LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Marmitako de piscifactoría

Un verdadero [[swarming]] de barcos, helicópteros e incluso aviones recorre el Mediterráneo. Objetivo: cercar manadas de atunes y llevarlas a costa para su engorde.

En un principio se pensó que el engorde reduciría la pesca. Se repartieron subvenciones. Llegaron inversores japoneses y norteamericanos. Pero pronto empezaron las sospechas de que algo no iba bien. Las capturas seguían bajando y las estadísticas de CICAA eran cada vez peores. El engorde ha acelerado el colapso de una especie ya sobreexplotada.

El problema de base reside en una demanda muy inelástica, prácticamente insensible al precio, sobre todo en Japón, que consume tres cuartas partes del atún capturado en el mundo. La fidelidad a ultranza de los consumidores es toda una característica del atún: la leyenda cuenta que la primera huelga de la Historia de la península tuvo lugar en el País Vasco en el siglo XVIII, cuando los pescadores asalariados de los atuneros se negaron a salir a la mar cuando en la paga se pretendió cambiar el atún del marmitako de abordo por salmón.

El resultado es que la sobreexplotación, al reducir la oferta sobre una demanda que no evoluciona sólo produce aumentos de precio e incrementos de beneficio. Llevar el atún al borde de la extinción no perjudica a corto plazo, sino todo lo contrario, a las empresas -en especial japonesas- que controlan el mercado.

La única esperanza en realidad para los amantes del sushi, el marmitako o la tajine de atún, es que aumente la oferta. Y la única manera de conseguirlo es la a menudo denostada piscicultura.

Ese el objetivo del programa Selfdott. Su primer éxito se anunció en el Instituto Oceanográfico de Murcia la semana pasada: descubrir el cocktail hormonal que permite la reproducción en cautividad de atunes rojos a gran escala.

Ahora el proyecto enfrenta nuevos retos: el paso de larva a alevín y de alevín a adulto. Y más allá, encontrar una dieta que evite el riesgo de contagio de enfermedades contraidas a partir de cebo no autóctono y que haga sostenible la cría en su conjunto.

La buena noticia es que es muy posible que antes de una década podamos disfrutar de un buen marmitako de piscifactoria. La mala que los más pesimistas hablan de extinción en cinco años.

«Marmitako de piscifactoría» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 23 de Julio de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.