LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La primavera de las redes

Si la oleada revolucionaria de los 80, protagonizada por redes ciudadanas, quedó de alguna manera eclipsada por el colapso general del comunismo, la de esta década, de la caída de Milosevic en Servia y Estrada en Filipinas a la de Akaev estos días en Kyrgizstan, está configurándose como una verdadera Primavera de las Redes Ciudadanas y configurando a las redes sociales como las grandes protagonistas de la extensión de la democracia en el nuevo mundo.

Los 80: el origen de las revoluciones de colores

Los 80 se abrieron con movimientos espontáneos y masivos en Polonia frente a la dictadura comunista. Entonces el marco de los bloques, con el consiguiente peso de la Iglesia Católica como símbolo de identidad nacionalista y la tradición de movilizaciones obreras con los debates sobre el papel de Solidarnosc, restaron protagonismo en el relato a las formas reticulares y al carácter autoorganizado y espontáneo del movimiento.

Pero fue el final de la década el que evidenció una continuidad indudable entre la experiencia polaca y los nuevos movimientos democráticos. Las referencias básicas las dieron las manifestaciones de finales del 89 en el Berlín Este aún separado, la “Revolución Cantarina” que llevó a la independencia de los países bálticos y sobre todo la “Revolución de Terciopelo” checoeslovaca.

El baño de sangre en el que acabó “la Golaniada” rumana en el 90 cerró el ciclo, abriendo una época en la que los viejos poderes de la época dictatorial se defenderían sanguinariamente en una brutal huída hacia delante en la que los aparatchiks croatas y servios llegarían a grados de horror inimaginables en Europa tras la caída nazi.

Las Revoluciones democráticas del siglo XXI

Había de ser precisamente en Servia donde una nueva oleada revolucionaria volviera a marcar el paso de la historia de Europa. La palabra mágica: Otpor!, resistencia. Otpor! marcó una novedad y una tendencia que seguimos viendo hasta hoy:

Fue primero OTPOR en Servia, Kmara en la revolución de las rosas en Georgia, Pora en la revolución naranja de Ucrania, Kelkel en la revolución tulipán (o de los limoneros) en Kyrgizstan. Todavía están fuertemente activas Zubr en Bielorusia y MJAFT! en Albania. Redes agitativas de casi imposible reciclaje tras la revolución pero que se constituyen para crear la masa crítica y acercar el tipping point que lleve a la explosión de las redes.(…) Los albaneses lo mismo organizan movilizaciones frente a la telefónica local que montan media-buses. Ayudar a la formación de redes sociales mediante campañas es la estrategia de los revolucionarios del nuevo siglo.

Tras el movimiento servio, que culminó con la caída de Milosevic, el protagonista fue Filipinas, donde movilizaciones ciudadanas espontáneas autoorganizadas mediante SMS, consiguieron la dimisión del Presidente Estrada. Un movimiento que parece estructuralmente gemelo al 13M español.

Las revoluciones ciudadanas del periodo 2000-2005 nos enseñan el protagonismo político de las redes sociales con o sin nodos de “enzimas” empujándolas. Pero también el papel de las tecnologías en ellas: no sólo son los SMS en Filipinas o España, es que Kelkel o Zubr son antes que nada blogs, bitácoras agitativas que convocan y realizan actos que favorecen la eclosión de las redes sociales en la escena pública.

La importancia y amplitud de todos estos movimientos, que tienen además consecuencias no sólo locales sino que modifican los equilibrios internacionales entre potencias cambiando el mapa del mundo, no puede ser desdeñada. Estamos viviendo una verdadera Primavera de las Redes, desde Filipinas a España, desde Kirgizstan a BieloRusia… e incluso, según la Wikipedia, puede que incluso Líbano. Se trata de un movimiento global en el que países de contextos muy diferentes, de transfondos culturales y religiosos de todo tipo, desarrollan movimientos ciudadanos en red que colocan directamente a la ciudadanía en como fiscalizadora de los procesos democráticos, denunciando fraudes electorales, corrupciones y excesos autoritarios de los gobernantes. La primavera de las redes es la materialización histórica concreta de la globalización de la democracia y las libertades.

Alianza de Civilizaciones, modelo para armar

¿Quién iba a imaginar manifestaciones masivas de mujeres en los países del Golfo reclamando igualdad real de derechos? Demostrando que las revoluciones de colores no son un fenómeno restringido a los países del Este, Kuwait vive una verdadera primavera del debate democrático, con manifestaciones (ilegales) autoorganizadas cada dos por tres, convocadas por SMS por los mismos ciudadanos.

En este caso es muy interesante la relación entre los límites de las movilizaciones y los servicios prestados por las operadoras de telefonía móvil. En Kuwait la posibilidad de hacer SMSs masivos baratos sobre una zona determinada, está creando nuevas formas de movilización menos ligadas a la agenda personal, dando opciones de broadcasting a cada individuo: si se quiere, por una cantidad módica podemos convocar o mandar un slogan a todos los ciudadanos con móvil de un barrio o una ciudad. Un verdadero laboratorio en el que la dinámica bitácoras-reflexión/ SMS-movilización experimenta y muta… igual que la dinámica filtrado/ represión por parte de los gobernantes. Un largo y hermoso 13M que tiene que ver con la primavera de las redes sociales.

La “Alianza de Civilizaciones” propuesta por el Presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, tiene varias lecturas y posibilidades de desarrollo. En una podemos quedarnos en los retales e intentar coserlos, podemos ahogarnos en lo meramente declarativo y hacer de Pepito Grillo de las autocracias y los gobiernos autoritarios árabes y asiáticos. En otra podemos desarrollar nodos internacionales de análisis y formación de líderes que vayan más allá de Open Democracy por un lado y la Open Society de Soros por otro, aunque sin desdeñar un ápice ninguna experiencia, hoy todas son valiosas. Es decir, podemos y debemos dar concreción y materialidad a la Alianza de Civilizaciones en aquello que representa vectores reales de futuro, en la elaboración de un nuevo discurso sobre el papel de la ciudadanía en el desarrollo de las libertades, el la formación de los cuadros de la nueva sociedad civil en los países musulmanes y en su apoyo público, político y legal cuando sea necesario. Podemos ser lo que representó Suecia para los países mediterráneos y latinoamericanos durante los años de Olof Palme, cuando todavía sufríamos dictaduras. Y podemos, construir una alternativa global y real al discurso neocon. Una alternativa globalizadora de las libertades, basada en la ciudadanía y sus organizaciones endógenas que ha demostrado ya haber cambiado el mapa del mundo.

Bush puede llamar si quiere, en contraste con lo que está pasando en Kuwait, “Revolución Púrpura” al resultado de las elecciones en Iraq y seguir pretendiendo que los B-52 sirven a la extensión de la democracia. La mera referencia demuestra que el camino de la globalización de las libertades no es el suyo, sino el de los Otpor!, Pora… y nuestro 13M.

«La primavera de las redes» recibió 0 desde que se publicó el lunes 28 de marzo de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.