LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Lluvia

Esta mañana al salir de casa me sorprendió un desconcertante olor a lluvia tímida. Tiene que llover, ahora más que nunca, pero el aroma de la calle mojada hoy me recordó al de la lluvia en una playa del sur en agosto, cuando no tiene que llover, como si la ciudad se resistiera al agua como un gato. Esta ciudad, este país, le está dando inconsciente la espalda a otra lluvia, a la que nos hace crecer hacia la democracia del futuro. Así que ya estamos plantando como locos, pero esta vez enredaderas, que la lluvia (o el diluvio) es de otro tipo. Será tan divertido, tan positivo que a nadie puede parecerle mal, sólo hay que crear tendencia. Un congreso de expertos de todo el mundo ha llegado a una serie de conclusiones bien claras que llevan a unas recomendaciones que han de convertirse en imperativos si sabemos lo que nos conviene. Todo es transparente. ¿Qué más queremos? ¿A qué esperamos? Quizás a que políticos y medios dejen de mirar para otro lado como si lo de hace dos semanas fuera otro FITUR y no una Cumbre Sobre Terrorismo y Democracia, como si no hubiéramos vivido una revolución. ¿Qué les pasa? ¿Qué nos pasa?
Si en algo tengo que dar la razón a Tom Wolfe (entrevista con el escritor en El País Semanal de ayer) es que hay algunos que se indignan mucho quedando como progres inconformistas pero no hacen nada, y todo el mundo puede hacer algo, por poco que sea a parte de indignarse en la intimidad. Si estamos cabreados, al menos que se note.
Yo por ejemplo, me siento así últimamente y quiero gritarlo a los cuatro vientos. Ahora mismo no sé que más hacer, pero pronto se me ocurrirá algo.
Como ocurre a veces (o eso quiero pensar), la tensión y el cabreo acumulados ( y quizás el vinito) hacen que una (con suerte en soledad) pierda los papeles en un determinado momento, normalmente ante tonterías que sirven de detonante. En este caso ha sido la conexión a Internet de mi casa, que después de más de un mes poniendo a prueba mi infinita paciencia ha podido conmigo hace un rato, después de dos horas de lucha, y me he puesto a llorar como una estúpida, así sin más, y ya se sabe, con el comer y el llorar, todo es empezar. Y ¿a quién le lloras? ¿a Jazztel? ¿al router? ¿al pequeño Acer que no tiene culpa ninguna?
Ridículo, lo sé, pero mi paciencia tiene un límite, y este silencio general me está matando.
Si leeís esto es que estoy mejor, así que, ¡un ciberbrindis!

«Lluvia» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 21 de Marzo de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.