LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Los tres primeros pasos para «hacer comunidad» en tu entorno

¿Quieres «hacer comunidad» en tu entorno? Los tres primeros pasos son sencillos… pero tienen resultados sorprendentes.

asamblea san isidro
Escuchar es siempre lo más importante en una conversación. Y lo es tanto que se puede predecir el resultado de una discusión online por el ritmo y la forma del hilo de mensajes. No son «las formas», no es ocultar las propias ideas si alguien puede sentirse ofendido por tener distintos valores o contexto -el discutido «political correct». Es la escucha y solo la escucha, en vivo y online.

Uno puede discutir con pares de ideología muy distinta si el discurso de género es una barbaridad, si el feminismo ha perdido el Norte o si los Derechos Humanos tienen trampa. Podemos discutir la «renta universal» con todas sus vueltas y no ser persuadidos por las ideas contrarias. No importa. Si hubo escucha, si cada uno leyó y entendió los argumentos del otro, si ninguno hizo trampas retóricas malintencionadas o saltó al «ad hominem», aunque ninguno fuera persuadido por el otro, el resultado será positivo. Cada uno habrá aprendido algo y respetará y entenderá mejor a los demás en su diferencia.

Desayunando en casa de don Carlos¿Y en qué se plasma eso en la cotidianidad presencial? En una regla de oro bien sencilla: no hablar nunca dos personas al mismo tiempo. Si alguien interrumpe o rompe la conversación es preferible, si eres el que está argumentando, callarte y esperar para retomar cuando sea posible. Es frustrante, claro, pero más frustrante es aceptar que no es posible conversar ni aprender ni transmitir nada. Sí, justo lo contrario de la cultura del debate televisivo basura, primera pieza de la nefasta cultura de la adhesión. Y online, asumir que en 240 caracteres no se puede discutir ni aprender nada, solo enfrentar consignas o enhebrar unos hilos larguísimos y tensos en los que nadie va a obtener ningún argumento que le aporte nada.

Y de fondo, online o en vivo, un principio ético: o la persona con la que discutimos nos importa más que lo que discutimos -y por tanto que «tener razón»- o no estaremos en una conversación sino en una batalla. Y eso es otra cosa, que puede tener su contexto, pero desde luego no hace comunidad, ni en una comida familiar, ni con los compañeros de trabajo ni en un debate online.

Conclusiones

indianos con Point A y Lamont St Collective¿Quieres «hacer comunidad» en tu entorno? Los tres primeros pasos son sencillos… pero tienen resultados sorprendentes.

  1. Escuchar es lo más importante. No dejes que hablen dos personas al mismo tiempo. Es preferible callarse tras ser interrumpido que levantar el tono o ignorar al que interrumpe… aunque resulte frustrante.
  2. La conversación necesita sus tiempos y espacios porque se alimenta de argumentos y las referencias. Los mensajes cortos, los twits y las intervenciones de 30 segundos definen espacios que hacen imposible la discusión y la reducen a una batalla más o menos ritual entre consignas. Pura cultura de la adhesión.
  3. El otro importa más que «tener razón» o poder desahogar soltando los propios argumentos.

«Los tres primeros pasos para «hacer comunidad» en tu entorno» recibió 3 desde que se publicó el Lunes 15 de Febrero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.