LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La piedra contra el muro

Nada recuerdo con más rabia de la infancia que el «no te destaques» del La Salle donde tuve la desgracia de caer durante los dos últimos años de básica y el primero de bachillerato. Era Tarragona y eran los ochenta. La idea era que si te superabas, si simplemente demostrabas un punto de brillantez que destacara sobre la media, serías marcado como «individualista» y segregado por los propios profesores, castigado, no sólo moralmente, por la diferencia atroz de querer saber más, de querer leer cosas nuevas. Pedir acceso a la biblioteca era sospechoso, reservado para los mayores, ya más maleados. Sólo se permitía el lucimiento en el deporte. Duro de entender para un niño de 12 años cuyos compañeros de clase tenían, el que menos, un año más y el que más, muchas horas de lectura menos. Seguro que contribuyó a que no me gustaran los deportes canónicos y con los años me refugiara en la pelota, deporte de brutos, dicen, que se juega contra una pared. Nunca renuncié a tirarla. La pared. Así fuera con las manos desnudas.

Ayer comenzamos una serie de reuniones, en Bilbao y Madrid, para presentar nuestra oferta de servicios desde Montevideo. Es un buen momento para tirar muros, aunque sean de agua y kilómetros. En la península, por fin, se acaba el ensimismamiento de un tiempo largo de vacas gordas y se mira con interés la posibilidad de nuevos mercados, de nuevos proyectos. Se torna interesante transferir conocimiento para participar de nuevas ideas. Hay que mirar con ojos nuevos. Destacar sobre la fiaca, la inacción y el continuismo. Y todos tienen claro que sin eso no se construirá nada, que no habrá mucho futuro que compartir. Veintimuchos años después parece que llega un tiempo de pelotaris.

Había de llegar. La pelota agrietaría el muro un día. Pero no bastaba con jugar a otra cosa, no bastaba con jugar distinto, había que ser paciente, perseverante, llegar a dejar de sentir las manos para sentir sólo la pelota contra la pared. Dejar de escuchar el ruido de las gradas, hacer del chasquido de la piedra contra el frontón un segundo latido del propio cuerpo. Y no dejar que la pelota cayera nunca.

«La piedra contra el muro» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 5 de Mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.