LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

La soledad del pequeño genio

Son niños que no encajan, pero no son máquinas de hacer exámenes u objetos de exhibición. Sus habilidades precoces esconden que emocionalmente son niños como los demás, que puede que de adultos sigan siendo brillantes, o puede que no.

Libros gratis de las Indias

niño prodigioComo ocurre con todo lo que tiene que ver con el funcionamiento del cerebro, los niños prodigio han sido y son un misterio sin resolver. Aunque las (ahora rebautizadas) «altas capacidades» sean el lado bueno de los anómalos cerebrales, su tratamiento ha caminado tan en tinieblas como el de las enfermedades mentales, destrozando no pocas vidas en su incapacidad para incluir socialmente lo distinto.

Si hay algo que no ha cambiado respecto a este fenómeno es cómo afecta la diferencia de clase, y no solo porque unos padres mejor formados tengan más recursos para entender y manejar los problemas que conlleva un niño superdotado. La principal razón es que el sistema de educación público no sabe responder adecuadamente a este tipo de fenómenos, así que cuanto más alta sea la clase social de los padres, más posibilidades tendrán también de encontrar una vía de canalizar el crecimiento asíncrono de estos niños, que por cierto no tienen por qué dar un resultado superior a la media en un test de inteligencia para ser superdotados.

mozart1El drama no es cuántos niños con altas capacidades se habrán quedado por el camino –entre un 50% y un 70% de los niños superdotados no llega nunca a ser reconocido por su entorno– por no tener un diagnóstico a tiempo o por no recibir el tratamiento y los estímulos adecuados. El drama viene de los problemas emocionales y de integración social que sufren y que los puede convertir en personas desgraciadas, amargadas e incluso peligrosas para sí mismas y su entorno.

Uno de los niños prodigio más famosos de la historia es Mozart, que compuso su primera sinfonía con 7 años. Sin embargo, Beethoven, que también con 7 años realizó su primera actuación en público y con 11 compuso su primera obra, no aparece en las listas de los niños prodigio famosos. Puede que la razón sea que a esa temprana edad Mozart era mucho más brillante que Beethoven. Puede que sea que el padre de Beethoven, obsesionado con crear «el siguiente Mozart», mintió en cuanto a la edad de su hijo, quitándole años cuando le exhibía en público como un mono de feria. Puede que realmente Mozart tuviera un «genialidad natural» y Beethoven solo fuera un niño con talento musical al que su padre martirizó durante su infancia para que fuera el mejor. Y lo fue, solo que muchos años después.

CapablancaLas biografías de ambos músicos son muy parecidas -ambos eran hijos de maestros de capilla en cortes europeas, ambos fueron exhibidos hasta la extenuación cuando eran niños- pero parece que Mozart tuvo algo más de suerte con el padre que le tocó, también muy exigente pero mejor pedagogo y con menos necesidad de convertir a su hijo en objeto de sus propias frustraciones profesionales.

Otro nombre que aparece en casi todas las listas de niños prodigio es Bobby Fisher, el maestro del ajedrez que sin embargo no fue realmente un niño prodigio, pues aunque aprendió a jugar muy pronto, no fue brillante hasta muchos años después. La razón de que aparezca en las listas más populares de precoces en lugar de auténticos niños prodigio del ajedrez como Capablanca, Reshevsky o Pomar, es que Fisher fue el objeto estrella de la propaganda oficial americana contra los rusos, originando un relato que lo convirtió en mito y no hizo sino aumentar su ya inconmensurable ego.

akrit jaswalLos casos que parecen más claros y típicos son los de aquellos niños que muestran capacidades intelectuales a muy corta edad y son capaces de competir en igualdad con los adultos en determinadas áreas. Un famoso ejemplo es Kim Ung-Yong-Un, que al año ya hablaba con fluidez, y a los 3 años leía coreano, japonés, alemán e inglés. Pocos años después demostró su capacidad para las matemáticas, añadió más idiomas a su colección y empezó a componer poemas y pintar cuadros. De nuevo, aparecía a menudo en público (en este caso en televisión) exhibiendo sus capacidades. A los 7 años fue invitado a trabajar en la NASA y antes de los 16 ya tenía un doctorado en física, después de lo cual volvió a Corea decidido a dedicarse a cualquier otra cosa y sobre todo a dejar de ser una figura pública, lo que consiguió solo a medias.

