LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La Florencia de la Calimala

En la primera mitad del siglo XIII, el “Arte di Calimala” y el “Arte della Lana”, los principales gremios florentinos comenzaron su ascenso al poder.

Escudo de la CalimalaLa primera noticia documentable de la Calimala aparece en 1181. Su provisión principal de lana bruta se desplazó entonces a las grandes ferias de Champaña y Flandes. Los mercaderes de la Calimala compraban allí grandes fardos de lana de todos tipos. Estos fardos, torselli, de unos 170Kg de peso cada uno, eran llevados luego a Florencia donde la lana era limpiada y tintada. De ahí que el provocativo águila de su escudo -símbolo reservado hasta entonces a la realeza y el poder- cargara un torsello, una bala de lana.

Muchos de los pagos se hacían en principio mediante joyas, fáciles de transportar y esconder. A las joyas siguieron pronto otros productos valiosos de poco volumen como las especias o los tintes más caros.

De este modo la Calimala fue progresivamente convirtiendose en el distribuidor continental de los productos ultramarinos traídos por las repúblicas marítimas y creando una red que le serviría para ampliar cada vez más su ámbito de comercio: de las más caras ropas y sedas venidas de Oriente a través de Génova y Venecia al trigo que aseguraba el abastecimiento norditaliano. Conforme la red comercial creció, mejoraron también sus técnicas de trabajo y sus productos originales de lana fueron aumentando calidades y sofisticación. A comienzos del siglo XIII, la confección y el tejido de seda se incorporan al catálogo florentino.

Un comercio creciente necesita nuevos medios de pago y fianciación y la red de relaciones de la Calimala servió para montar la primera gran red financiera europea. En poco tiempo la banca se convertiría en uno de sus principales negocios.

La Calimala se centraría progresivamente en el cambio y la banca, convirtiéndose en poco tiempo en uno de los principales prestamistas de Europa. En un mercado tan joven como arriesgado, las casas reales, el papado y los armadores pagarán felices unos tipos del 30%. Las garras que habían llevado fardos, apretaban ahora el cuello de las clases del viejo mundo. Pero las finanzas son delicadas si el poder político no es estable. El águila exigiría pronto reinar.

De 1250 a 1260 primero y a partir de 1267 después, las siete grandes Artes de Florencia se harán con el poder. Son la Calimala (textil y banca), el Arte del Cambio, el Arte de Santa Maria (sederos), el Arte de la Lana, el Arte de los Merceros, Especieros y Médicos y el Arte de los Peleteros, que en 1289 reconocerán otras catorce Artes menores.

Florín de oroSi la plata había sido el patrón de cambio internacional más extendido hasta entonces, el florín de oro, acuñado desde 1252 en la Zecca, un taller junto al Palazzo Vecchio que daría nombre a todas las casas de moneda del mundo, se convertirá en la primera divisa global euromediterránea desde la caída de Roma.

En 1293 se aprueban los “Ordenamientos de Justicia”. El demos de la ciudad, la definición de ciudadanía, pasa a convertirse abiertamente en una comunidad del poco más de un millar de miembros de las Artes. El Gran Consejo es una asamblea abierta para ellos. Por debajo, siguiendo el modelo veneciano, el Consejo de los 80 se encarga del día a día del gobierno de la ciudad.

La cabeza del estado, la Señoría, estará formado por nueve representantes de las “Artes mayores” elegidos por el Consejo y el Gonfalonero de Justicia. Este tendrá las funciones de jefe de Estado, rotándose el cargo cada dos meses entre los nueve miembros de la Señoría.

De forma especialmente interesante, aparece una articulación del principio de indiferencia, tomándose como objetivo que el mayor número de ciudadanos ocupe al menos una vez algúno de los cargos mayores de la república, sea en el Consejo o en la Señoría. En esa lógica, seguramente inspirados en la tradición clásica, se establece un sistema de sorteo para determinar los candidatos que pueden ser elegidos en asamblea.

La república de las Artes mantendría sus instituciones durante más de un siglo, cuando una de las familias nacida de la Calimala, los Medici, liderará su vaciamiento e implosión.

«La Florencia de la Calimala» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 11 de Mayo de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.