LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Mamá, quiero ser autor

Decíamos:

El Comité para el Mercado Interno y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo aprobó ayer por la tarde el paquete de enmiendas que pretenden establecer el control sobre la navegación y descargas de los usuarios de Internet. Para que estas medidas entren en vigor, deben ser aprobadas por el Parlamento Europeo. La votación será en el mes de septiembre y como dice versvs: hay que darles un verano que no olviden y culminar en septiembre. Y todo eso en la calle, desde el sofá no convencemos a nadie que no está previamente en la red

Que no se nos olvide, que septiembre está a la vuelta de la esquina. Que no se nos olvide aunque este territorio y esta identidad se nos hagan ya tan ajenos como Birmania.

Desde luego el curso de editores de la UIMP, en el que nos encontramos, es un buen lugar para no olvidar y sobre todo un buen lugar para experimentar lo ajeno hasta el límite. A pesar de que la “obra escrita” (tanto de investigación como de ficción) es la que menos se descarga de Internet, los editores claman por una mayor protección, piden persecución sin tregua, guerra sin cuartel a los malvados ladrones que se descargan sus libros. Internet según ellos, si existe debe ser regulado al límite, pues es algo que sólo sirve para robar impunemente, ya sean noticias, libros o material educativo.

Cuando se les pregunta por qué no muestran al menos un poco de interés por ese mundo, aunque sea por su propio beneficio, para entenderlo y poder aprovecharlo con otro tipo de producto para otro tipo de público, entonces te contestan que el negocio va muy bien, y seguirá así de bien porque el libro nunca desaparecerá.

Cuando les explicas que tanto en el caso de la música como en el cine, si desde el principio se hubiera dado la oportunidad de pagar por las descargas (por una descarga de calidad, con opciones, con más prestaciones…) la gente hubiera pagado a gusto y ahora lo seguiría haciendo (la cantidad de productos relacionados que podrían haber salido de ahí son infinitos. Todos habríamos salido ganando), entonces la respuesta es que no quieren vender. Si quieres cine, has de ir a la sala. Si quieres música has de ir a la Fnac y comprarte el cd. Efectivamente lo que tiene internet es que si no dejas a la gente que pague por un servicio que tú puedes ofrecer, ya lo hará otro con tu mismo producto desinteresadamente.

En el caso de los libros aquí me ha quedado clara la incompatibilidad absoluta entre el libro electrónico + la promoción a través de la Red y “los autores”. Y cuando digo “autores” me refiero a aquellos que los editores (al menos los que hablaron ayer) consideran “autores”. De lo que decían deduzco que, son autores los poquitos best-sellers que tenemos y otros poquitos que corresponden a aquellos que se colocan en los escaparates de la Casa del Libro, en los montones grandes y destacados de la Fnac y de El Corte Inglés. Esos son los autores. Pero, ¿quién llega al escaparate y al montón? ¿cómo se llega?

Se supone que estas editoriales que rechazan nuevos medios de llegar a un nuevo público (que en realidad no creen que exista realmente) tienen una misión, que es seleccionar con criterio lo que se publica y lo que no.

Quique, Félix, Belén y yoYo no digo que lo que seleccionen sea malo, pero resulta que a mí no me suele gustar. Lo tengo claro desde que llevo años recorriendo esos montones sin que nada sea de mi agrado. No entiendo por que siendo tan limitado el número de montones, tenemos que leer todos lo mismo, tener todos los mismos gustos, cuando la oferta diversa sí que existe pero está escondida, no está escrita por “autores” si no por otro tipo de personas que no sé que porcentaje representan pero que no pueden entrar en el star system literario.

Yo ya sabía que el mundo editorial es muy suyo, pero no esperaba ese victimismo ante una amenaza por otro lado inexistente, no esperaba oír que los lectores de tinta electrónica nunca triunfarán porque no tienen tapa y un libro sin tapa no es un libro (está claro), ni esperaba oír (como dijo el señor sentado a mi lado) que “menuda tontería, ¿quien va a querer llevar 300 libros (o más) en la mochila?”…

Pues yo, por ejemplo. Y no sólo yo. Aunque parezca mentira hay gente que lee, hay gente que viaja y hasta gente que hace las dos cosas. Incluso hay gente que lee por su trabajo además de por placer y se sabe de casos de gente que hace esto último y además viaja por trabajo… y por placer. La gente hace cosas muy raras, la gente es diversa y eso es genial.

«Mamá, quiero ser autor» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 10 de Julio de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.