LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Las formas del tiempo

Se acerca el 25 de diciembre, la fecha mítica del nacimiento de los dioses y en especial de uno que nos resulta especialmente interesante: el Mitra romano, una hermosa representación del tiempo y los trabajos del productor-mercader.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

mitra jronos eon
Cuando analizamos el ciclo del relato mitraico dejamos para más adelante el último mitema, la reiteración infinita del ciclo de la creación de abundancia. Se trata en realidad de la columna vertebral del mito mitraico: la concepción dual del tiempo.

Siendo más que un culto iniciatico un verdadero «programa de desarrollo personal» avant la lettre, el sistema de enseñanza mitraico seguramente dejaba para las fases superiores de la práctica el descubrimiento del «mensaje final» de Mitra, el hombre que se convierte en Dios.

Las figuras que representan esta parte del culto se conocen como «eones» o «jronos». Parece que el nombre cambiaba utilitariamente según el contexto cultural y el lugar. Estas figuras, como la que ilustra este post y que se encontró en 1902 en el mitreo de Mérida, nos devuelven al momento del nacimiento de Mitra, de una roca, un 25 de diciembre.

Pero a diferencia de la representación «básica» que da comienzo al relato del ciclo, esta vez Mitra ya no es pequeño, sino un joven atlético, sereno, que luce nuevos atributos: sobre su pecho el león, el tiempo devorador; alrededor de todo su cuerpo la serpiente, el tiempo cíclico, infinito, que nos remite una vez más al ciclo solar como metáfora de la reiteración impasible y de la abundancia. Habitualmente, además, junto a la piedra, una cabra, pues capricornio es el signo del arranque del ciclo solar.

Los estudiosos anglosajones hacen mucho hincapié en la lectura «cósmica» del relato de Mitra. Pero la verdad es que aunque hoy la asociación astronómica nos parezca esotérica, en la época se trataba de un sistema metafórico de uso común. Es decir, muy probablemente, como apuntaron los primeros estudios europeos de los símbolos del culto y como vimos al analizar los mitemas, lo cósmico -el ciclo solar- es la base del lenguaje mitraico, no su mensaje.

Mitra, antes y después de su remozado romano -en la versión zoroastrista del relato- fue considerado el garante de los contratos. Algo importante para unas comunidades de fieles formadas en buena parte por mercaderes. El peso de estos en el culto ibérico al hombre que se convierte en dios, se ve claramente en la estela del mitreo de la Isla dedicada por el «Pater» de la comunidad colunguesa, quien se identifica como liberto. Los libertos cultos tenían una posición de «gerentes de negocios» por cuenta de un patricio en la economía romana de la época. Que un liberto encabezara un culto como este destaca la asociación del dios con los mercaderes y los negocios al punto de dotar de una relevancia pública a un antiguo esclavo que era tabú en cualquier otra práctica de la religio.

¿Por qué es esto tan interesante? Porque la idea del tiempo dual es más cercana a la mentalidad del mercader-productor de la época de lo que parece. Este tiempo, a la vez «devorador» (león) e infinito (serpiente), fija los límites de la ruta vital de Mitra. Mitra es generador de una abundancia en cada vuelta del ciclo, pero cada ciclo acaba y se renueva en un nuevo comienzo donde ha de empezar otra vez de cero. Realiza cada vez sus «trabajos» sin memoria del tiempo anterior y lo que es más importante, solo puede acometerlos si se enfoca en el tiempo inmediato, el de las tareas. Pero el resultado último es la abundancia, un destello de infinitud que sirve de prólogo a un final (la muerte, el escorpión que acaba con el toro primigenio) que es nuevo comienzo de un ciclo sin fin aparente (subida al carro solar).

¿Demasiado esotérico para un mercader? Solo si aceptamos la mirada medieval sobre el mercader difundida por la propaganda católica de los siglos X, XI y XII. Por contra, la concepción dual del tiempo está muy cerca de la mirada de la Teoría económica de nuestro siglo, seguramente porque es la mirada inevitable de todo productor en su batalla por crear abundancia:

Explícitamente el futuro es finito e incluso cercano y el pasado no llega más atrás que una vida humana normal. Y sin embargo cuando nos movemos en la teoría neoclásica del mercado basada en la competencia perfecta, pensamos en un tiempo sin principio y sin final.

Mitra, más que al soldado que teme la muerte en el campo de batalla y para el que no hay sistema de creencias que no le ofrezca consuelo, es una hermosa representación del tiempo y los trabajos del productor-mercader.

«Las formas del tiempo» recibió 2 desde que se publicó el Domingo 13 de Diciembre de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias