LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

En España, un país de casi 46,5 millones de habitantes, murieron 422.568 personas a lo largo del año 2015. Algunas cifras dana una cierta medida de la composición y el peso de la muerte violenta en ese total, aunque los últimos datos disponibles sean de distintos años:

  • 3.910 suicidas (2014)
  • 1.160 muertos en accidentes de tráfico (2016)
  • 629 fallecidos en accidentes laborales (2015); 29 de ellos, que tuvieron lugar en el camino hacia el puesto de trabajo, contabilizan también como accidentes de tráfico.
  • menos de 300 asesinatos de los cuales 57 se clasificaron por la policía como violencia de género (2016).

«La muerte violenta en España» recibió 7 desde que se publicó el Miércoles 25 de Enero de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. El otro día en una reunión interministerial sobre adolescencia, un funcionario de salud me comentaba que la cantidad de muertes de jóvenes varones en accidentes de tránsito podía considerarse epidémica en Argentina. Es más, me decía que si los jóvenes motociclistas utilizaran casco, las posibilidades de transplantes de órganos entrarían en emergencia.
    Los suicidios entre adolescentes es algo que justamente estoy analizando ahora, porque es una problemática que los chicos sienten como un problema cercano pero no estoy segura de que las cifras acompañen esa sensación.
    En tema de asesinatos América y Europa son dos universos distintos.
    Es un tema horrible que no suelo abordar, pero las estadísticas de salud (todas ellas) dicen muchísimo.

    • El tema para mi es hasta donde llega el grano fino del estado, es decir, hasta dónde se le puede pedir sin estar exigiendo al mismo tiempo un estado poco menos que totalitario.

      Que en España, con 42 millones de personas, haya tan solo 6000 muertes violentas al año me parece un buen signo de salud social y de capacidad del estado para mantener la cohesión. Que de esos 6000, solo el 5% sean homicidios es un tremendo éxito. Incluso lo que más alarma social causa, los asesinatos de mujeres por sus parejas y exparejas, visto en el total es realmente menos de 1/5 de los homicidios. Es difícil pensar que una política pública nueva que respete las libertades civiles mínimamente pueda reducir ese número en un dígito a corto plazo.

      Los accidentes de tráfico están cerca del mínimo histórico pero han crecido, seguramente porque el mantenimiento de carreteras no es lo que era y porque el parque automovilístico ha ido envejeciendo desde que comenzó la crisis. Incluso los accidentes mortales de trabajo están en un rango relativamente bajo para un país con un parque industrial y con un nivel de precariedad como el español, porque a las finales en accidentes laborales estamos hablando de eso.

      Y luego están los suicidios: casi la mitad de las muertes violentas. Creo que los servicios de salud mental, que han estado muy abandonados presupuestariamente, tendrían espacio para mejorar la cifra. Pero por otro lado… no expresa ese número de suicidios algo más profundo y que va más allá de las políticas de salud?

      Los suicidios sobrepasaron a los accidentes de tráfico por primera vez en 2008. No tiene que ver con cosas como el desempleo masivo? Con el choque entre expectativas sociales y realidad socioeconómica? Con la convicción creciente en la sociedad de que «no vamos a ningún lado»?

      Creo que los suicidios son la verdadera «alarma temprana» de la descomposición en España.

  2. Imagen de perfil de Juan Ruiz Juan Ruiz dice:

    Precisamente sobre el tema de los suicidios ayer hice una Recomendación en mi blog (que saldrá en breve cuando el agragador de recomendaciones lo decida ;-D)sobre este tema considerado todavía como un tabú, y que se considera un puro tema de libertad y elección personal, pero cuyas causas, en muchos casos, tienen que ver con las condicoones laborales, la ansiedad, la incertidumbre, como decía David, la descomposición.

    • Vi el enlace en enlaces.lasindias.com (en realidad en el lector de feeds) y fue lo que me movió a buscar datos para hacerme una idea de qué representa la muerte violenta en España y cómo se desglosaría.

      Si el primer deber de un mando militar según las Reales Ordenanzas de Carlos III era llevar a los soldados vivos al combate, el de un estado es llevar a los ciudadanos vivos al trabajo. Y creo que lo que se ve en los datos es que lo hace razonablemente bien hasta que llega a la frontera misma del ámbito político. No hay biopolítica que valga cuando se pierde la fe en que hay futuro que merece la pena vivir.

      Por eso, de alguna manera, el suicidio no solo es la pregunta fundamental de la Filosofía, sino también de la biopolítica. Y si el número aumenta tanto, como viene pasando en los últimos años, creo que es porque el sistema socioeconómico hace cada vez más difícil que la gente proyecte su propia perspectiva vital en él. Es como si el mensaje que recibe cada vez más gente fuera: «no va a haber sitio ni futuro para ti».

      Pero ojo, hay un reverso aquí: tampoco hay una promesa de cambio que genere una esperanza alternativa. Y eso es lo que nos debe hacer reflexionar: «conquistar el trabajo para reconquistar la vida» es, cada vez lo veo más claro, el gran eslogan transformador y necesario de esta época. Tenemos hacerlo visible. Mucho más.

  3. Imagen de perfil de Juan Urrutia Juan Urrutia dice:

    “Nadie se muere, todos nos suicidamos” escribí hace muchos años no recuerdo donde.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.