrollo y reformar los rígidos sistemas directivos de los keiretsus. Koizumi predica la creatividad y el individualismo como nuevas virtudes al tiempo que invita al retiro a la vieja generación en el poder industrial. No es precisamente amado unánimemente por el stablishment corporativo, pero muchos piensan que sólo los radicales cambios tecnoliberales que abandera pueden volver a colocar al país a la cabeza del mundo. Koizumi, por su parte se enfrenta a unas elecciones internas dentro de su partido el próximo día 20 en las cuales los conservadores, representantes tradicionales de los grandes dirigentes corporativos están tomando como bandera las tensiones sociales generadas por sus políticas entre los sectores menos competitivos de la economía local: los campesinos y las pequeñas empresas industriales.

Colocar a Japón en una foto con los ministros chino y coreano liderando la industria asiática de telefonía móvil, implicando a las principales empresas exportadoras japonesas, era una jugada valiosísima en un momento delicado. Una jugada que ningún buen político desaprovecharía. La cuestión era qué alternativa proponer.

Tron vs Linux

Desde hace un tiempo, y especialmente desde el paso a Linux de los ministerios alemanes de Interior y Defensa,una parte del alto funcionariado japonés, y en especial el vinculado al ejército había empezado a considerar que el paso a sistemas GNU/Linux podría ser de interés nacional. Son ellos los que intentan hacer extensivo el acuerdo a servidores y escritorios.

Pero hacia donde se volvió la mirada de la industria originalmente fue hacia Tron, un sistema operativo libre para sistemas embebidos (desde microondas a letrinas, pero especialmente para móviles). Tron es desarrollado por la Universidad de Tokio, funciona en millones de aparatos y es dirigido por el mítico profesor Ken Sakamura, considerado por muchos un auténtico héroe nacional y sin duda uno de los innovadores más interesantes de Asia.

Tron es el favorito de los japoneses. Pero Linux tiene sin embargo un aliciente inesperado, como ya vio Motorola: el mercado chino de telefonía móvil. Un mercado prácticamente virgen y con unas posibilidades inmensas de crecimiento, como comentaba un alto cargo del Ministerio de Economía al Asahi Shinbum. Un mercado que por decisión gubernamental está pasando en bloque a GNU/Linux.. Por eso aunque hay acuerdo en las intenciones, el sistema finalmente desarrollado/elegido sigue en vilo. Las negociaciones no sólo involucrarán a los estados (que tendrán una reunión técnica en Seul a finales de mes) sino a las principales empresas de cada país, que se reunirán en Noviembre en Osaka para determinar si los dispositivos móviles del futuro correrán sobre Tron o sobre Linux o sobre una mezcla de ambos.

Una nueva teoría del dominó

En cualquier caso, aunque no se sabe aún el vencedor si quedan claros los perdedores: Symbian (el sistema operativo de Nokia y Ericsson), Palm y Microsoft.

Para el gigante de Redmon se ha abierto una dura batalla en el Pacífico. Una batalla que parece seguir la famosa teoría del dominó que enunciara el presidente Eisenhower. Primero fue Thailandia, donde tuvo que contraatacar al propio gobierno ofreciendo Windows XP y Office por 40 dólares para poder contener el efecto de los ordenadores baratos con Red Hat y OpenOffice que el estado estaba ofreciendo como parte de una campaña de alfabetización digital. Después, de un golpe, el mercado chino. Y ahora el mercado con más futuro: los dispositivos y la telefonía móvil.

El contraataque llegados a éste nivel es difícil. Como declaraba el citado Junichi Saeki, los países en vías de desarrollo, como China o Corea, no obtienen un beneficio real del software propietario. Quieren participar del proceso de desarrollo. No quieren ser controlados por compañias occidentales. Eso es lo que ha entendido Japón. ¿Lo entederá algún día Europa en sus relaciones con Latinoamérica?.

«La batalla del Pacífico» recibió 0 desde que se publicó el viernes 5 de septiembre de 2003 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.