Otros como Colin Carlson, Gregory Smith, Akrit Jaswal, Michael Kearney o William James Sidis, se hicieron famosos por proezas parecidas. Cuando los demás niños estaban jugando con la casita de Fisher Price, ellos sorprendían a las visitas declamando en latín o haciendo cálculos complejos de memoria. Cuando los demás adolescentes estaban sufriendo su primera crisis existencial, ellos ya iban por su segundo doctorado.

prodigy cartoonO eso es lo que parece. Resulta poco creíble que estos niños no quisieran hacer cosas de niños y mucho menos que no les afectara descubrir un día que tenían un cuerpo que les demandaba cosas que ellos, a pesar de su alto CI, no podían comprender.

El tremendo orgullo de unos padres exhibicionistas y el reconocimiento social que da figurar en el libro Guinness por acumulación de títulos universitarios no produce ningún beneficio al niño en particular o a la sociedad en general. No es más que una distracción ante la incapacidad de reacción con respecto a elementos con los que no se sabe qué hacer, y a los que no se encierra porque se les presuponen virtudes positivas y un gran valor social.

Son niños que no encajan, pero no son máquinas de hacer exámenes u objetos de exhibición. Sus habilidades precoces esconden que emocionalmente son niños como los demás, que puede que de adultos sigan siendo brillantes, o puede que no. De lo que no cabe duda es de que su diferencia está muy relacionada con el deseo de aprender, por lo que es muy probable que de adultos tengan vidas interesantes y hagan grandes cosas… siempre que no se les traumatice demasiado.

Es común encontrar que niños con altas capacidades sin diagnosticar son marginados socialmente, e incluso, cuando lo que ocurre es un diagnóstico erróneo, calificados de deficientes mentales o sociópatas. En estos casos, la destrucción emocional está garantizada, así como el olvido y la exclusión social de por vida.

Ted KaczynskiY sin querer hacer del ejemplo norma, por qué no terminar con el niño prodigio maldito, olvidado y borrado de todas las listas: Ted Kaczynski. Después de un test de inteligencia que realizó en quinto de primaria, en el que dio 167 de CI, le pasaron directamente al séptimo curso, en el que Kaczynski sufrió abusos y acoso sistemáticos por sus compañeros. Aceptado en Harvard con 16 años, sus profesores admitían no ser capaces de entender sus avanzadas teorías matemáticas. También participó como conejillo de indias, debido a su interés por la filosofía y la psicología, en un controvertido estudio universitario financiado por la CIA que en realidad era una prueba de estrés basada en un ataque psicológico prolongado bastante sádico.

Nada de esto hubiera trascendido si en 1997 el abogado defensor de Kaczynski no lo hubiera utilizado en el juicio por el asesinato de tres personas y el intento de asesinato de algunas más. A los 30 años, Kaczynski había abandonado la universidad, se había mudado a una cabaña aislada sin luz ni agua corriente y, desde 1978, había comenzado a mandar cartas bomba a universidades y líneas áreas. Empezó a ser conocido como Unabomber y fue la pesadilla del FBI hasta su detención en 1995.

Ted Kaczynski fue un niño prodigio y un adulto brillante. Podía haber sido un genio feliz, ganado el Nobel y pasado unas estupendas vacaciones en la cabaña de Montana con una novia hippy. Pero Ted era diferente y nadie quiso darse cuenta de eso, ni de que ese test de inteligencia y su protocolo asociado le estaban enviando de cabeza al infierno.

«La soledad del pequeño genio» recibió 9 desde que se publicó el Martes 28 de Octubre de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo Cooperativo de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.