LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Las navidades del grifo mercante

2011 fue un año en que nos dejamos la piel en el proyecto y el trabajo, que nos enseñó que éramos no sólo resilientes sino resistentes y que elevó el listón de los retos y los riesgos a superar por nuestra comunidad y nuestro entorno en un mundo con fuertes señales de descomposición.

Grifo mercanteDos mil once acaba con la economía mundial aguantada con pinzas, dejando bien claro a cualquier observador que globalización significa interdependencia. Pero también que la captura de los estados por ciertos sectores industriales y de poder no cede un ápice ni siquiera a la vista del desastre posible. El año que se cierra practicamente ha sido un crónica confirmatoria del pronóstico de nuestro editorial de las navidades pasadas y por tanto del marco general que relatamos en «Los futuros que vienen».

Nuestra construcción en este año ha sido fructífera. Los dos ejes que hace un año avanzábamos se han desarrollado más que prometedoramente:

Mientras tanto, la comunicación de nuestro mensaje se ha estilizado y hecho más asequible tanto en lo comercial como en los valores. Nuestro sistema de integración de socios a la cooperativa matriz desde el Grupo Cooperativo se ha modernizado y hecho más dinámico y la evolución de los aprendices que no acabaron su periodo de formación hacia el emprendimiento no sólo nos llena de orgullo sino que creemos que muestra una nueva potencialidad de nuestra forma de organización.

Y entonces… ¿todo ha sido estupendo y nos espera un futuro brillante?

Los costes asumidos y las espadas de Damocles

La verdad es que en este año, nadando más que nunca a contracorriente del pesimismo ambiente, manteniendo con un equipo muy pequeño tres sedes abiertas trabajando sincronicamente en el proyecto Garum, nos hemos «dejado el pellejo» en el trabajo. Y si podemos estar orgullosos de haber dado lo mejor de nosotros y aún haber tendido los primeros esbozos de una red de relaciones en cinco estados de dos continentes, tampoco podemos olvidar que hemos invertido mucho para abrir actividades permanentes en Bilbao y Montevideo, y esa inversión -intensiva en tiempo y esfuerzos- implicaba también opciones y sacrificios. Una parte de esa inversión ha sido monetaria y otra de «coste de oportunidad». Y la más visible seguramente haya sido pasar a un menor ritmo de publicaciones en la web.

Sin embargo no hemos olvidado que esas reflexiones son la medida de nuestro sentido como comunidad y -a las finales- el determinante de nuestro valor de mercado. Si el online se ha reducido, nuestras ediciones en papel han tenido más protagonismo que nunca: 2011 pasará a la historia de la Biblioteca de las Indias como el año de nuestras dos primeras ediciones en Montevideo y Santiago de Chile. Es más, la presentación de nuestro primer libro en crowd sourcing y la puesta en marcha del proyecto Tesauro Latoc avanza un nuevo protagonismo de la Biblioteca como herramienta fundamental para el desarrollo de nuestros proyectos sin ánimo de lucro.

Llegamos a fines de 2011 pues, reagrupándonos, recuperándonos de un esfuerzo fructífero pero agotador; en un entorno social y económico marcado por el miedo a que la recesión -vía crisis del euro- vaya más allá de los dolores cíclicos habituales de la economía global. Palabras como «corralito», expresiones como «ruptura del euro» o «segunda gran depresión», parecen haber salido ya de los blogs de análisis alternativo para instalarse en el lenguaje de los economistas y los medios más «responsables». Para todos esos escenarios globales, incluidos los más catastróficos, hemos realizados planes de corto y medio plazo. La continuidad del Grupo Cooperativo de las Indias y su crecimiento en el próximo año está asegurada y probablemente, dado el estado de la economía global, ésa sea nuestra mayor conquista. No sólo somos ya resilientes, sino resistentes.

El año del grifo mercante

En cualquier caso, resulta abrumador el trabajo que nos queda por hacer y la diferencia entre los titánicos retos de la época que vivimos y la modestia de los medios con los que contamos para afrontarlos. La diferencia no puede ni desanimarnos ni hacernos perder la cabeza. Al revés, nunca tuvimos más claro ni expresamos mejor el corazón de nuestra apuesta económica -ese espacio donde se unen ética hacker y cooperativismo-, nunca tuvimos tan claros los pasos a seguir para fundamentar alternativas.

Por eso si eligiéramos un símbolo para los próximos meses elegiríamos el grifo mercante. No sólo porque sea el logo del paso a desarrollo de negocio de uno de nuestros proyectos más queridos y mejor fundamentados. Sino por su mismo mensaje: el grifo mercante con cuerpo de león, cabeza y garras delanteras de águila, con el fardo de mercadería preso entre sus extremidades, con la zarpa derecha por delante, simboliza la actitud con la que miramos al futuro y al mundo: somos mercaderes orgullosos de tener los «pies polvorientos» por el viaje, serenos pero rápidos, mirando desde arriba, alados, un territorio sin límites que sólo puede parecer árido a los apresurados o los pusilánimes.

«Las navidades del grifo mercante» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 25 de Diciembre de 2011 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por las Indias.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.