LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Movimiento 15, una mirada indiana

Es la cultura del cero esfuerzo, pura lógica Facebook-Twitter, ésa ya tan asumida que parece que hace legítimo decir «me organizo, aplaúdeme que ya es mucho». Pero no, no lo es, ni tan siquiera es suficiente.

De vuelta al atardecer, hoy helicópteros custodian el espacio aéreo en torno a Sol, las movilizaciones continúan en las plazas, la efervescencia va en aumento, el reflejo mediático acompaña, sin embargo, sigue costando profundizar en el mensaje, por no hablar de las propuestas. Ayer noche lo escuché por primera vez «esto es muy difícil de explicar, es un sentimiento, no puede haber una reivindicación que recoja algo tan potente», esta mañana de nuevo, y ahora leyendo los comentarios a los post de David lo vuelvo a encontrar.

Ahí, desde Juan hasta Luis ensalzan el movimiento social que se está dando en varias ciudades de España y apuntan: si les acompañara la lírica, les mostraran reflexiones, se abrieran debates productivos encaminados a la consecución de unos objetivos claros…. si, por supuesto que entonces podría dar lugar a algo maravilloso. Pero de partida no podemos dejar de obviar que las bases que lo sustentan, más allá de un descontento generalizado por una pérdida de posición, no ha estado precedido por proceso de deliberación ni de articulación de consenso ninguno. Efectivamente, es la demostración de un sentimiento, ¿y ahora, o mejor dicho, después?

En este minuto lo que parece que es obligatorio hacer es alabar una organización espontánea basada en el uso de herramientas digitales. Bien, como movilización ha prendido, es caso de éxito, es emocionante en si mismo. Volvemos al fondo de la cuestión, ¿dónde están las propuestas?

Si, por un lado está la democracia más real, la articulación de formas de participación más directas, en algunos artículos hasta se podían encontrar alusiones a la pluriarquía. Sin embargo, esto requiere hacerse una pregunta previa, pensar en el «quién» para poder delimitar un demos, y la pertenencia al demos exige un compromiso, algo que hace tiempo se ha dejado de trabajar.

Eso es, llegamos a la famosa pirámide, tenemos conocimiento y adhesión, suficiente para una llamada de atención generalizada. Los espacios de participación y articulación son el siguiente paso, pero no deben ser marcados desde fuera sino que una vez mas, deben ser producto de una deliberación que necesitará complementar los espacios físicos, de donde pueden ser desalojados o atacados, con espacios virtuales. Necesitará dotarse de otras herramientas, la organización que nace de la base de la pirámide tendrá que encontrar la forma de dar pie y canalizar su propia conversación. Toca escalar.

Todo esto me recuerda a una de las muchas historias del nacimiento de la democracia: ese pasillo estrecho, donde te mojas, hace frío, donde hay que estar hombro con hombro, pero por el que merece la pena luchar. Un espacio no gobernado por el señor y por encima de lo sagrado. Requiere compromiso y esfuerzo, combinación de épica y lírica, huir de la pataleta y superar la demostración del descontento.

Que el escudo argumentativo sean los sentimientos me remite a aquel infausto «soy visual» que servía para negarse a leer, documentar y discutir por tanto con fundamento en la Barcelona cool, loca por el diseño. Es la cultura del cero esfuerzo, pura lógica Facebook-Twitter desde luego, ésa ya tan asumida que parece que hace legítimo decir «me organizo, aplaúdeme que ya es mucho». Pero no, no lo es, ni tan siquiera es suficiente.

PS. Escena de cierre que cuenta María:

van al nacional y le dicen «oye tío esto es anticonstitucional» y se sienten super valientes mientras los pobres sin papeles están sin poder asomar la nariz porque te piden el DNI en 4 km a la redonda de Sol, bajo tierra y en superficie.

PS2. Siguiendo con María en el blog de David todo un broche:

¿quienes son y por qué nos los tendríamos que ganar? Han tenido las mismas oportunidades o más que nosotros ¿cual es el problema pues? Allá ellos con su comunidad imaginada que yo tengo la mía, y es real.

«Movimiento 15, una mirada indiana» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 18 de Mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.