LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Las ventajas de la transnacionalidad

La transnacionalidad es ante todo una manera de ser y mirar juntos que obliga a mirar directamente a las situaciones y a las personas concretas sin permitirnos perder de vista el marco global.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

young peopleLo internacional tiene trampa. Cuando nos encontramos en un congreso o un evento «internacional» cada uno viene definido por el país al que «representa». Poco importa que la convocatoria fuera para hablar de fauna tropical o para jugar un torneo de Go: la chica del fondo pasará inmediatamente a ser «la griega» y el chico que conocimos en el bar será «el alemán». Así queda establecida toda una serie de «nosotros» nacionales que nos separan y empiezan a pesar sobre cada uno todos los estereotipos y expectativas sobre los intereses nacionales y las políticas de los estados. Porque todos sabemos cómo son «los alemanes» y hay que ver lo que le están haciendo pasar a los griegos…

EconSummitLo que seguro que no sabemos es si el chico que conocimos en el bar podría trabajar con nosotros. Y si le vemos desde el filtro nacional como representante de la «federación alemana de Go» y portadores de no se sabe qué difusa «alemanidad», seguiremos sin hacerlo.

Pero las cosas son así. En las organizaciones y eventos internacionales cada uno participa como representante de una nacionalidad y es inevitable. Por eso no hay que hacer ningún esfuerzo por hacer nada «internacional». No pone fácil las cosas a lo que interesa a una comunidad. Si queremos una comunicación honesta, tenemos que trasladar todos esos contextos a un segundo plano y ver simplemente a las personas que tenemos delante. Tenemos que pensar y hacer en clave transnacional.

Pero la transnacionalidad no es solo una alternativa a la forma de hacer eventos «con gente de fuera». Es una forma de concebir nuestra red y nuestra propia comunidad.

El capital social

Cafe en medio de la nadaLas grandes corporaciones hablan abiertamente de capital social y hacen estrategias para que crezca y se alinee con sus objetivos económicos. Y todos sabemos que la riqueza espiritual de una persona está intrínsecamente relacionada con la diversidad de los entornos que conoce y frecuenta. Nuestras relaciones pueden achicarnos, hacernos más mezquinos e inmediatos, o pueden engrandecer nuestra mirada con perspectivas y conocimiento nuevo.

Y eso, que opera igual para una gran corporación que para cada uno de nosotros, hace que el tesoro más preciado de una comunidad sean sus relaciones.

Dime quién eres y te diré hasta dónde andas

Junta de accionistas de MediasetCuando el gobierno de un país o el equipo de ejecutivos de una empresa está formado solo por varones, inmediatamente sabemos que, digan lo que digan, hay una ideología inconfesada debajo: machismo. Pero ¿por qué? Porque entendemos que ya sea para formar un gobierno o elegir un equipo de gestión, el responsable busca a las mejores personas disponibles en su entorno. Y si solo puede encontrar varones es que su entorno social se ha construido desde un prejuicio.

Igual pasa con las comunidades. Si todos los comuneros tienen el mismo origen geográfico, deberíamos preguntarnos si no hay un prejuicio operando debajo. Porque lo que es seguro es que la homogeneidad de orígenes lleva al empobrecimiento y el ensimismamiento de la comunidad en un entorno local inmediato, en una mirada chata que con mucha probabilidad acabará minando su bienestar y su autonomía.

Mapa de los prejuiciosA diferencia de la vida en tiempos anteriores a la sociedad del conocimiento, donde la escasez de relaciones sociales tardaba en tener un impacto en lo económico, la pobreza social hoy -medida en términos de número pero sobre todo de diversidad- limita nuestra capacidad creativa, nuestra capacidad para estar en el mundo e impacta en nuestro desempeño profesional inmediatamente.

El país de tus conversaciones

Ese fue el gran cambio de finales del siglo XX. Antes, las comunidades, como las empresas o las asociaciones, se ligaban a un espacio geográfico local o nacional. Pero con la eclosión social de Internet las posibilidades cambian: el espacio social del que nacen las nuevas ideas y comunidades ya no es el entorno de un lugar físico. Son conversaciones en la red. El recorrido, las ideas, los lazos afectivos y los proyectos nacen desde el primer momento en una «danza» que cruza continuamente las fronteras nacionales entre emails y posts. El impacto económico es brutal.

No es casualidad que las comunidades nacidas en el siglo XXI que ofrecen mejores índices de bienestar sean transnacionales tanto en su composición como en su implantación. Y eso aplica tanto a las comunidades agrarias como a las que producen inmateriales culturales o tecnológicos.

Hasta entonces, el recorrido típico de una empresa había sido: crecimiento, consolidación y abordaje de mercados internacionales. Así lo hicieron también las grandes cooperativas industriales de trabajadores. La globalización de los pequeños que rompe el modelo de globalización corporativa a favor de una pléyade de PYMEs de los países periféricos, les lleva pronto a migrar su producción. Se trata, como se decía en el Mondragón de la época, de «internacionalizarse defensivamente». Pero, desprovistas de una conversación común con sus nuevos trabajadores, renuncian a incluirles como socios. El modelo del gran cooperativismo industrial del siglo XX entra en una crisis de principios cuando llega a los países en desarrollo.

AnĉovoligoEl modelo transnacional de comunidad característico de este siglo, en cambio, se pasa de la afinidad conversacional a la colaboración profesional y finalmente a la integración porque el proceso es en si una conversación. No importa la ciudad o el país en la que se hayan gestado. Con cada uno, llega su red y su propio entorno de relaciones. El capital social de la comunidad se amplía y el resultado de ese crecimiento es más transnacionalidad y más causas para seguir en movimiento.

También significa más capacidades de escucha en más entornos. Y más herramientas para poner en contacto a otras personas entre si y tejer redes no solo para la comunidad sino para cuantos le rodean en cualquier lugar donde actúa o de donde viene uno de los suyos. Y es que la transnacionalidad se expresa en forma de red y una red distribuida permite tener muchos matices, una gran sensibilidad y por lo mismo una gran capacidad de transformación en el terreno.

Conclusiones

ComunidadLa transnacionalidad es ante todo una manera de ser y mirar juntos que obliga a mirar directamente a las situaciones y a las personas concretas sin permitirnos perder de vista el marco global. Establece comunicaciones honestas, abre relaciones que evolucionan en el tiempo y que son la forma natural de crecer para una organización democrática de nuestra época. Y crecer no significa solo incorporar nuevos miembros sino entrar en un ciclo en el que una mayor diversidad genera nuevas referencias y con ellas nuevas ideas, productos, proyectos… y lugares donde estar. Y es que toda comunidad transnacional tiene, cuando menos, el corazón nómada.

«Las ventajas de la transnacionalidad» recibió 7 desde que se publicó el Miércoles 25 de Febrero de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo Cooperativo de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.