LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Las cuatro vidas de Aharon Giladi

El legado pictórico de Giladi quedará como símbolo de una generación limitada por el colectivismo chato de su época. Una generación y unos kibutz que no habían entendido que el trabajo verdadero solo es tal si es libre. Y si es libre, es hermoso. Y aunque solo sea por eso, aporta.

aharon giladi campo kibutz

A principios del siglo XX Gomel formaba parte de la región de confinamiento a la que el Imperio ruso había limitado la residencia de sus própios súbditos de religión judía. A diferencia de otras ciudades de esa zona especial, los judíos podían vivir en la ciudad y de hecho, según el censo de 1897, un 55% de los habitantes estaban registrados como tales. En 1903 Gomel sufre un gran pogrom al que seguirá la represión -con marcados tintes antisemitas- de la revolución de 1905.

Ese es el ambiente en el que en 1907 nace como Aharon Golodetz, Aharon Giladi. Cuando tiene 11 años vive la entrada de las tropas del Ejército Rojo en la ciudad y la revuelta subsiguiente, que se salda con una nueva ola de represión. Giladi, como tantos chicos de provincias del Imperio solo piensa en salir del ambiente opresivo y reaccionario de su ciudad natal e intuye en la Revolución una forma de hacerlo.

La segunda vida de Anton Giladi

academia de artes petrogradoEn 1923, a los 16 años, consigue ser aceptado en la Academia de Artes de Leningrado, la cuna del nuevo Arte soviético. Pero en la capital, descubre pronto el desencanto en un ambiente marcado por la prohibición de todas las actividades políticas fuera del partido comunista y las heridas todavía abiertas por la represión del alzamiento de Kronstad, la última resistencia libertaria y populista al totalitarismo que estaban implantando los bolcheviques. Comienza a asistir a reuniones de Hashomer Hatzair, un grupo scout clandestino de jóvenes judíos. Pero en 1923 es detenido por «propaganda sionista», encarcelado durante ocho meses y enviado a Siberia. Allí es encerrado en un gélido campo de trabajo.

El gulag tiene una alta tasa de mortandad, pero todavía no llega al sadismo que conocerá en la época estalinista. De hecho, como apuntará Victor Serge, en aquel momento era el centro de la vida intelectual soviética. El joven Giladi coincidirá con algunas de las figuras del eserismo, el cooperativismo, el sindicalismo y el anarquismo rusos. A los tres años queda en semilibertad: está fuera del campo pero no puede volver legalmente a Europa. Se busca la vida haciendo todo tipo de pequeños trabajos y durmiendo donde puede hasta que consigue que un teatro local le de albergue y algo de comida a cambio de limpiar, coser telones y pintar decorados. Son tres años de hambre y desconfianza, pero también de una extraña y estoica sensación de libertad que permeará toda su obra. En 1929 consigue unirse a un grupo de miembros de «Hashomer Hatzair» que está intentando emigrar a Palestina ilegalmente. Tras una odisea de meses lo consigue y se une al grupo fundacional del kibutz Afikim.

La tercera vida de Aharon Giladi

en el camino aharon giladi kibutzEl problema es que el kibutz no tenía espacio propio todavía. Trabajan preparando tierras para el cultivo en los pedregales que rodean el lago Kinneret (el «Mar de Galilea») en los terrenos comprados por Degania Bet y duermen en tiendas de campaña. Conoce ahí a su mujer Deborah que trabaja con Golda Meir. En 1932, cuando el kibutz consigue por fin comprar una tierra propia, Giladi acompañará a ambas a EEUU, donde Meir y su equipo se dedican durante dos años a organizar una red de recaudación de fondos para que el Fondo Nacional Judío pueda proseguir comprando parcelas y ofreciendo crédito a los refugiados. Durante ese tiempo, cuidará a sus hijos y trabajará como albañil y yesero.

A la vuelta al kibutz en 1934 comienza a enseñar dibujo y pintura a jóvenes de la región en los escasos ratos libres. Comienza entonces una pugna con el comité para ganar, con otros artistas del grupo, un espacio y tiempo propio para pintar. A diferencia de otras corrientes kibutzianas, Hashomer Hatzair tendrá una especial falta de sensibilidad hacia el trabajo artístico, tardará años en considerarlo parte de los trabajos comunitarios a pesar de contar entre sus miembros con algunos de los mejores pintores de aquella generación de emigrantes.

Cuando cruzo el kibutz con mis lienzos hago el trabajo más duro de todos y soporto más peso que nadie porque cargo sobre mis hombros no solo con ellos sino con las miradas reprobadoras de todo el comité

segadora kibutz giladiSe une con otro grupo de pintores de distintos kibutz alrededor del lago, una región que en la época es ya conocida como «la República de los kibutz». Formarán «Ofakim Hadashim» («Nuevos horizontes»), el grupo más influyente de la primera pintura israelí que encontrará la complicidad de figuras como Chaim Atar, un carismático pintor del kibutz «Ein Harod» que en ese momento está embarcado en la aventura de construir en su kibutz el que será durante mucho tiempo el museo de arte contemporáneo más importante de Asia.

Giladi conseguirá finalmente en 1941 que su kibutz le permita un espacio apropiado. Sin embargo el lanzamiento de su carrera vendrá gracias a otro movimiento kibutziano, el «Kibbutz Ha Meuhad», que publicará en 1942 su primera colección de láminas con un prólogo de la escritora Lea Goldberg. A partir de ahí sus dibujos y esbozos se convierten en arte popular y empiezan a poblar por igual los comedores de las clases medias urbanas y los dormirtorios de los kibutznik.

La cuarta vida de Aharon Giladi

aharon giladi 2Harto de las tensiones con su propio kibutz, en 1948 lo abandona y comienza a trabajar para el Histadrut, el movimiento sindical, en un centro de formación para pintores de nuevos asentamientos y kibutz. Comienzan a llegar los premios, las exposiciones y los reconocimientos.

Pero también son los años en que llegan primero los supervivientes de los campos de exterminio y luego los judíos del mundo árabe expulsados de sus países tras la derrota de los ejércitos de la Liga Arabe en 1948. La obra y la mirada de Giladi se transforman. Empieza a evolucionar hacia la abstracción. Sus escenas cargan con una melancolía y una tristeza terribles. Los rostros se vacían, las maternidad ocupa el lugar del trabajo y la Naturaleza.

Solo en 1952 recuperará la fuerza de sus comienzos. Ese año acompaña a los trabajadores que están construyendo un gasoducto entre Eilat y Beersheva. Publicará su cuaderno como láminas con un prólogo de David Ben Gurion. Un nuevo éxito. Pero a partir de 1955, con un nuevo estudio, se sumerge en un universo cada vez más oscuro. En sus últimos años su técnica evolucionará hacia el oleo. Las caras, la potencia del trabajo en acción, el milagro de la Naturaleza siendo humanizada, nunca volverían a su obra.

El legado pictórico de Giladi quedará como símbolo de una generación limitada por el colectivismo chato de su época. Una generación y unos kibutz que no habían entendido que el trabajo verdadero solo es tal si es libre. Y si es libre, es hermoso. Y aunque solo sea por eso, aporta.

«Las cuatro vidas de Aharon Giladi» recibió 4 desde que se publicó el martes 29 de marzo de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.