LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La prensa no va a la cita

Los grupos de prensa españoles han creado ésta semana una Sociedad Gestora de los Derechos de Prensa. El objetivo: hacer efectiva la exclusividad sobre sus contenidos, impidiendo los resúmenes de prensa, las citas comentadas y los enlaces no autorizados. ¿Defensa de la creación intelectual, caza de brujas o suicidio mediático?

Definitivamente pasó la época en que la prensa se volcaba a la red gratuitamente. Si hasta hace menos de un año el acento estaba en las visitas (es decir, en la relevancia social conseguida a través de Internet) hoy, parece estar en los derechos de propiedad. ¿Qué ha pasado en éstos 365 días?

En el último año los periódicos españoles han subido su precio como media en un 12%, según nos explica el profesor Luis Alfonso Albornoz en un estudio publicado éste mismo mes por la Fundación Alternativas. Este estudio señala además que los diarios se constituyeron en canales de distribución de mercancías en diversos soportes: CDs, VHS, DVD…, lo que sin duda tiende a devaluar relativamente el periódico frente al comprador quien a estas alturas parece entender las promociones al revés: el periódico es éso que regalan con los libros y los vídeos. Para colmo de males, los reiterados ajustes de personal han envejecido la edad media de las redacciones frente a las del año 2000, con lo que la orientación al nuevo público tiene que haberse resentido necesariamente.

A primera vista los hechos más reseñables de la política del sector durante estos meses parecen poder explicar por si mismos la caída de las ventas. Sin embargo, las editoras parecen haber descubierto una explicación más satisfactoria. Y no sería otra que la creciente actividad de resúmenes de prensa desarrollada al margen de cualquier autorización por parte de los editores..

Dicho de otro modo, las empresas editoras dicen haber detectado un cambio en las preferencias de los lectores. Estos preferirían comprar resúmenes de prensa o visitar webs que seleccionan y enlazan titulares y opinión, antes que comprar un único periódico en el kiosko o varios para seleccionar por si mismos después. Han descubierto, en una palabra que tienen un competidor colectivo en webs como Periodista Digital o Libro de Notas y pretenden prohibir legalmente esa competencia cediendo conjuntamente a Gedeprensa los derechos exclusivos para utilizar sus contenidos en resúmenes, webs y citas.

¿Defensa de la propiedad o del modelo de negocio?

En el mundo de la economía de la información es habitual que los productores enmascaren la defensa del modelo de negocio frente a cambios en los gustos de los consumidores, como defensa de la propiedad intelectual. Vimos ésto, y así lo señaló The Economist (4 de noviembre de 2000) cuando las discográficas hicieron piña contra Napster.

Discernir cuando es verdadera defensa de la propiedad intelectual y cuando rabieta monopolística contra cambios en la demanda es difícil en un primer momento, pero fácil a posteriori: las industrias que se niegan a seguir a los consumidores o que sólo están dispuestas a hacerlo desde una posición monopolística acaban pagándolo caro en sus balances.

En el caso que nos ocupa, la perspectiva desde que las editoras lo analizan ya resulta sospechosa para un economista. Como escriben los profesores Shapiro y Varian lo importante es maximizar el valor de nuestra propiedad intelectual, no protegerla por protegerla. Si perdemos parte de nuestra propiedad cuando la vendemos o la alquilamos, esto no es más que uno de los costes de hacer negocios, como lo son la depreciación, las pérdidas de inventario y la obsolescencia.

Un extraño modelo de negocio

Esto parecen pensar también relevantes economistas como Juan Urrutia quien nos comenta que en el caso de que se estableciera un monopolio de la selección y la cita, como Gedeprensa parece destinada a defender se elimina el efecto publicitario creible que tiene para mi periódico el haber sido seleccionado por quién hace la selección. Además, en ese caso, Gedeprensa ya no sería sólo una gestora de derechos sino una empresa productora de resúmenes de prensa para otros clientes. Y entonces ¿por qué debería tener una patente para hacerlo ella sola sin tener que competir con nadie?. Otra cosa muy diferente es que legalmente los periódicos puedan imponer los derechos de propiedad de los contenidos sobre el derecho de cita de los demás. Pero en ese caso, la cuestión es si no estarán renunciando a su propia relevancia y credibilidad social.

¿Caben modelos alternativos?

Posiblemente los editores estén repitiendo los errores de la industria discográfica en los últimos años. Igual que ellos, tienen frente a si un cambio naciente en la naturaleza de la demanda de los consumidores. Se alertan porque hay quien se adapta, genera nuevas formas de periodismo y triunfa. Pero en vez de entrar en el juego de la competencia y cambiar su modelo de negocio y organización interna, se empeñan en buscar argumentos legales para no tener que cambiar… lo que sólo lleva a reincidir en la caída de las ventas y destrozar la percepción que los ciudadanos tienen de ellos. Gedeprensa puede repetir fácilmente el error de la mesa antipiratería, que sólo ha servido para empeorar la imagen pública de unas discográficas y de una SGAE empeñadas no ya en satisfacer lo que los consumidores quieren sino en identificar al consumidor como una amenaza delictiva.

Cuando preguntamos al profesor Urrutia como ve la prensa del futuro nos da una descripción que nos parece inevitablemente certera: A mi juicio lo que la gente quiere es precisamente press clippings personalizados o al menos dirigidos a segmentos específicos de la población. Un segmento de estos no sólo desea un tipo determinado de noticias sino que desea que estas reflejen un punto de vista específico y diferencial, punto de vista que se identifica por la opinión y por la forma en que se editan las noticias. Pues bien, esto puede conseguirse a muy bajo coste con teletrabajadores que escarben en las minas de las agencias de Prensa, con pocos redactores que las componen bajo la supervisión de un editor que ha interiorizado las exigencias de ese segmento y con un poco de opinión de columnistas que dé tono..

Según comenta el profesor Urrutia de este modo se podría llegar a configurar un producto muy vendible y de gran valor añadido.. Y como el mismo dice, además ¿no se la ve venir?.

«La prensa no va a la cita» recibió 0 desde que se publicó el jueves 24 de octubre de 2002 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.