LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Los delirios del celta

Roger CasementEstoy leyendo «El sueño del celta» en mis colas aeroportuarias. No es «Conversación en la Catedral», mi libro favorito de entre todos los escritos en el siglo XX, pero es comparable a «La fiesta del Chivo».

Aunque no son sus virtudes literarias lo que quiero comentar. Lo que me interesa es cómo construye la evolución del personaje central, «el celta». Roger Casement fue un convencido del imperialismo como misión civilizadora que al descubrir el régimen de explotación del Congo Belga sufrió un verdadero cambio íntimo, una verdadera epifanía: se convirtió en el primer denunciante sistemático de abusos corporativos ante la opinión pública europea elevando informes públicos, al estilo de los de una ONG global de hoy… pero su conversión mayor, la que le acabó costando la vida, fue al nacionalismo irlandés. La teoría de Vargas Llosa es que trazó un paralelismo delirante entre el vivo Dublín de principios de siglo y el atroz Leopoldville creado como capital del «Estado del Congo» por un distante e hipócrita Leopoldo II de Bélgica:

¿No era también Irlanda una colonia, como el Congo? Aunque él se hubiera empeñado tantos años en no aceptar esa verdad que su padre y tantos irlandeses del Ulster, como él, rechazaban con ciega indignación. ¿Por qué lo que estaba mal para el Congo estaría bien con Irlanda? ¿No habían invadido los ingleses el Eire? ¿No la habían incorporado al Imperio mediante la fuerza, sin consultar a los invadidos y ocupados, tal como los belgas y congoleses? Con el tiempo aquella violencia se había mitigado, pero Irlanda seguía siendo una colonia, cuya soberanía desapareció por obra de un vecino más fuerte. Era una realidad que muchos irlandeses se negaban a ver.

Pero yo imagino otra cosa. Imagino a los amigos africanos y a los misioneros denunciantes espetándole a Casement un «pero ustedes los ingleses...» y el tipo puntualizando que él, «en realidad» era irlandés y que Irlanda a fin de cuentas era una colonia que varios siglos atrás había sido conquistada por Inglaterra y que esa conquista prenacional había sido brutal como toda conquista y que… a fin de cuentas si él se identificaba con alguien era con las víctimas, con los conquistados, porque el mismo venía de un país conquistado.

Veo este tipo de razonamientos emerger muchas veces frente al discurso de los nacionalismos sudamericanos entre peninsulares que de repente se descubren andaluces, extremeños, manchegos y ¡¡hasta catalanes!! conquistados por España o Castilla. Es la trampa fundamental del nacionalismo: ofrece la huida de la culpa generalizada si el interpelado puede relatarse como víctima en términos nacionales distintos. Y ahí, claro está, queda el conflicto de la vuelta: la comunidad imaginada no se imagina a si misma como tal. «¡¡Claro!!» -nos dirá el nacionalista de nuevo y ahí Vargas Llosa acierta de lleno- «es que le robaron la identidad, la falta de conciencia nacional es la muestra última de que se trata de un pueblo ocupado». Y así, lo que originalmente era reivindicación de un mito social de resistencia a una estructura de clases opresiva e identificada con el estado -como bien cuenta Foucault– se convierte en un nuevo delirio nacionalista.

Me pregunto si no tendrán mucho de esto nacionalismos como el de Castelao, para quien Buenos Aires fue tan importante, o el de Blas Infante, nacido según el mito, durante su viaje a Marruecos en un momento de aventuras «africanistas» y coloniales del estado español en el Norte de Africa…

«Los delirios del celta» recibió 0 desde que se publicó el jueves 16 de junio de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.