LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Lo que eBay nos cuenta de las carencias de los nuevos movimientos sociales

Muchos y con ideas muy distintas, soñaban con nuevos mundos. Coleccionar servía para colocarlos en continuidad histórica con momentos del pasado que probaban su posibilidad.

unua internacia kongreso 2

Descubrí la dimensión económica del coleccionismo cuando estudié el mercado del Arte. Mi idea de partida era que en el mercado especulativo el «valor artístico», el disfrute subjetivo que produzca en sus compradores, es lo de menos, lo que importa es el valor documental. Para comprobar que eso era cierto lo primero que tenía que hacer era comparar las revalorizaciones de estilos y colecciones de pintura en subastas públicas con las de distintas colecciones de antigüedades. Y no me refiero solo a comparar «grandes autores» con colecciones numismáticas u objetos arqueológicos, sino todo tipo de pintores con, por ejemplo, colecciones de pasaportes de estados efímeros, pins de grupos políticos del siglo anterior, acciones y bonos de las primeras sociedades cooperativas o descripciones de patentes; los mercados «frikis» donde el coleccionista típico tiene unos ingresos medios o bajos. El resultado era sorprendente: solo los impresionistas -amados entonces por las grandes colecciones corporativas- se revalorizaban más que las colecciones de objetos ideológicos.

reliquia san pelayo oviedoEl coleccionismo histórico es el heredero moderno y racionalista del amor medieval por las reliquias. Como aquellas, se atesoran como expresión de una voluntad fundacional que quiere ligar el presente al pasado. Esto ocurre en el mundo de la pintura: el Greco, hasta entonces considerado un autor menor, comenzó a valorarse económicamente cuando las vanguardias ganaron reconocimiento y Braque y Picasso empezaron a citarlo como una de sus influencias principales. El mercado especulativo del Arte es un mercado documental que lo que valora es sobre todo la influencia posterior de un autor o una obra.

Pero ocurre también en el coleccionismo relacionado con la historia de las ideas políticas y sociales. Por ejemplo, en los noventa el auge del nacionalismo en los antiguos países del bloque soviético vino precedido de un tremendo afán coleccionista de documentos, recuerdos y objetos de la Polonia anterior a la guerra mundial, la Ucrania de entreguerras y las repúblicas bálticas. No menos llamativo fue, hasta no mucho después del 11S, el coleccionismo de cosas relacionadas con los microestados realmente existentes de todo el mundo. Y en Francia las publicaciones fourieristas, los recuerdos de las primeras universidades populares o productos fabricados por los icarianos constituían en si mismos mercados sorprendentemente pujantes.

Las ideologías de ebay

memel lituaniaMuchos y con ideas muy distintas, soñaban con nuevos mundos. Coleccionar servía para colocarlos en continuidad histórica con momentos del pasado que probaban su posibilidad. Por eso tener una colección que reflejara la historia de las ideas que defendías era un elemento de prestigio entre los militantes de distintas organizaciones políticas o sociales y por eso entre los primeros coleccionistas de este tipo de cosas estaban las asociaciones y fundaciones de menos recursos.

Cuando aparece ebay, el coleccionismo se globaliza y gana una fluidez insólita. Lo que antes suponía el rastreo de almonedas y librerías de viejo, se convierte en un mercado «de verdad» donde las reliquias ansiadas pueden encontrarse en cualquier lugar del mundo. El primer resultado es la transparencia y la multiplicación del número de personas con acceso real. El segundo una inevitable subida de precios al poder competir compradores de todo el mundo por cada objeto.

Y sin embargo algo pasa en los últimos diez años: no solo los precios, sino sobre todo el número de pujas en este tipo de colecciones decrece. El deseo coleccionista se ha movido hacia otros mundos, mundos que tienen que ver con la cultura de masas americana: objetos de estrellas del cine o personajes de la cultura pop. Por recurrir a la imagen deformada que del coleccionismo da Hollywood, hemos pasado de «Indiana Jones en busca del Arca Perdida» y «La búsqueda» al mundo de «Almacen 13».

moneda de necesidad marsellaNo deja de ser interesante que los grandes movimientos sociales de la década en que vivimos no hayan estado acompañados de esa «búsqueda de las raíces» ni de esa voluntad por demostrar su propia posibilidad en la Historia. Ni siquiera los fanáticos de las monedas locales y alternativas parecen interesados en coleccionar las acuñaciones de sus predecesoras antes y durante la guerra civil o las preciosas «monedas de necesidad» de cooperativas y mutuales europeas. Basta ver los precios y la lentitud con la que las ofertas encuentran comprador para darse cuenta de que prácticamente no hay demanda.

La crisis del tiempo

La concepción de la existencia en el tiempo es lo que define y da solidez a cualquier idea y cualquier movimiento o visión del mundo. Por eso, desde las religiones antiguas a la Teoría Económica actual, pensar desde un modelo histórico y ser capaz de situarse en él ha sido el primer paso para ganar verdadera capacidad de transformación concreta. La transformación del cristianismo apocalíptico y mesiánico de los primeros siglos en la organización de una Iglesia global capaz de dar forma a su época se fundó sobre una concepción nueva del tiempo posterior a la resurrección que implicaba reconocer y aprender a mirarse en el pasado clásico, ver a Platón y a los neoplatónicos como «antecedentes» y no como enemigos paganos. Lo que colocó a Marx y a Engels en situación de influencia en la naciente socialdemocracia del XIX no fueron tanto sus análisis de la cotidianidad política europea como poder mostrar a los obreros alemanes que su sueño utópico estaba en continuidad con los de los sectores más radicales de la Reforma protestante.

Lo que falta en los nuevos movimientos políticos y sociales es esa capacidad para situarse en el tiempo, para reflejarse de forma creíble en momentos más o menos luminosos del pasado. O eso es al menos, lo que nos cuenta ebay.

«Lo que eBay nos cuenta de las carencias de los nuevos movimientos sociales» recibió 18 desde que se publicó el martes 12 de enero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.