LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Las 7 tesis de Zizek sobre la descomposición europea y norteamericana

Zizek está recorriendo los platós y las tarimas de media Europa exponiendo «las verdades del barquero», sus siete tesis sobre la descomposición del sistema político en Europa y EEUU.

Zizek está utilizando su acceso a los medios y a la opinión pública para hacer una verdadera campaña alrededor de una serie de tesis que en lo fundamental coinciden con lo que desde el resultado del Brexit estamos afirmando y defendiendo en este blog. Un ejemplo, su última entrevista en la BBC:

Las siete tesis de Zizek sobre la descomposición

  1. Trump -y la nueva derecha nacionalista que representa- es en sí misma una catástrofe: representa la desintegración de la moral pública.
  2. Trump, el Brexit, el ascenso de Lepen, la elección de los gobiernos polaco y húngaro, son parte del mismo desastre. La causa común todos estos fenómenos electorales es el fracaso de las élites democráticas.
  3. «Luchar contra Trump» -o contra Lepen o el Brexit- es quedarse en los síntomas, aun si cayera su presidencia si no hay una redefinición de la izquierda estaríamos en el mismo lugar.
  4. La expresión programática, no solo generacional, del fracaso de las «élites de la izquierda democrática» es todo aquello que encarna Hillary Clinton: la simultánea afirmación de la centralidad de la «identity politics» y el consenso neoliberal de Davos.
  5. La sobradez falsamente irónica que se ha vuelto común en los comentarios de la izquierda y los programas de TV supuestamente críticos es la expresión última de ese fracaso que es también un fracaso moral.
  6. Lo verdaderamente urgente es la reinvención de la izquierda hacia una nueva fundamentación del estado del bienestar.
  7. Esa fundamentación no puede basarse en buscar refugio en el estado nación (Brexit, salida del euro, etc.) sino en un nuevo «internacionalismo» que fundamente de manera diferente los tratados internacionales de hoy… empezando por la definición de la Unión Europea.

«Las 7 tesis de Zizek sobre la descomposición europea y norteamericana» recibió 8 desde que se publicó el Sábado 18 de Febrero de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Imagen de perfil de Diego Tejera Diego Tejera dice:

    Decías: Esa fundamentación no puede basarse en buscar refugio en el estado nación (Brexit, salida del euro, etc.) sino en un nuevo «internacionalismo».

    Sin ser lo mismo la tensión actual entre internacionalismo y nacionalismo recuerda la que existía en Europa antes del estallido de la gran guerra en 1914.

    Ojalá el sueño internacional no acabe como sucedió cuando empezó el siglo XX : https://lasindias.blog/uk-1914-paris

    • Esa es la parte que más me inquieta. Uno pensaría que la izquierda aprendería mejor que la derecha las lecciones del siglo XX y volvería a su original antinacionalismo. Sin embargo, como la «nueva izquierda» no viene de lo mejor y más decente de la izquierda del siglo XX sino de las descomposiciones del estalinismo ahí tienes: entre luchar por un gobierno europeo, soberano y democrático de verdad y envolverse en las banderas nacionales para reclamar la denuncia de los tratados de la UE, eligen lo segundo…

      • De hecho, creo que habría que repasar el estalinismo y entenderlo sobre todo como un nacionalismo, desde el nacionalismo, no desde los movimientos obreros. Es algo que en parte se ha hecho, pero que la dimensión social de la guerra fría pasó a un segundo plano. La idea del estalinismo como un nacionalismo sin burguesía en el sentido clásico, como un nacionalismo «capitalista de estado» creo que es muy importante ahora, porque sin ella es difícil entender por qué volvemos y en qué se diferencian estos nacionalismos de los del siglo XIX y XX.

        • @david @diego Esto que dices es muy clarificador. Los estalinistas (por lo menos los españoles) defienden ahora las figuras de Assad o Putin, y hasta se muestran tibios con Trump si no es para AFEARLE sus críticas a Nicolás Maduro.

          • Han conservado los totems y la mitología de la URSS estalinista y post-estalinista. Mitología que defendía los intereses del capitalismo de estado imperialista ruso. Que en los 30 o los 40, incluso en la postguerra mundial, hubiera capas y grupos fuera del bloque soviético que pudieran confundir esos intereses con los del trabajo o los de «la paz»… bueno, es explicable aunque fuera una cagada histórica… pero que ahora confunda esos intereses con los del régimen autoritario de Putin, solo tendría explicación desde una fe casi religiosa o un antiamericanismo ciego (y fíjate que lo digo yo, que no soy precisamente acrítico con el anglomundo).

            Al final creo que la cuestión simplemente es que esos posicionamientos no son fruto de un análisis que nazca de movimientos ligados al trabajo, sino de la continuidad de grupos nacidos y alimentados por el estalinismo en el mundo pre-89, que han tenido que «salvar los trastos» a base de fe y mantras, mitos, mentiras y cegueras. Lo fuerte de los mitos estalinistas es que han sobrevivido al pseudo-marxismo castrado que enseñaban en el PCE y sus grupos satélites. En las escuelas de invierno del PCE y lo que un día fueron sus satélites ahora enseñan identity politics y decrecimiento… pero siempre hay un huequito para loar a los nacionalismos irredentos que un día fueron apoyo de la URSS y hoy lo son de Putin, desde la OLP a Ortega y el régimen cubano.

      • @david @diego Existe un embrión, el Diem25 que impulsa Varoufakis, pero después del lanzamiento parece un poco parado, ¿no?
        https://es.wikipedia.org/wiki/Democracy_in_Europe_Movement_2025

        • Más allá de la colección de nombres -con posturas contradictorias en cosas fundamentales- creo que lo que se vio con Diem25 fue un intento de apoyarse en la «nueva izquierda» en cada evento o acto local. Puede parecer lo natural, pero si no desarrollas una estructura propia en cada lugar, no hay proyecto político europeo basado en la coordinación de organizaciones nacionales que funcione y lidere nada.

          ¿Por qué? Por cosas muy pedestres: en el mejor de los casos eres la joyita de la secretaría de «internacional», que nunca corresponde al liderazgo dentro de cada partido u organización ni es la de más nutrido presupuesto, ni generalmente la que rompe el juego de los consensos dentro de una dirección política. En la izquierda tradicionalmente es más la agencia de viajes y campamentos que la fabricante de ideología o la que fija prioridades.

          Un movimiento europeo no digamos ya europeista, para funcionar ha de ser transnacional, no internacional, si no, las tendencias hacia lo local y nacional lo reducirán a guinda, a bandera coyuntural o justificación.

          Y más ahora, cuando la «nueva izquierda» no acaba de deshojar la margarita: la mayoría de iu quiere la salida del euro y la denuncia de los tratados de la UE, podemos en la interna está cada vez más cerca de la misma posición aunque es ambiguo en las declaraciones públicas (motivo por lo que no está muy interesado tampoco en airear nada que no sea indignación al respecto)…

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] Las 7 tesis de Zizek sobre la descomposición europea y norteamericana – Las Indias […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.