LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La caída de la web social y la inteligencia de las redes

El estudio de la inteligencia sistémica aporta un interesante punto de vista sobre el sustrato del ciberataque a facebook y twitter

Desde hace unos años lo que las universidades norteamericanas habían etiquetado, más allá de las neurociencias, como behavioural studies empezó a llamarse ciencias cognitivas, cog-sci. La evolución de estos estudios del comportamiento y la generación del conocimiento está llevando a lo que originalmente era una aproximación de la Psicología a la Neurología, al encuentro con la Inteligencia Artificial, la topología de redes y la sociotecnología. Los científicos estudian cómo emerge el conocimiento, descubren ahora la magia de las folksonomías y describen modelos y resultados experimentales.

Primeros consensos: la generación de conocimiento es el producto de la distribución e interconexión en sistemas complejos, la principal línea de desarrollo de Cog-Sci es la DC, Distributed Cognition, en la medida en que no hay generación de conocimiento que no sea producto de un sistema distribuido.

Mientras, la comunidad de la Inteligencia Artificial sigue su propio camino hacia la comprensión de la inteligencia sistémica. Creando entornos y lenguajes de simulación como Noble Ape generan métricas que nos obligan a replantear el concepto mismo de inteligencia.

Para Tom Barbalet lo que surge de la experimentación en macrosimulaciones es que la inteligencia está en los sistemas:

La regla básica de la vida es que la supervivencia (a través de la reproducción es la única métrica significativa (…) [Esta métrica] muestra muchos sistemas incomparablemente más inteligentes que los individuos humanos

Pero ¿cómo medir la inteligencia sistémica? Analizando mediante su simulador ejemplos de sistemas sociales humanos (como el tráfico o la persecución legal de los mormones polígamos en EEUU) Barbalet decidió tomar por medida estándar la inteligencia humana. En esos términos, bastaba con pregutarse cuántos humanos debían intervenir para colapsar un sistema determinado.

Esta pregunta resulta llamativamente pareja al planteamiento original de Paul Baran que llevó a elegir una topología distribuida para Internet. La inteligencia de un sistema viene a ser equivalente a su robustez… al menos en su primer momento.

Al tratarse de sistemas distribuidos no sólo importa la topología original, sino la forma de crecimiento. En general, los sistemas cuya topología de red crezca al modo del de las redes de agregación preferente, en los que los enlaces se distribuyen según una ley potencial, serán menos inteligentes y tendrán menos capacidad para sobrevivir. Resumiendo: La inteligencia sistémica no consite sólo en tener una topología más distribuida sino de crecer de forma distribuida.

¿Se preguntaban el origen del ciberataque a Twitter? Más bien planteensé por qué causó tantos daños.

La respuesta puede parecer chocante pero es difícilmente discutible: el auge de la llamada web social, a base de servicios centralizadores como facebook y twitter, está modificando la estructura de la blogsfera y conviertiéndola en un sistema cada vez menos inteligente

«La caída de la web social y la inteligencia de las redes» recibió 0 desde que se publicó el lunes 10 de agosto de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.