LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Love Story for a vampire

Un recuerdo de la infancia que te asalta sin dar explicaciones. Sacrificios que merecen la pena o como una historia trágica y truculenta puede acabar bien.

BanerLa otra noche, supongo que a causa de los combinados me acordé de una peli de los 80 que vi cuando era pequeña.

Me imagino que si la viera hoy, me parecería malísima además de que tendría poco que ver con mi recuerdo pues éste, afortunadamente muchas veces, va por su cuenta construyendo una historia completamente distinta.

Por alguna razón, quizás porque la vi en ese momento de la infancia en el que te enamoras por primera vez, se gravó en mi cabeza como una de las más hermosas historias de amor posibles, indepedientemente de la eventual falta de criterio que me impedía tomarla (por ejemplo) como una comedia regular con estética ochentera.

La cinta en cuestión se llamaba Amor al primer mordisco y trata sobre como el Conde Drácula agobiado por los efectos violentos de la opinión pública de Transilvania sobre su persona, huye a la Nueva York de los 80 donde se enamora perdidamente de una mujer.

En esta versión de Drácula, las víctimas se vuelven vampiros al tercer mordisco. El conde hace gala de una encomiable constancia (¿propia de los inmortales?) para conquistar a su en principio reticente amada, así como de todos sus talentos, como transformarse en perro para así descubrir que a la chica le encanta que le chupen los tobillos.

Poco a poco nuestro héroe va ganando terreno pero llega el momento crítico del segundo mordisco. A partir de ahí empieza el dilema. Convertirse en vampiro supone un gran sacrificio, renunciar a demasiadas cosas. La situación es insoportable pues a él le cuesta demasiado esfuerzo estar en la cama con ella y no pegarle un buen ñasco. Supongo que para un vampiro, puede ser algo así como que tu novia no te deje besarla en la boca hasta la boda, momento que puede no llegar nunca.

A parte de eso, el nivel de aceptación popular amerricano es similar al de Transilvania y el Conde empieza a hacer trámites para pedir asilo en Sealand.

Ya tienes las maletas hechas y el corazón roto y resignado cuando ella aparece en su puerta y dice sencillamente

Muérdeme, Vladimir

En fin, no os recomendaría la película, mi versión es mejor 😉 En cualquier caso, a veces conviene quitarle tragedia al mito.

Todo eso de Te amo demasiado para condenarte y Sálvame Mina (o sea, clávame la estaca) es muy hermoso pero tampoco está nada mal que por una vez Mina mande todo al carajo y renuncie a ponerse morena por disfrutar de su amor para toda la eternidad.

Que más da que no puedas mirarte al espejo. Vladimir que te adora, siempre te dirá que estás para comerte.

«Love Story for a vampire» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 1 de Julio de 2006 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.